Experiencia de Nueva Zelanda muestra créditos asociados a gestión de lecheros

Destacan financiamiento privado a largo plazo que desarrollan en ese país
Paul Lamont, analista de Rabobank en Nueva Zelanda, planteó el modelo de financiamiento de largo plazo que se aplica en ese país de Oceanía. "Es posible considerarlo y es el que necesita la lechería uruguaya en esta coyuntura", dijo a El Observador Agropecuario el delegado de los productores ante el Instituto Nacional de la Leche (Inale), Eduardo Viera.

Son instrumentos financieros que tienen la filosofía del largo plazo que puede llegar a 15 años y con la reestructura de los préstamos cuando es necesario, comentó a su vez a El Observador Agropecuario el presidente de Inale, Ricardo de Izaguirre.

Lamont analizó el jueves 1° qué estrategias e instrumentos se necesitan ante este escenario en el marco del Foro de Inale llevado a cabo en la Torre de las Comunicaciones de ANTEL. Su planteo "es viable en Uruguay, y más en un sector como el lechero, que invierte a largo plazo. En todo el mundo es igual, cuando se invierte en lechería se invierte para muchos años hacia adelante", dijo Viera.

De Izaguirre explicó que este tipo de financiamiento permite sobrellevar las variaciones de precios y otros factores que hacen a las coyunturas, por el cual los bancos que actúan como socios de los productores a quienes deben apalancar en los momentos de dificultades actúan con mayor flexibilidad para buscar que ese activo que se invirtió pueda tener su necesario repago.

El concepto planteado por Lamont "lo pudimos apreciar quienes tuvimos la suerte de ir a Nueva Zelanda en 2011, recorrer predios y hablar con los productores", recordó Viera. Valoró las experiencias de sus colegas, especialmente compartiendo su nivel de deuda que se procesaba a tasas de interés muy bajas. Es una realidad de país donde hay cinco bancos privados que se disputan los clientes y los visitan en sus predios para presentarles sus planes de créditos. La flexibilidad de los plazos es la gran diferencia en esa herramienta, sostuvo Viera.

Corto plazo


El dirigente consideró que en Uruguay el gran problema de los bancos es prestar dinero a corto plazo y eso es totalmente inviable para la lechería. Un sector como el lechero, que ha demostrado históricamente que cumple con el pago de sus deudas, lo que necesita es tiempo, como ocurre en la actual coyuntura.
Este tipo de mensajes debería haber sido escuchado por representantes de la banca, teniendo en cuenta que el nivel de endeudamiento de los productores en Nueva Zelanda es mucho más alto que en Uruguay, acotó.

Llevado por los bancos el endeudamiento es a corto plazo y eso es lo peor que hay", afirmó Viera.

"En Uruguay, llevado por los bancos el endeudamiento es a corto plazo y eso es lo peor que hay", afirmó Viera. Consideró además que hay otros factores que tienen una enorme incidencia.

En Nueva Zelanda hay más vacas lecheras que personas a diferencia de Uruguay, donde es más difícil encontrar un ciudadano que tenga conciencia y sepa de dónde provienen los mayores ingresos que tiene el país. En Nueva Zelanda existe casi una vaca lechera por cada habitante, mientras que en Uruguay la cifra es de casi cinco personas por cada vaca lechera.

Esta situación incide en la mentalidad de los ciudadanos. "En Uruguay, el ciudadano no es consciente de lo que significa ni el sector lechero ni el agro en la economía del país, porque se desconoce de dónde proviene la mayor parte de las divisas que ingresan al país", remarcó el dirigente.

Dificultades

El gobierno reconoce que la lechería está en dificultades y hasta el propio presidente Tabaré Vázquez se ha involucrado con el tema, destacó el subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech. Explicó que se está trabajando con todos los actores en una misma mesa. Advirtió que en una cadena integrada no se puede olvidar que no puede haber industria si no hay productores. Y "no puede haber trabajo sin industria. Cuando nos olvidamos que participamos de un colectivo, dificilmente tengamos soluciones".



Acerca del autor