El rock en carne y hueso

Ni el tiempo ni sus inclemencias detuvieron a Iggy Pop, que con 69 años llega a Montevideo hoy
Nadie se esperaba que Iggy Pop recibiera el 2016 con un excelente nuevo disco, un documental dedicado a la carrera de The Stooges realizado por el director Jim Jarmusch y una electrizante gira mundial. Y era mucho menos esperable que llegara a Montevideo en este momento, con su figura celebrada una vez más por la crítica y su carrera revitalizada. Así, este músico de 69 años se transformó en otra excepción a esa regla que indica que los grandes artistas llegan al país en bajada.

Porque durante sus 50 años de carrera, Iggy Pop vivió todos los altibajos de una estrella de rock: los comienzos acompañados de algunas buenas críticas y la falta de éxito comercial, el acuñar al punk rock como lo conocemos, su arrojo en el escenario, las automutilaciones, la drogadicción, un regreso a la vigencia de la mano de David Bowie, otros intentos discográficos menos fructíferos, su transformación en leyenda viva del rock, un encuentro con su perfil más íntimo con discos de jazz y ahora, en una especie de balance de su carrera y su legado.

Será por eso que en Post Pop Depression, su último disco realizado en secreto y en colaboración con el líder de Queens of the Stone Age, Josh Homme, se respira un ominoso aire de despedida. Y esa impresión tiene asidero en la realidad. El músico estuvo ya coqueteando con la idea del retiro, no solo en canciones como Paraguay o American Valhalla, sino también en varias entrevistas. En sus propias palabras, Post Pop Depression se pregunta "qué pasa después de tus años de servicio" y "dónde queda el honor".

Lo que le queda al escucha y al fanático es precisamente una estrella de rock que ha trascendido décadas, que a pesar del tiempo y los altibajos se ha mantenido en una forma envidiable –no solo físicamente–, que ha forjado un estilo propio e influenciado a generaciones de seguidores y de músicos, incluso en nuestro país (ver abajo).

Cualquier momento es excelente para ver a Iggy Pop, pero ahora, con la perspectiva de que esta podría ser su última gira, resulta particularmente especial.

El show que realizará hoy en el Teatro de Verano será uno de repaso. Cubrirá buena parte de su carrera, interpretando desde los primeros temas de The Stooges, como el infaltable I Wanna Be Your Dog, pasando por los discos clásicos Lust for Life y The Idiot, hasta Post Pop Depression.

Lo acompañarán sobre el escenario los experimentados músicos Kevin Armstrong, Seamus Beaghen, Ben Ellis y Mat Hector. Hablan Por La Espalda será la banda responsable de calentar el escenario.

Todavía quedan entradas a la venta en Red UTS a $ 3.146 y $ 2.442.

Su huella en el rock local

Marcos Motosierra - Líder de Motosierra

Marcos Motosierra

"Iggy Pop se adueñó de mi vida simplemente con su nombre", contó Marcos Motosierra. "La primera vez que vi su imagen fue en la tapa del disco Instinct que estaba en la disquería Crossroads, del gran Néstor Imbriani. Después escuché Home y Candy. Hasta ahí todo bien, pero no me emocionaba demasiado. No fue hasta que escuché por primera vez a The Stooges que me cayó la última pieza del rompecabezas y mi vida cambió definitivamente".

En el programa Tiempos salvajes de X FM escuchó Loose, "y de repente vi toda mi vida pasar en 3 minutos y medio. Se metió en mi ADN para siempre y me dejó completamente loco", dijo. Esa misma noche fue con su amigo Diego Mellogno a La Factoría a ver a los Buenos Muchachos. "Entramos y estaban tocando esa misma canción. No hay accidentes en esta historia, es puro destino".

Aunque el artista afirmó que la música de Motosierra es diferente a la de The Stooges o Iggy Pop, encuentra referencias ineludibles. "Lo increíble de toda esta historia es que llega hasta el parecido físico que mucha gente me encuentra con el tipo. Es fácil entonces que me caiga la acusación de clon, y por supuesto me aproveché de ello. Se supone que estoy destinado a llevar esa influencia tan enorme sobre mi de por vida. Es imposible no tener huellas de un performer tan enorme, original y salvaje cuando justamente hacés ese tipo de música. A eso sumale el parecido físico y ahí tenés el estigma: sos el Iggy Pop uruguayo. De todas maneras, creo que lo más importante de su legado es el desdoblamiento de la personalidad. El hecho de asumir que sos un personaje distinto al de tu vida diaria sobre el escenario y poder vivir con ello. James Osterberg construyó el personaje de Iggy Pop para poder hacer lo que hace y vivir para contarlo. Bueno, yo me inventé el Marcos Motosierra por la misma razón", afirmó.

La primera vez que Motosierra vio a Iggy Pop fue en 1996, cuando el músico teloneó a Los Ramones en el Monumental de River. "Tocó sólo media hora y aunque el petiso mide 5"1, como dice la canción, logró meterse a todo el estadio en el bolsillo y me produjo una descarga como si hubiese metido el dedo en el enchufe. Fue increíble. Tanto como para volverlo a ver 20 años después en Montevideo. Si me decían esto en esa época me hubiese cagado de la risa".

Fermín Solana - Líder de Hablan Por La Espalda

Fermin Solana

Para Solana, la misma existencia de HPLE se debe a Iggy Pop. Su influencia viene "más que nada de su música, como un The Doors precario y visceral. Punk antes del punk", afirmó. Su primer acercamiento con el músico data de su adolescencia. "Yo no me acordaba, pero el otro día escuché a mi hermano (Martín, guitarrista de la banda) decir que fue con la película Sid and Nancy, a principios de los 90. Si para él fue ahí, para mí también".

Sin embargo, fue un poco después que entendió de qué se trataba Iggy Pop. "Cuando más me enteré de su leyenda fue a través de la lectura del libro Please Kill Me, historia oral del punk rock donde se narra la trayectoria e impacto de los Stooges. Y me impactó la degeneradez, el desenfreno, la falta de convenciones, la vanguardia, la ruptura, el futurismo y el desafío".

Hablan Por La Espalda fue la banda elegida para abrir el show de Pop, y para conmemorar este suceso, Martín Solana hizo una playlist de Spotify con lo mejor de su carrera, que se puede escuchar aquí.

Arte local conmemorativo

Iggy Pop Atolón

Para conmemorar esta visita, Atolón de Mororoa diseñó un afiche en negro y dorado, serigrafiado por Sr. Estampador. Realizaron una partida limitada de 36 unidades, con un costo de
$ 500. Se pueden reservar a través de sus redes y retirar en un stand durante el show.





Populares de la sección

Acerca del autor