Entre Ríos puede ser el primer destino del ganado uruguayo

Reconocen en Argentina que compra de ganado en pie ayudará a recomponer stock
Es posible que algunos frigoríficos ubicados en la provincia de Entre Ríos, sobre la zona limítrofe con Uruguay, decidan próximamente efectuar algunas importaciones de ganado uruguayo para la faena, lo que se podría agregar a la inminencia de compra de ganados para la reproducción.

El tema fue informado a El Observador Agropecuario por Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), al ser consultado sobre la posibilidad de importar ganado en pie desde Uruguay para engorde, faena y reproducción, y también carne.

"Nos parece bien que se hayan hecho estos acuerdos porque con la posibilidad de importar ganado en pie para reproducción se habrá de estar colaborando con la recuperación del stock ganadero argentino. El ingreso de carne también nos parece una buena idea porque Argentina está produciendo poca carne por la retención de vientres que se está dando en el país", sostuvo el dirigente empresarial.

Retención de vientres

Consideró que desde un tiempo antes del cambio de gobierno y cuando ya se veían perspectivas de que ello ocurriera –alrededor de mediados de 2015– comenzó una incipiente retención de vientres, que luego se convirtió en una retención importante.

Schiariti explicó que se está reteniendo alrededor de tres puntos porcentuales la participación de hembras en la faena vacuna del vecino país, al pasar de una faena de equilibrio de hembras de 43%-44% a 40% en la actualidad.

Sostuvo que el gran objetivo es recuperar los 10 millones de cabezas vacunas que todavía le faltan al rodeo y estimó que este año –que ha sido bueno desde lo agroclimático– se va a contar con pasturas suficientes como para que se haga una recría a campo. Por lo tanto, además de faenar menos hembras, seguramente el peso de faena a diciembre va a ser mayor que el promedio de los últimos años.

Ante una pregunta sobre la posibilidad de que Argentina importe también de otros países, por la menor capacidad que tiene Uruguay para abastecerla, el dirigente de la Ciccra indicó que por ahora solo se piensa en Uruguay y consideró que esta actitud constituyó una señal que le está dando el gobierno de Mauricio Macri al sector de que no se va a intervenir en los mercados como se hizo anteriormente.

"Vamos a intentar aportar un poco más para que los consumidores no sufran demasiado los aumentos de precios y para ello habremos de procurar que se estabilicen los precios. Somos conscientes que Uruguay nos puede aportar muy poco de lo que representa la faena mensual argentina", sostuvo el titular de la Ciccra.

Schiariti opinó que están adelantadas las gestiones y muy próximas las negociaciones para importar hembras para la reproducción, especialmente preñadas, que es donde hay diferencias importantes. Dijo que una vaca nueva con garantía de preñez en Argentina vale alrededor de US$ 700 y en Uruguay entre US$ 500 y US$ 600, por lo cual es atractivo hacer esa operación.

Ganados para faena

En cuanto a ganados para faena hay buena predisposición de los frigoríficos argentinos y seguramente los frigoríficos ubicados en Entre Ríos –zona limítrofe con Uruguay– encaren algún negocio. "Pero tampoco la idea es elevarles el precio a los consumidores uruguayos", dijo el empresario.
Agregó a su vez que en materia de ventas de animales para engorde para ese destino hay buena disposición, pero admitió que los precios no son tan tentadores como para hacer toda la operativa necesaria de trámites y controles sanitarios que se deben cumplir.
Acerca de los precios de la carne en el mercado interno argentino consideró que se produjo un aumento artificial en la época de las fiestas tradicionales, traccionado por el accionar de los supermercados, lo que llevó a que el ganado en pie aumentara 27%, pero luego cayó al 15 de enero pasado a entre 13% y 17%. Entendió que hubo un aumento, pero fue menor a lo que subió en un principio; los precios demoraron en bajar para el público, pero cayeron y se ubicaron en los márgenes normales, opinó el industrial.

Repercusiones

Por otra parte, el broker Alejandro Berrutti dijo a El Observador Agropecuario que lo importante es tener la habilitación para exportar ganado en pie hacia Argentina.
Posteriormente, con condiciones ya conocidas, lo que hay que evaluar es si la ecuación entre los precios que se pagan en Uruguay, más los costos de exportación, más los costos de importación en Argentina, permite cerrar la operación como para mandar ganado con ese destino.

Al igual que ocurre con la carne vacuna, la clave es tener la habilitación del mercado. Teniendo la habilitación cuando los precios en el mercado local son adversos, esa alternativa adquiere relevancia, dijo. Tal vez hoy hay categorías donde los números no cierran, pero lo fundamental es tener esa herramienta bien ajustada, de la misma manera que están afinadas las condiciones para exportar a Turquía y Egipto, lo cual alivia fundamentalmente al sector más "golpeado" que es la cría.

Aclaración del MGAP

El pasado lunes la Dirección General de los Servicios Ganaderos emitió un nuevo comunicado ante las múltiples consultadas recibidas para efectuar negocios con Argentina. La repartición del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) informó que los procedimientos para la exportación de ganado en pie entre los países integrantes del Mercosur se debe cumplir con protocolos que están vigentes y publicados en la web del MGAP. Asimismo destacó que el procedimiento para la gestión de exportación difiere sustancialmente al vigente para la exportación de ganado hacia países extrarregión, lo cual está regulado por una resolución ministerial del 18 de noviembre de 2013.

El citado procedimiento de exportación de ganados a países del Mercosur establece que se debe presentar una nota al director de Sanidad Animal solicitando el inicio de los trámites para la exportación, incluyendo los siguientes datos: empresa exportadora; categoría, raza y finalidad productiva de animales a exportar; país de destino; número de animales a exportar; nombre, ubicación y Dicose del establecimiento de concentración previamente habilitado por la División de Sanidad Animal; fecha probable de embarque y paso de frontera de egreso. Adjuntar recibo de pago de la tarifa correspondiente.

Una vez emitida la resolución de exportación e ingresada la totalidad de animales, comienza el período de concentración y la sanidad de exportación por parte del servicio oficial local. No podrán ingresar nuevos animales al predio de aislamiento.

Se deberán garantizar las condiciones de aislamiento de los animales a exportar y fuentes de agua exclusivas. Se deberá tomar en cuenta que todo el material necesario para el trabajo con estos animales no podrá ser compartido con otros del establecimiento.

El ingreso de personas al predio queda restringido a quienes el servicio oficial habilite. Concluida la cuarentena el servicio oficial emitirá el certificado sanitario interno y firmará el certificado sanitario internacional.
El embarque y lectura de caravanas de los animales deberá ser bajo presencia del servicio oficial, el cual colocará un precinto de seguridad en el camión que deberá ir directamente al paso de frontera.

"Positiva apertura" del mercado argentino

lll El presidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie de Uruguay, Alejandro Dutra, destacó a El Observador Agropecuario que "es muy positiva la apertura lograda con el mercado argentino, especialmente para la categoría de ganados preñados donde, si bien habrá que seguir afinando los costos, es posible hacer negocios próximamente".

El empresario admitió que en otras categorías, como los ganados para engorde y faena, coyunturalmente pueden existir dificultades para concretar las operaciones de ventas, pero que habrá que seguir trabajando. "Lo importante es tener un mercado abierto", afirmó el operador.

Dutra destacó las posibilidades de vender ganados para la reproducción, especialmente vaquillonas preñadas, considerando la necesidad que tiene Argentina de repoblar sus campos. Señaló que existen contactos comerciales entre los operadores de ambos países y admitió que la Dirección General de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) aclaró que el respectivo protocolo es el que ya fue publicado la semana pasada, sin que se atendieran algunos planteos para abaratar los costos operativos, que podrían estar causando algunos inconvenientes para cerrar los negocios.

En consecuencia los operadores esperan esta semana y con esa base de requisitos explorar la posibilidad de concertar los primeros negocios de exportación de ganados con destino a la reproducción en los rodeos

La prioridad es cuota Hilton



lll Al ser consultado acerca de la operativa para negocios de exportación de la cuota 481 para la Unión Europea (UE), el industrial argentino Miguel Schiariti dijo a El Observador Agropecuario que en Argentina ese cupo "no empezó a tener una gran importancia para los productores". Explicó que se requiere un control estricto y los corrales en Argentina están empezando a ajustar su funcionamiento. Ocurre que en muchos casos la recría no está bien ajustada con ese fin, los animales se exceden de peso y terminan en el mercado interno.

El industrial admitió que Argentina apuesta a la cuota Hilton, en la que dispone de un volumen importante de 30 mil toneladas, aunque admitió que en los últimos años no se ha cumplido porque no se encontraba novillos suficientes. Ocurre que el productor no encuentra un incentivo en el precio del novillo pesado para demorar un año más en vender su ganado.

El industrial destacó las mejoras de competitividad alcanzada por la exportación de carne argentina, no solo por el tipo de cambio que fue liberado, sino además porque se eliminó la retención a las exportaciones de 15%. Ejemplificó que el 10 de diciembre pasado con un dólar a $ 9,50, la industria exportadora recibía $ 7,80. Hoy recibe un dólar "lleno" según el empresario.


Populares de la sección

Acerca del autor