"Están surgiendo más startups relacionadas con delivery y comida saludable"

Just Eat, uno de los gigantes de comida a domicilio, lanzó su propia aceleradora de aplicaciones
En Madrid viven 6,5 millones de personas. Multiplica esa cantidad por dos y añádele 3,6 millones más. El resultado son 16,6 millones, los usuarios que acumula en su haber Just Eat. Con tan sólo quince años de vida, esta compañía de origen danés lleva la comida a domicilio en quince países. Los restaurantes y los clientes son sus principales fuentes de ingresos y los culpables de que en 2015 aumentara su número de pedidos un 57% hasta llegar a los 96,2 millones (61,2 en 2014) y alcanzara una facturación de 320,4 millones de euros.

La idea de cuatro jóvenes daneses sigue dando la vuelta al mundo y el entusiasmo de David Buttress, consejero delegado de Just Eat desde 2006, le delata y deja entrever que las cosas no van a quedar así: "Queremos crear la comunidad de comida más grande del mundo. Ser capaces de asesorar a nuestros consumidores y a los restaurantes con los que trabajamos. Decirles que si quieren abrir otro establecimiento cuál es el lugar más adecuado, dónde se va a demandar su tipo de cocina. Sólo Just Eat tiene esa información".

Director ejecutivo del grupo y director de la compañía desde 2013, Buttres se unió a la multinacional en 2006. Es cofundador de la firma en Reino Unido y en 2014 estrenó a Just Eat en Bolsa con una valoración de 1.770 millones de euros (US$ 1897 millones). Este ejecutivo, padre de dos hijos de dos y cinco años, no añora en exceso sus comienzos como emprendedor: "Quizá la emoción de morir o sobrevivir. Si vives en una start up puedes estar muerto mañana. Es mucho más fácil cuando eres una empresa cotizada".

No deja de sorprender que el despegue de Just Eat haya sido pausado -accedió a su primera ronda de financiación en 2009- pero, según Buttres, esta ha sido la clave de su éxito. "En 2001 era una empresa de cuatro amigos que optaron por un crecimiento orgánico. Hablamos de la época de la burbuja tecnológica y actuaron con precaución. Querían que el crecimiento fuera sólido. No buscaban una venta rápida, su ilusión era crear una compañía de la que pudieran vivir sus nietos. Pero supongo que si hubiéramos sabido que el crecimiento iba a ser tan rápido habríamos ido a por inversión en 2007".

A partir de 2009, esta empresa que nació en un garaje e hizo suya la filosofía lean start up -aprendizaje validado-, inició su despegue y todavía no ha parado. Ha pasado de acceder a rondas de financiación a ser socio inversor y comprador, y ahora concentra una parte importante del sector de comida a domicilio. ¿Es esta la tendencia que definirá el ecosistema emprendedor? Para Buttress, "la consolidación es una respuesta al consumidor que no demanda tantas marcas. Gracias a este éxito el sector está madurando y también están surgiendo start up relacionadas con el delivery y con la comida saludable. El ecosistema está creciendo en número, con nuevas y muy diversas compañías. Es un momento muy excitante".

Y para confirmarlo menciona a los fundadores de La Nevera Roja, cuya adquisición ultimó hace un mes: "Están invirtiendo en otras start up. Son geniales. Necesitamos más como ellos. Crear una rueda que se retroalimente, es como Silicon Valley".

Una apuesta segura: la tecnología aplicada a la alimentación

La tecnología y la alimentación forman parte del ADN de Just Eat. Por eso hace menos de un mes lanzó su propia aceleradora para impulsar aplicaciones y empresas de creación reciente del ámbito de la tecnología aplicada a la industria de la alimentación.

La empresa seleccionará a cinco de las presentadas que participarán en un programa de diez semanas de duración.

"Es importante para nosotros ayudar a otras 'start up' y contribuir de esta manera al ecosistema emprendedor", explica Buttress, que con esta iniciativa corrobora su interés por la tecnología al servicio del negocio.

"Es nuestra gran apuesta para los próximos dos o tres años, una estrategia muy relevante para nuestra consolidación global". Este objetivo ya tiene nombre y apellidos, Fernando Fanton, CTO de Just Eat desde el pasado mes de marzo, quien llevará el rumbo de los 400 desarrolladores en plantilla con los que cuenta la compañía.

"Queremos formar a nuestra gente para ser más ágiles y, si descubrimos más tecnología, la aplicaremos a nuestro desarrollo", añade Buttress. Una de las últimas apuestas de Just Eat también va en esta línea.

Hace menos de un mes invirtió 3,9 millones de euros (US$ 4,1 millones) en Flypay, dedicada a gestionar una plataforma de pagos para ayudar a restaurantes mediante soluciones tecnológicas a administrar ingresos y facturas. "Hay que procurar un 'time to market' cada vez más corto. Puedes desarrollar o crear tecnología, es crítico para el crecimiento de la empresa. Adquirir talento y tecnología es clave para crecer más rápido," asegura Buttress.




Fuente: Expansión - Ripe