Evalúan pedir al MEC que intervenga en conflicto entre artistas

Una asamblea de la Sociedad Uruguaya de Artistas Intérpretes resolvió este martes por mayoría mantener la suspensión de tres años del presidente electo, Carlos Weiske

Tras la Asamblea General convocada este martes por la Sociedad Uruguaya de Artistas Intérpretes (Sudei), los socios presentes decidieron por mayoría aprobar la resolución del directorio de suspender por tres años al expresidente, Carlos Weiske.

Frente a este resultado, miembros de la lista de Weiske dijeron a El Observador que evalúan  pedir la intervención del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) para que se expida por la resolución tomada. Además, dijeron a El Observador que piensan reunirse la próxima semana para evaluar la posibilidad de retirarse de Sudei y crear una nueva sociedad de intérpretes.

“Nos fuimos de sala porque no nos gustó cómo nos trataron”, dijo a El Observador un integrante de Sudei afín a Weiske. “Se quiso pedir un cuarto intermedio porque el presidente no se encontraba en sala pero nos fue negado, no nos dieron la palabra”, aseguró la fuente consultada.

Por su parte, el actual presidente de Sudei, Antonio Zenardo, dijo a El Observador que le “duele” la salida de Weiske “porque es un buen presidente”, pero que en la asamblea “tuvo la respuesta de la gente que dice que no es representativo (de Sudei), de esa masa social de los socios (murga, música tropical y folclore) que es el 75%”.

Qué pasó

Sudei se encarga de recaudar y distribuir los montos originados por la difusión de los artistas intérpretes uruguayos, que se originan a través de la difusión en los medios de comunicación pública, además de salas bailables, discotecas, pubs, galerías, locales comerciales.

Según afirma un post de Facebook compartido por el baterista del Cuarteto de Nos, Álvaro Pintos, y que también movieron en su muro otros como Alejandro Spuntone, Weiske no llegó a asumir en el cargo debido a una sanción de la directiva de Sudei saliente, que lo suspendió por tres años antes de asumir.

Weiske era el nombre propuesto en algunas listas, entre ellas una integrada por Pintos, Spuntone y otros dentro de un grupo importante de músicos de géneros como el rock y la filarmónica que -según el texto- sentían que la sociedad de gestión "se estaba quedando en el tiempo”. “Muchas de nuestras canciones comenzaban a ser mucho más difundidas y esto no se reflejaba en nuestras liquidaciones, que no nos sentíamos bien representados, que no confiábamos que el sistema de relevamiento fuera el más fiable", se afirma en el texto. "Fuimos viendo cómo Sudei aún recaudando 300% más en los últimos 4 años, el porcentaje de funcionamiento administrativo llegaba ya a un excesivo 35%, sabiendo que en países como Chile no supera el 11%", termina señalando.  

Algunos músicos manejan que el presupuesto administrativo mensual de Sudei es de US$ 90.000. El conflicto, que hoy fue señalado por Ignacio Álvarez en su programa radial Las cosas en su sitio como una pelea entre "filarmónicos y rockeros" contra "cumbieros y carnavaleros" tiene algunas otras aristas, aunque sí es cierto que hay referentes importantes de ambos géneros en la puja.

¿Qué desencadenó el conflicto? Un viaje a Buenos Aires definido por la directiva saliente, que votó que Weiske no concurriera al viaje. Frente a este episodio, el presidente electo escribió una misiva a los organizadores del evento, que no cayó bien a los integrantes de Sudei. “Mandó una carta diciendo que los representantes de Sudei que iban al evento no eran representativos de los artistas uruguayos, y dijo que en Sudei las tarifas se pagaban por amiguismo”, dijo al ser consultado por El Observador Antonio Zenardo, actual presidente interino de Sudei.

Según Zenardo, Weiske “ninguneó a la gente del carnaval, de la música tropical y del folcklore”, y frente a este episodio la directiva “resolvió sancionarlo. Podíamos haberlo expulsado, pero lo sancionamos por tres años”. Zenardo señaló que la directiva actual “evalúa iniciarle una denuncia penal a Weiske” frente a los comentarios que hizo en esa carta. “Pidió disculpas, pero la gente está ofendida”, agregó Zenardo.

Muchos artistas reclaman la forma en que se está distribuyendo la plata recaudada. Consultado Zenardo acerca de cómo se marca la “tarifa” a cobrar por los artistas, éste no pudo explicarlo con exactitud aunque señaló que algunas de dichas tarifas –lo que pagan los boliches, por ejemplo– lo establece la directiva de Sudei. ¿Y cómo se reparte? Según Zenardo, Sudei tiene los servicios contratados de la empresa Bmat, firma española que realiza un relevamiento de los artistas en los distintos medios, y en base a ello, Sudei paga. “No se puede adulterar ninguna liquidación porque se contrató a esta empresa para que fuera más justo”, apuntó el presidente interino.

El Observador intentó sin éxito contactar a Carlos Weiske.


Fuente: Sebastián Auyanet y Patricia Madrid

Populares de la sección

Comentarios