Endeudamiento del agro llega al 80% del valor de su producción

Asamblea de productores acordó continuar gestiones ante el gobierno
Enviado a San José

El sector agropecuario, que atraviesa una crisis calificada como insostenible a raíz de la caída de los precios internacionales de los productos y elevados costos, enfrenta un endeudamiento que compromete el 80% del valor de la producción nacional y que en el caso de la lechería significa el 70% del valor de su producción. De no encontrarse una salida, los tamberos terminarán este año con una deuda de US$ 100 millones.

Estos aspectos fueron denunciados ayer en una asamblea abierta de productores realizada en Capurro, San José.

El encuentro fue organizado por la Federación Rural (FR), la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), la Asociación Rural de San José y sociedades de productores de leche de Rodríguez (San José) y Florida. Concurrieron los presidentes de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Ricardo Reilly, y de la FR, Jorge Riani, y asistieron 500 productores de 17 departamentos.

El endeudamiento del sector lechero, de casi US$ 300 millones, representa el 70% de la producción y tiene que ver con las deudas contraídas con el Banco de la República (BROU), la banca privada y proveedores.

Se mantiene una morosidad de 2,3% que se considera que aún es baja, apoyada en la pérdida de capital del productor.

La asamblea dejó conforme a los organizadores para continuar en las gestiones con el gobierno, luego que este encuentro pudo demostrar al sector público y político que la lechería está en una situación más grave que lo que percibían.

Se reconoció el valor de las medidas dispuestas en los últimos días, pero no contemplan al total de la lechería, porque para superar la situación "hay que salir con todos los productores para mantener un sector fuerte como el que tenemos", destacó a El Observador el presidente de la ANPL, Rodolfo Braga.
Explicó que el sector necesita tener capacidad para seguir funcionando y que, tomando en cuenta ese nivel de endeudamiento está la necesidad ineludible de cumplir el pago del tercer fondo lechero a partir de setiembre.

"Es necesario junto al gobierno, el Instituto Nacional de la Leche (Inale) y los productores diseñar alguna herramienta que permita la viabilidad del sector. Se llamará subsidio o tendrá otro nombre, pero es necesario porque en este 2016, de no cambiar la situación, el sector va a terminar con una deuda de US$ 100 millones, que el productor no puede trasladar a deuda, dijo Braga.

En la asamblea el intendente de San José, José Luis Falero, instó a los tamberos a reclamar subsidios del gobierno, al indicar que no hay que tener miedo en mencionar la palabra subsidio si se trata de ayudar a un sector que tanto aporta a la economía del país. Su colega de Florida, Carlos Enciso, defendió la gestión de la lechería al destacar los esfuerzos para mantener una caminería departamental –entre otras obras– que es usada por producciones nacionales como la forestación, por lo que debería existir una asistencia del gobierno central.

Desmantelamiento

La declaración de la asamblea denunció que de no tomarse medidas urgentes de gran impacto el desmantelamiento de la lechería es inminente. Reclamó dialogo constructivo entre todos con el gobierno para superar la situación. Hay más de 1.200 trabajadores del sector en el seguro de paro, con el riesgo de que esa cifra siga aumentando. También se reclamó subir el precio de la leche tarifada al consumidor. En Inale se solicitó que sea de $ 2 por litro y se traslade al productor.

Populares de la sección

Acerca del autor