El "Tata" detrás de Carlos Julio

El político Carlos Julio Pereyra es retratado por su nieta Inés Pereyra Rivero en el documental íntimo Detrás del traje, que se presenta mañana
La primera vez que la periodista Inés Pereyra Rivero tomó consciencia sobre la dimensión verdadera de la profesión más popular de su abuelo, el político nacionalista Carlos Julio Pereyra, fue mientras cursaba segundo año de Primaria. Como parte de la campaña de las elecciones presidenciales de 1994, Carlos Julio, quien entonces encabezaba la Corriente Wilsonista, fue acompañado por su nieta y otros familiares a una entrevista con Jorge Traverso.

Más de dos décadas después, Pereyra y Pereyra Rivero volvieron a visitar recientemente al exinformativista en su programa radial Tiempo Presente, aunque esta vez fue el abuelo quien acompañó a la nieta.

La periodista, actual conductora en el programa De arriba un rayo de Océano FM, presentó su documental Detrás del traje, que tiene a Pereyra como objeto de la pieza y que será exhibido mañana al público en la sala Teatro del Movie Montevideo.

Detrás del traje fue desarrollado por Pereyra Rivero junto al fotógrafo Dyego Cortinas Anaya como parte de su tesis de grado durante sus estudios en la Universidad Católica. La pieza retrata al político que integró la fórmula presidencial del Partido Nacional en 1971 junto a Wilson Ferreira Aldunate, entre otros hitos de su carrera.

Detrás del traje

El interés de Pereyra Rivero en retratar a su abuelo surgió después de un encuentro con el género documental en 2012, cuando participó en un taller a cargo de la periodista austríaco-uruguaya Julieta Rudich, y en el Encuentro Documental de las Televisoras Latinoamericanas DocMontevideo. "Quedé muy enganchada con ese formato para contar historias", comentó Pereyra Rivero en conversación con El Observador.

De acuerdo a la periodista, la vida de su abuelo surgió inmediatamente como una posible temática para explorar a través de una cámara. "Es una figura que tiene historias para contar y no quería que solo yo las supiera, sino compartirlas", indicó la periodista, quien agregó que quería "vivir de primera mano" otro tipo de acercamiento a su abuelo.

El proyecto fue filmado entre 2012 y 2014. Inicialmente, Pereyra Rivero y Cortinas concibieron su trabajo académico como un cortometraje, pero no tardaron en darse cuenta que el presente y pasado de Pereyra exigía más tiempo y terminaron editando su material en una película de casi una hora.

Otro de los cambios que atravesó el proyecto desde su concepción fue el enfoque otorgado por los documentalistas. Pereyra Rivero contó que, en sus comienzos, Detrás del traje se perfilaba como un retrato de Pereyra como político, pero a medida que la filmación e intercambio entre el retratado y los documentalistas creció el filme se convirtió en una pieza más íntima, que muestra a Pereyra en situaciones mundanas como un cumpleaños, un asado familiar o en la comodidad de su casa en Rocha.

Detrás del traje

Además, según la directora, no quería que la pieza estuviera vinculada exclusivamente al Partido Nacional. "Quería que fuera un homenaje a los abuelos, a su vida (de Pereyra) y su trayectoria como persona enfocada desde su propia visión", explicó la realizadora.

Al hablar sobre el desafío que involucró quebrar la relación personal con una cámara de por medio, afirmó que Pereyra (mencionado en la película varias veces como "Tata") rápidamente se olvidó de la presencia de la cámara y los micrófonos.

"Obviamente no es un documental neutral", aclaró la periodista. "Pero no hay colores ni banderas. Queremos invitar a todos a que se identifiquen con la historia de una nieta y su abuelo que formó parte de momentos complicados del país ", agregó.

Si bien sobre el final Detras del traje menciona otros episodios relevantes de la carrera política de Pereyra –como su oposición a la Ley de Caducidad– y lo muestra muy activo durante una gira de presentaciones de su libro Wilson. Las Cartas Del Exilio (Banda Oriental), los momentos más cautivantes del documental surgen en los pequeños intercambios entre el político blanco con su entorno cercano.

Cuando la presencia de la nieta es olvidada por el protagonista, se abre la puerta –aunque sea por unos minutos– a las reflexiones despojadas de una figura que revisa un pasado cargado de historias de forma estimulante.

Populares de la sección

Acerca del autor