Energéticos suben por arriba del año pasado

El indicador de precios del sector industrial subió 2,52% el pasado mes
Los indicadores de precios de la energía elaborados por SEG Ingeniería aumentaron en el segundo mes del año, como consecuencia de las subas en el precio del gas natural (3,75%) y la leña (0,2%), que se añaden al aumento de las tarifas de electricidad de enero (cuyo impacto completo se valora en febrero).

El indicador de precios del sector industrial (IPEI) subió 2,52% el pasado mes, al tiempo que el indicador del sector residencial (IPER) aumentó 2,86%. De acuerdo a SEG, ambas variaciones mensuales son mayores a las registradas un año atrás (IPEI 1,93% e IPER 2,51%), lo que generó como consecuencia que ambos índices aceleren su incremento en el año móvil con respecto al del mes anterior. Así, la variación interanual del IPEI llegó a 8,54% desde el 7,91% de enero de 2016, mientras que el IPER aumentó a 9,78% desde el 9,42% previo. Del mismo modo la variación del Índice de Precios al Consumo (IPC) que releva el Instituto nacional de Estadística pasó en el año móvil a febrero de 9,68% a 10,23%.

Por otro lado, la consultora analizó los Precios de Paridad de Importación (PPI) que informa mensualmente la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea). A través de ese indicador se realiza el ejercicio teórico de calcular el precio en el mercado local de los productos terminados de similar calidad a los producidos por ANCAP, en la hipótesis de que los mismos se importaran. Para su elaboración se incluyen las mismas tasas e impuestos que se aplican a los combustibles refinados y comercializados por ANCAP y sus distribuidores.

El gasoil costaba en enero $ 38,70 por litro, mientras que si se hubiera importado, y agregado los mismos costos, tasas e impuestos que aplican a ANCAP, su precio sería de $ 22,64 por litro. Eso marca un sobrecosto de $ 16,06 por litro de gasoil, es decir que la tarifa de ANCAP estaría 71% por encima de la paridad de importación. Asimismo, para el caso de la nafta Súper 95, el sobrecosto respecto a un combustible importado ascendería a $ 9,45 por litro (+29%), ya que su precio de venta al público en un surtidor local es hoy de $ 42,50, mientras que al importarlo quedaría en $ 33,05 por litro.

"Se puede constatar que desde mediados de 2014 se han registrado aumentos en la relación de todos los precios, llegando a enero de 2016 donde todos los combustibles representados, a excepción del supergás, alcanzaron la mayor diferencia del período", advierte SEG.

Populares de la sección