Estado creará fundación para emplear a ex presos

Lavarán autos, bañarán mascotas y atenderán la flota del Ministerio del Interior

Cansado de golpear puertas y no recibir respuestas ni de los privados ni de organismos del Estado para otorgar oportunidades laborales a las personas que salen de las cárceles, el gobierno diseñó un plan b.

La Dirección Nacional de Apoyo al Liberado (Dinali, ex Patronado de Liberados), una dependencia del Ministerio del Interior, creará una fundación mediante la cual venderá variados servicios.

La única diferencia con una empresa convencional será que la plantilla de trabajadores estará conformada por exreclusos que buscan una chance para no volver a delinquir.

Inés Bausero, directora de la Dinali, dijo a El Observador que el aporte del trabajo en la compleja búsqueda por evitar la reincidencia es "enorme" y, por eso, tomaron la decisión de crear la fundación. "Va a ser el instrumento jurídico para poder generar capacitación y venta de servicios", sostuvo.

"Vamos a empezar con una peluquería canina, con un lavadero de autos y atendiendo una parte de la flota del Ministerio del Interior", anunció la jerarca El Observador.

Los clientes serán los vecinos que confíen en los liberados para, por ejemplo, lavar su auto o pedir que bañen su mascota. La fundación otorgará por cada servicio brindado una factura como cualquier empresa.

Bausero confía en que, de la mano de estas prestaciones, la brecha entre los exreclusos y la sociedad tenderá a achicarse. "Se va a establecer un vínculo. Yo te traigo al Toby y vos me lo lavas y, mientras tanto, charlamos un poco", comentó. La peluquería canina va a funcionar sobre la calle Miguelete, cerca de la esquina con Avecedo Díaz, a pocos metros de la sede de la Dinali. La jerarca indicó que podrían llegar a haber dos lavaderos de autos, aunque por el momento se definió que funcionará uno.

De la mano de la capacitación en chapa y pintura, los expresos también trabajarán reparando los autos de la Policía. Esa es toda una señal: quienes cometieron un delito y fueron encarcelados serán los encargados de dejar en condiciones los autos de su captores.

La directora de la Dinali dijo que esas unidades de negocio estarán en funcionamiento dentro de un plazo "máximo" de tres meses. Naturalmente, los exreclusos van a recibir un salario por su labor.

El proyecto comenzará de forma gradual. En una primera instancia, empleará a unas 50 personas, pero las autoridades confían en que luego habrá más oportunidades, de la mano de la ampliación de los servicios que se venderán. Piensan sumar carpintería –tanto de aluminio como de madera–, panadería y gomería.

Los expresos que concurren a la Dinali en busca de apoyo lo hacen en forma voluntaria. Eso ya supone una decisión de intentar evitar los errores del pasado y no volver a estar tras las rejas. Aún así, las autoridades tiene claro que el desafío de lograr que día tras día concurran a trabajar y asuman las obligaciones que eso conlleva es inmenso, debido a que las tentaciones de la calle asoman en cada esquina. "Nosotros tenemos un gran competidor: el narco. Hay ofertas mucho más fáciles que las dificultades que tiene comenzar un proceso de resocialización", dijo la directora.

Sin oportunidades

El diagnóstico de la Dinali acerca de las oportunidades laborales que la sociedad otorga a quienes estuvieron presos es negativo. Aún incumpliendo lo que está obligado por ley (ver nota aparte), el único que da trabajo a través de pasantías es el Estado. En el mundo privado, en tanto, la única empresa que lo hace es Cutcsa, dijo Bausero. La industria de la pesca, por su parte, solicita trabajadores para el puerto durante su zafra. Y nadie más. "Establecemos convenios con públicos, porque los privados no nos dan muchas chances", dijo la directora del organismo.

Bausero dijo ser consciente de las barreras que existen y explicó cuál es una de las estrategias que ya tienen en marcha para reducir los temores de los empresarios y de los directores de entes. "Son funcionarios nuestros. El ente o la institución no va a tener conflictos ante una reclamación. Los empleadores somos nosotros. El conflicto no va a ser con ellos, va a ser con nosotros", dijo Bausero.

A modo de explicar las garantías que el Estado intenta otorgar, la directora dijo que las pasantías (que son de un año, con opción a renovar dos más) están supervisadas por la Dinali de manera muy cuidadosa. "Las personas deben comportarse como cualquier trabajador. Si la persona falla, puede perder la pasantía. Hemos tenido casos", explicó.

Actualmente, 254 personas que hace poco salieron en libertad trabajan en las pasantías que la Dinali tiene acordadas con diferentes organismos estatales.

La preocupación de Bonomi

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo que la falta de empleo para los presos que salen en libertad es el "gran tema" a resolver. Durante una entrevista que concedió a radio Sarandí el 22 de febrero, el secretario de Estado fue enfático a la hora de graficar la magnitud del problema.

"Cuando nosotros entramos, hace siete años, trabajaban 80 presos. Hoy trabajan más de 3.000", sostuvo, pero alertó que faltan fuentes de trabajo, lo que generará la "frustración" de esas personas. "Hay gente que se preparó para trabajar, sale y no encuentra trabajo. En eso estamos", adelantó el jerarca. La gran novedad es la fundación que sus subordinados están diseñando.

A pesar del entusiasmo con el que habla el ministro Bonomi de los presos que trabajan, otros actores protagónicos del sistema carcelario no son tan optimistas. El comisionado parlamentario, Juan Miguel Petit, dijo a El Observador que "falta muchísimo" en ese sentido. "No estamos bien", aseguró.

Respecto a la cifra de presos que trabajan que aportó el ministro, Petit dijo que hay situaciones muy diversas que van desde quienes realmente forman parte de actividades productivas a quienes realizan otras tareas más básicas como limpiar el patio, que difícilmente tengan un gran aporte como antecedente laboral. "Se ha mejorado, es verdad. Hay voluntad, también es verdad", reconoció, pero adelantó que aún hay mucho por mejorar.


Populares de la sección

Acerca del autor