Estados Unidos aumentará controles en su programa de visas

El secretario de Estado pidió a las embajadas de ese país en el mundo aumentar chequeos; en Uruguay las exigencias no cambiarán

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, instruyó a las misiones diplomáticas de su país en el mundo a identificar "poblaciones que ameriten un escrutinio elevado" a la hora de los chequeos para el pedido de visas para ingresar en territorio estadounidense.

También pidió un "chequeo de redes sociales obligatorio" para todos aquellos que estuvieron en países con territorio controlado por Estado Islámico, en lo que implicará un aumento del trabajo en el proceso de chequeo que suele realizarse por parte de los oficiales consulares. El "chequeo de redes" se hace rara vez en este tipo de trámites, afirmó a Reuters un oficial próximo a la administración en este tema.

En cuatro textos presentados por Tillerson en las pasadas dos semanas se plasman las intenciones del presidente Donald Trump de aumentar los chequeos de extranjeros que ingresan en Estados Unidos, una de sus promesas de campaña más grandes. La Casa Blanca enfrenta así una serie de obstáculos logísticos evidentes.

En el caso de Uruguay, sin embargo, fuentes de la Embajada de Estados Unidos en Montevideo dijeron que el proceso de las visas para personas con pasaporte uruguayo no sufrió ninguna modificación con respecto a cómo se venía realizando. El titular de Comunicación y Prensa de la Embajada, Pablo Castro, dijo que si bien recibieron el memorando presidencial, firmado el 6 de marzo de 2017, este habilita a los oficiales en cada país a endurecer las medidas si lo consideran necesario, algo que en Uruguay no se ha hecho.

"La única modificación que hemos tenido en el último tiempo es que a partir del primero de abril al formulario de solicitud electrónica se le debe añadir una foto, pero eso no tiene nada que ver con el memorando".

Básicamente, los chequeos no incluyen a los países que están en el programa de exención de visas de Estados Unidos (entre los que aparecen aliados fuertes como Corea del Sur además de una gran cantidad de países europeos) y se basan en el nuevo texto de la orden ejecutiva de Trump presentado el pasado 6 de marzo, una revisión del primer proyecto que fue revocado por jueces de Estados Unidos, cosa que también acaba de sucederle al segundo decreto.


Fuente: Agencias

Populares de la sección