España sube la tensión política a un mes de nuevas elecciones

El Partido Popular parte otra vez como favorito pero la nueva izquierda no le da respiro
Sois la mafia", le gritó un militante opositor en su cara al presidente de España, Mariano Rajoy, y a otros dirigentes del gobernante Partido Popular (PP) mientras el oficialismo presentaba el martes 24 de mayo en Madrid a sus cabezas de lista para las elecciones del 26 de junio. El hombre fue detenido por la seguridad del mandatario, quienes se le abalanzaron de inmediato, pero el hecho mostró la creciente rispidez ante la cercanía de los nuevos comicios.

Un día después Rajoy enfrentó otro desplante. El presidente llegó el miércoles para un acto partidario hasta el pueblo de Alfafar, cercano a la ciudad de Valencia, una comunidad marcada por la corrupción donde el PP lucró con hospitales. Mientras algunos oficialistas le pedían fotos y lo aclamaban como presidente, un grupo de opositores lo recibieron al grito de "ladrón", según informó El País de Madrid. También le gritaron "chorizo", un término popularizado en los últimos años en España para referirse a la corrupción en el Estado.

La campaña del país ibérico empezó a subir el tono mientras ingresa en su recta final. Los sondeos posicionan otra vez al PP como favorito, pero los sectores que surgieron de las protestas callejeras de 2011 por la crisis económica ganan cada vez más terreno y buscan desbancar como referentes de la izquierda al Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Temas de campaña

Al tiempo que la oposición presiona a Rajoy con la situación económica y el oficialismo promete nuevas medidas para después de los comicios que eviten sanciones de la Unión Europea, el PP pretende poner el foco de la campaña en la educación.
El déficit público español se situó en el 5% del PIB en 2015, lejos del límite del 3% previsto por Bruselas. Debería situarse en 3,6% en 2016, según las previsiones de Madrid.

En la enseñanza, que es el caballito de batalla del PP, en España conviven los centros públicos con uno denominado de escuelas concertadas, un modelo de centros privados financiados con fondos públicos. El PP impulsa ese segundo modelo y al mismo tiempo acusa a los gobiernos de distintas comunidades, que son opositores a la administración central, de recortarle aulas a esa modalidad y priorizar el modelo público. Por eso afirman que el oficialismo es el único que asegura a los padres libertad para elegir dónde mandar a sus hijos.

"No es buena la escuela única de la que se habla, la educación debe ser plural como es España", dijo Rajoy en Valencia según consignó el diario El Mundo.
Mientras se sacan chispas con declaraciones y propuestas, los partidos políticos también debaten el formato que tendrá el debate entre los sectores. Según informaron medios españoles, el PP de Rajoy rechaza un debate mano a mano con Pedro Sánchez del PSOE, una agrupación de izquierda que pierde paso en las encuestas frente al crecimiento de la alianza compuesta por Podemos e Izquierda Unida.

En cambio, el PP propone que el debate sea entre las cuatro fuerzas. Sin embargo, mientras el PSOE insiste con forzar un debate cara a cara, todavía no hubo un pronunciamiento oficial sobre si Rajoy acudirá a alguno.

Pelea de fuerzas

El PP fue el triunfador de los comicios de diciembre del año pasado con 123 diputados pero no consiguió la mayoría absoluta de 186 diputados que logró en 2011 para conformar gobierno. La oposición también fracasó en tejer alianzas que le permitieran lograr los votos necesarios y por eso hubo que convocar otra vez a elecciones.

Los conservadores de Rajoy seguirían siendo los más votados con 29,9% de los sufragios, según una encuesta difundida el domingo 22 por El País de Madrid, mejorando el 28,7% de los sufragios que había logrado en diciembre. Pero aunque podría aumentar su porcentaje de voto en las elecciones generales de junio, los votos podrían ser insuficientes para poner fin al estancamiento político que vive el país.

En tanto, el reagrupamiento de la izquierda mediante la alianza de Podemos e Izquierda Unida (IU) superaría al PSOE. La izquierda radical de Podemos y sus aliados regionales unidos a IU (coalición fundada en torno al Partido Comunista de España) lograría el 23,2% de los sufragios, superando el 20,2% de los votos que obtendría el PSOE y situándose como segunda fuerza política por detrás de los conservadores.

Además, ahora esa formación va por captar a los indecisos que todavía son el 30%. "Vamos a estar juntos en estas elecciones para ganarlas y sospecho que la militancia nuestra como la militancia de IU va a responder con una participación entusiasta ante una oportunidad histórica", declaró el 10 de mayo en una entrevista radial el líder de Podemos, Pablo Iglesias.
Según el último sondeo también el partido liberal Ciudadanos subiría del 13,9% de los votos logrados en las pasadas elecciones generales (40 escaños) a 15,5%, manteniéndose como cuarta fuerza política.

Periodistas de RTVE denuncian censura
Periodistas de la Radiotelevisión española denunciaron "censura" y "manipulación" de los medios públicos por parte del gobierno, un fenómeno que existe, aseguran, desde hace tiempo pero que se agrava ante la proximidad de las elecciones legislativas. En un comunicado, representantes sindicales y de los consejos de redacción denunciaron "malas prácticas de los responsables editoriales" y lamentaron "la parcialidad de los contenidos informativos de RTVE, siempre a favor de un determinado partido y con la voluntad de silenciar las protestas sociales y ciudadanas".


Fuente: Agencias

Populares de la sección