Escándalo inmobiliario: gente sin hogar vs. inmuebles deshabitados

El colmo de la ineficiencia social, de la pobre administración de recursos, de legislaciones con zonas poco transparentes que se da globalmente
Los problemas de proporción de población sin hogar versus inmuebles vacíos no son exclusivos de nuestra ciudad donde -de hecho- sí se da el tema de un parque inmobiliario deshabitado y ocioso por un lado (en barrios tales como Centro, Ciudad vieja, Aguada, o en Maldonado, Punta del Este, etc.) y por el otro, miles de personas sin hogar o viviendo en condiciones de miseria. Muchos gobiernos lidian con ese problema y hay lugares donde ha tomado dimensiones casi pornográficas.
 
Los programas de viviendas sociales son usualmente insuficientes, y en el caso de nuestra ciudad, el auge en los últimos años de la "vivienda de interés social" es cualquier cosa menos una solución a quienes realmente necesitan una solución de vivienda. 
 
Es una figura legal que beneficia a inversores o desarrolladores inmobiliarios de tributos e impuestos por períodos de tiempo considerables, pero donde el valor de las unidades es de U$S 1700/m2, según reportes de la misma ANV. Eso es un beneficio para clases medias, o incluso medias-altas que lo usan como fuente de rentas. Perdón... ¿no iba en contra de la filosofía y política del gobierno? Las clases más necesitadas siguen quedando desatendidas y todo este auge sirve para que muchos que ya tienen pasen a tener más y los que no acceden, lo vean aún más lejos. 
 
Del otro lado del océano, en Europa, 11 millones de hogares vacíos darían cabida al doble de los que están sin techo. Mucho de ese excedente fue comprado por inversores que jamás los habitaron. En Inglaterra puede ser donde el contraste se da en mayor forma: los condominios premium que tienen mayor valor inmobiliario como los firmados por Richard Rogers o Renzo Piano alrededor del Támesis y del Hyde Park (que hemos reseñado acá) son adquiridos por jeques árabes, magnates rusos o chinos, mediante empresas offshore y que ni siquiera los pisaron nunca, los compraron a través de brokers para lavado de activos o diversificación de negocios.
El lado B de lo que sale en las revistas de arquitectura y que incluso es premiado en distintos ámbitos.

En la otra esquina, hay dos millones de personas que requieren urgente solución habitacional a bajo costo. A alguien se le ocurrió algo fuera de serie: el presentador del canal Channel 4 , George Clarke en su programa "The great british Property Scandal" (nominado al Emmy por programa digital de categoría no ficción) hace ejercicio de transmedia ineractuando en distintas plataformas y redes sociales con una campaña increíble que ha cambiado vidas y hecho presión para que el gobierno reconsidere leyes y permisos. En el programa difunden la idea de que la gente en la calle, mediante celulares y geoposicionadores, saquen fotos y ubiquen casas que estén desocupadas, las ingresen en una base de datos que opera difundiendo y promoviendo el que sus dueños las ocupen, renten o cedan, explicado en su pagina web y otros documentos on line como éste.
 
El programa además, y por si fuera poco, divulga las historias de ambos lados: las historias de vida de quienes se quedaron sin hogar, y la de los propietarios que los abandonaron, generando empatías, odios y demás sensaciones. Todos ingredientes que, alineados, lo convirtieron en un hit.
 
Esto es un perfecto ejemplo de: 
* Cuando el uso y cruce de tecnologías y plataformas (#transmedia) para comunicar un problema social ayuda a cambiar vidas.
* El concepto de participación de la gente en la resolución de un problema los vuelve héroes en su propia comunidad y les da el poder de cambiar el rumbo de las cosas, sin necesariamente esperar cinco años a votar.
* Un programa que nació de entretenimiento o información y se transformó en cruzada nacional con un objetivo social trascendente.
* Puso sobre la mesa y los medios un tema que era esquivo y sustituído por otros menos urgentes.
 
Vean más fotos del artículo acá

Comentarios

Acerca del autor