Esmoris: "No hay lugar para lo que yo hago, y lo acepto"

El humorista vuelve al escenario con el monólogo Sobrewater a partir del 6 de mayo
Para Jorge Esmoris, estar alejado del humor es difícil. A pesar de que a fines del año pasado el reconocido actor uruguayo se sometió a una operación quirúrgica que lo alejó de los escenarios, bastó que apareciera el teatro indicado para que volviera a hacer de las suyas frente al público local. Esta vez, su monólogo –género en el que se ha especializado– se vincula directamente con la visión del mundo que su estado posoperatorio le permitió acceder, y retoma una de sus máximas principales, a la que ha sabido recurrir una y otra vez durante su carrera: que se puede hacer humor con cualquier cosa si se sabe cómo.

Esmoris se presentará el próximo sábado 6 de mayo en el Teatro Comedia (Canelones 2150) con Sobrewater, una obra que explora aquellas cosas "de las que no se hablan". Y ¿qué es eso de lo que no se habla?

"Este espectáculo no aborda para nada la realidad, no es un espectáculo de humor sobre ella, que es de lo que se habla generalmente. Se habla de lo que puede haber detrás de eso que se habla. Lo que intento es hurgar en ese bichito que es el ser humano, en su condición y de lo absurdo que somos. Siempre en clave de humor", explicó Esmoris a El Observador.

Sobrewater hace referencia al aparato sanitario que se utiliza para elevar la altura del inodoro, algo que Esmoris tuvo que usar luego de su operación. La "nueva percepción" que le dio este instrumento le ayudó a pensar, desde la intimidad del baño, en la existencia del humor sin importar el escenario que se plantee. Según dijo, le ayudó a "elevar la mirada, a ver un poco más allá de lo que uno está inmerso".

Esmoris participó recientemente como invitado en la obra El Crédito junto a Franklin Rodríguez en el Teatro del Notariado. Sin embargo, asegura que no tiene lugar en los teatros de Montevideo porque ni él los busca ni ellos lo buscan a él. Sin embargo, anteriormente a ese espectáculo, su presencia había sido bastante escasa en los últimos años.

"Hace tiempo que no estaba en un teatro. Me movía en el interior, de repente hacia una función acá, o me manejaba en la Vieja Farmacia Solís. No me llamaban los teatros, en el sentido de que ni ellos venían ni yo los buscaba. Creo que no hay lugar para lo que yo hago, y lo acepto. Pero llegó la oportunidad del Teatro Comedia y fue amor a primera vista", aseguró.

El teatro, que se había cerrado para el circuito comercial y estaba al servicio de la Escuela de Comedia Musical de Luis Trochón, abrió su aforo de casi 300 personas para el espectáculo de Esmoris, quien espera que "les vaya bien a los dos, pero especialmente al teatro".

Humor sin pretensiones

Cuando se habla de humor, Esmoris busca evitar una sola cosa: ser pretencioso. Para él, el humor no debe aspirar a grandes reflexiones y prefiere que el espectador disfrute ese momento "irrepetible" que comienza y termina en el escenario, y que no puede encontrarse en ningún otro lado.

"A mí no me interesa hacer espectáculos para sufrir, para mostrar la decadencia, eso ya está. Me interesa abordar eso mismo con una lectura que tenga que ver más con el humor y, sobre todo, con algo que para mí está por encima del humor, que es el sentido del humor, y que es lo que cada vez escasea más en el mundo. Al punto de que por una caricatura matan a una persona", reflexionó.

Esmoris se encuentra en un momento de su vida en que ha preferido comenzar a jerarquizar actividades. Por ejemplo, el cine ya no se encuentra dentro de sus prioridades, más allá que se denomina "un cinéfilo enorme". "Estoy cortando actividades y la próxima será el cine. Prefiero dedicarme por completo a esto. Mi hábitat natural es el espectáculo en vivo, el actor, el texto, el director y el público. Disfruto de la sencillez".

A Esmoris se lo podrá ver en Sobrewater a partir del próximo 6 de mayo, todos los sábados del mes a las 21 horas. Las entradas están a la venta en boleterías de la sala y Tickantel a $ 350.

Populares de la sección

Acerca del autor