Expertos alertaron por déficit fiscal, competitividad y empleo

Luis Mosca e Ignacio de Posadas criticaron deficiencias del gasto público
Un panorama internacional de incertidumbre, con doctrinas largamente aceptadas que ahora están en tela de juicio, y con las potencias mundiales tomando caminos inesperados. Una región inestable, con varios países del continente enfrentando crisis políticas y con vecinos que no terminan de encausar sus economías.

En esas aguas turbulentas transita el barco de la economía uruguaya y, una vez confirmado el dato de crecimiento de la actividad en 2016, el gobierno resaltó el desacople respecto a la región y su buen manejo del timón.

En ese contexto la Cámara de Comercio Francesa convocó ayer a la conferencia Luces y Sombras: Perspectivas económicas para 2017, donde expusieron su visión el economista Gabriel Oddone y los exministros de Economía Luis Mosca e Ignacio de Posadas.

Si las luces son el crecimiento sostenido de la actividad económica y el manejo de la inflación (ver página 9), las sombras o alertas pasan por el plano del empleo, la competitividad y el déficit fiscal, señalaron.

Sobre este último, principal protagonista de cualquier pronóstico de la economía uruguaya, ninguno de los tres expresó su confianza en que se pueda llegar a la meta del gobierno, que pretende bajarlo a 2,5% del PIB en 2019.

"Los números no dan", dijo Mosca, quien agregó que el candidato natural para atemperar el déficit son las empresas públicas y el aumento de las tarifas, algo que "colide contra la competitividad".
Mosca criticó que el aumento sostenido del gasto no haya tenido un correlato en inversión en infraestructura.
"La nueva planta de UPM que se proyecta ha desnudado los problemas de infraestructura", señaló.

Cambios

Un asunto que sobrevoló las tres presentaciones fue el creciente descontento por parte de un sector de la sociedad a lo largo y ancho del mundo respecto a la globalización. Según Oddone, ese malestar –ratificado en las urnas tanto en el brexit como en la elección de Trump– puso en tela de juicio una serie de consensos con los que habían crecido las últimas generaciones.

De Posadas puso el foco en la caída de la adhesión democrática. Esa erosión, según dijo, se debe a una frustración con el Estado. Por eso, sostiene que "es imperativo un cambio de discurso" y que, ante una democracia que demuestra algunas disfunciones, la fórmula para preservarla es "reducir el Estado", afirmó.

Mosca, por su parte, fustigó los "sistemas perversos de incentivos que van en dirección contraria a lo indicado y generan un cambio en los valores de la sociedad". El exministro colorado criticó a mecanismos como el Mides, el Fonasa y el Fondes, y dijo que fomentan el desapego a los valores de trabajo. "Se toma como dato de la realidad que el vivo vive del bobo y el bobo es el que trabaja. Una sociedad sobre esas bases no funciona", concluyó.

Populares de la sección