El sector agropecuario tendió múltiples redes en el gigante asiático

El sector agropecuario profundizó la relación bilateral, firmó algunos acuerdos y encaminó otros
Hay 450 millones de chinos que ingresarán al consumo de alimentos. ¿Se imagina usted si agarramos el 1%? Estamos salvados", comentó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre, a El Observador Agropecuario.

Hacía menos de 24 horas que había bajado del avión que lo trajo de regreso de China, donde encabezó una misión oficial integrada por funcionarios del MGAP, presidentes de institutos agropecuarios y una docena de empresarios que representaron 51% de las exportaciones de Uruguay al gigante asiático.

Aguerre se mostró contento ante los periodistas convocados a la sede ministerial el viernes pasado para el primer balance del viaje, que el secretario de Estado había comenzado una semana antes, cuando integró la comitiva del presidente Tabaré Vázquez.

Lo primero que hizo el ministro fue resaltar la trascendencia de la presencia uruguaya en China, la mayor economía mundial detrás de EEUU. Contó que fue emocionante ver la bandera celeste y blanca con el sol en el camino entre el aeropuerto y el centro de Beijing.

Nadie esperaba que de la noche a la mañana China incrementara las concesiones sanitarias, arancelarias y las compras de productos uruguayos. Pero, dada la buena relación entre ambas naciones, los uruguayos se sintieron alagados por el trato recibido.

Se firmaron algunos acuerdos en cítricos, en forestación y en agricultura, donde lo más importante fue eliminar del protocolo sanitario la prohibición de que apareciera en los embarques de soja restos de la maleza sorgo de alepo.

Hay perspectivas en incrementar el comercio de muchos productos que ya tienen a China como el principal destino y de seguir trabajando en el ingreso de otros, como arándanos, arroz, cebada. Por eso el balance fue positivo.

La soja, los arándanos y la miel

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre, evaluó que Uruguay tiene la posibilidad de desarrollar las capacidades para producir –o intercambiar los materiales– para ser un proveedor de soja para consumo humano. En la actualidad toda la soja que se exporta a China es para consumo animal, pero "existe una excelente oportunidad para construir la confianza necesaria para algo que ellos consideran estratégico, que es destinarla para alimentación humana", lo que hasta ahora hacen exclusivamente con la oleaginosa producida en el país. Aguerre resaltó que quedan varios puntos para definir con los autoridades chinas, como el protocolo para el ingreso de arándanos, la habilitación para la exportación de arroz –que está a punto de firmarse– y la llegada de una auditoría china que habilite la miel.

El mayor poder de crecimiento

El presidente del Instituto Nacional de la Carne (INAC), Federico Stanham, dijo a El Observador Agropecuario que la agenda en China seguirá en la feria de Shanghái en mayo próximo, lo que será importante para evaluar la evolución del precio de la carne, considerando que en mayo pasado ese valor llegó a su piso en el mercado chino. Stanham recordó que China sigue siendo el principal comprador de carne, que su mercado "está firme y que no hay que esperar grandes variaciones de precios". Australia era su principal proveedor de carnes, pero ahora tiene problemas de producción. Terminó la fase de liquidación por la sequía, ahora está reteniendo y sus precios son muy altos. Con el reciente viaje a China comenzó un conocimiento integrado –público y privado– de un mercado que tiene el mayor poder de crecimiento, concluyó.

Trabajar y conocer más el mercado

El CEO del Grupo Marfrig, Marcelo Secco, recordó a El Observador Agropecuario que los industriales habían bregado en INAC que la institucionalidad pública se acercara un poco más a las autoridades chinas. "Hay un desconocimiento que es posible mejorar cuando estamos cara a cara y nos pareció una excelente oportunidad esta misión", dijo, y agregó que "ver a un ministro trabajar con todo su equipo para la carne y para todos los sectores es una fortaleza y obviamente genera un mano a mano que beneficia a todos". Además de los productos con valor agregado donde los aranceles son mayores, "la industria tiene que seguir conociendo el mercado y descubriendo más a fondo sus preferencias de consumo, sus clientes y su agenda política de importaciones".

Avanzar en las fórmulas infantiles

China creció mucho en su producción de leche, que duplicó en pocos años y tiene abastecido 75% del mercado interno, dijo a El Observador Agropecuario el presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo de Izaguirre. El gigante asiático tiene necesidad de abastecerse de productos, como carnes, granos y lácteos. En el caso de los lácteos, el consumo de fórmulas infantiles, que es el rubro de mayor desarrollo en China, se ha multiplicado por 13 en los últimos cinco años, agregó el presidente del Inale. Uruguay tiene la posibilidad de crecer en sus ventas de lácteos a China. Ahora coloca leche en polvo, quesos y leche larga vida, pero puede crecer en fórmulas infantiles con yogures, jugos lácteos, preparados de sueros con distintos sabores prontos para el consumo.

Buenas perspectivas para el Tannat

El presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi). José Lez, se mostró sorprendido por la receptividad que tuvieron en las rondas de negocios en que participaron empresarios del sector en el viaje a China. Incluso a los pocos días de regresar a Uruguay, se encontró con algunos mails de respuesta en esa línea favorable de contactos comerciales que quedaron encaminados. Dijo que se augura un futuro de negocios a corto y mediano plazo que es positivo. Lez dijo además que China tiene dos grandes expectativas en el comercio de vinos con Uruguay: una con el tannat y otra con grandes posibilidades para vino rosado y los espumantes. Hasta ahora Uruguay ha exportado vinos al gigante asiático en pequeños volúmenes. Lez dijo que la producción familiar también "es muy valorada" en China.

Las semillas despertaron el interés

El presidente del Instituto Nacional de Semillas (Inase), Pedro Queheille, dijo a El Observador Agropecuario que en el reciente viaje a China "no se firmó nada, no se acordó nada. Se encaminó todo para ahora continuar trabajando en definir qué temas de interés concretos hay y cómo hacer para avanzar" en ellos. El presidente de Inase remarcó la importancia del "conocimiento directo" que dejaron las reuniones con el Ministerio de Agricultura chino y con autoridades de otras reparticiones gubernamentales. En el convenio general firmado entre ambos ministerios "está contemplado el tema de la cooperación en semillas, pero más allá del valor que eso tiene generó gran satisfacción que el subsecretario de Agricultura chino pusiera especial interés en el tema semillas", dijo Queheille.

(Producción: H. Ocampo y J. Samuelle)


Acerca del autor