El uso excesivo de smartphones puede causar problemas atencionales

Un estudio sugiere que los teléfonos inteligentes podrían estar dañando la productividad, las relaciones y el bienestar de millones de personas

Investigadores de Psicología de la Universidad de Virginia sugieren que los teléfonos inteligentes podrían estar generando un falso-Trastorno de Déficit Atencional por Hiperactividad (TDAH). El estudio partió de la evidencia que sugería que la presencia extendida de los smartphones en nuestras vidas nos vuelven cada vez más distraídos e hiperactivos, ambos, síntomas que también caracterizan al TDAH.

Con 221 casos, todos estudiantes de la Universidad de Columbia Británica que no presentaban TDAH, el estudio tuvo dos semanas de duración. Durante la primera semana, les pidieron a la mitad de los participantes que minimicen las interrupciones de sus celulares, activando la configuración de "no molestar" en ellos y que mantuvieran sus teléfonos fuera de su vista y lejos de su alcance. A la otra mitad se les pidió que lo opuesto: que tuvieran sus smartphones lo más cerca posible y encendieran todas las alertas.

Celular

En la segunda semana hicieron que los participantes que en primera instancia habían ignorado su teléfono, ahora debían estar alertas a él; mientras que a la mitad que debía prestarle especial atención al comienzo, ahora tenían que ignorar sus celulares.

Confirmaron que la gente se sintió más interrumpida por sus teléfonos cuando tenían las las alertas de su teléfonos prendidas.

Confirmaron que la gente se sintió más interrumpida por sus teléfonos cuando tenían las las alertas de su teléfonos prendidas.

Midieron la falta de atención y la hiperactividad basados en los criterios de diagnóstico del Trastorno especificados por la American Psychiatric Association.

Las preguntas sobre la falta de atención cubrieron una amplia gama de problemas potenciales, tales como cometer errores por descuido, el olvido de pagar una cuenta, y tener dificultades para mantener la atención o escuchar a los demás. Las preguntas vinculadas con la hiperactividad eran igualmente amplias, evaluaba las cosas como la sensación de inquietud, el exceso en el habla, y la interrupción de los demás.
Los resultados fueron claros: las interrupciones telefónicas más frecuentes hicieron a las personas menos atentas y más hiperactivas.

Debido a que el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo con neurológica compleja y causas en el desarrollo de los individuos, estos hallazgos no sugieren que los teléfonos inteligentes pueden causar TDAH, ni tampoco que quien posee dicha enfermedad puede curarse con la interrupción del uso de smartphones. Sin embargo, el hallazgo tiene implicaciones para quienes, sin poseer ningún trastorno, notan sus déficit atencionales.