Expertos son escépticos respecto a que baje el déficit en dos años

Gobierno reconoce que el desequilibrio es "alto" y apela a empresas públicas para mitigarlo
La caída de la recaudación del Estado echó por tierra los planes del gobierno de empezar a reducir el déficit fiscal a lo largo de este año, tal como estaba previsto al inicio de la administración de Tabaré Vázquez. Por su parte, los analistas privados se muestran escépticos respecto a la posibilidad de que en los próximos dos años las finanzas públicas logren una mínima recomposición.

Según la mediana de respuestas a la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador realizada en la tercera semana de enero, los analistas privados proyectan que el rojo de las cuentas públicas se agravará en una décima de punto este año, al equivalente a 3,6% del Producto Interno Bruto (PIB).

De los nueve economistas independientes, consultoras, centros de investigación académica e instituciones financieras que respondieron el sondeo, siete incluyeron proyecciones de resultado fiscal para este año y seis para 2017. Entre estos últimos, la mediana de los casos proyecta un déficit fiscal de 3,7% del PIB.

Lejos de confiar en la trayectoria decreciente del desequilibrio en las cuentas públicas planteada por el gobierno –que tiene como meta llevar el rojo de las finanzas a 2,5% del PIB para el cierre del período–, los expertos anticipan un leve pero sostenido agravamiento de la situación fiscal.

Según los datos difundidos el viernes por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) a través de su sitio web, el déficit de las cuentas públicas del gobierno consolidado pasó del equivalente a 3,4% del PIB en 2014 a 3,5% durante el último año.

Una menor recaudación

El déficit del último año se encontró levemente por debajo de la última proyección oficial, cuando en diciembre, el director de la Asesoría Macroeconómica del MEF, Andrés Masoller, había adelantado que 2015 cerraría con un déficit equivalente a 3,6% del PIB.

Durante su exposición en el Foro Económico de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), el jerarca dijo que "hay que comenzar a reducir (el déficit fiscal), porque es un nivel muy alto que no se puede mantener". En ese sentido, reiteró el compromiso del gobierno de llevar el rojo de las cuentas públicas al equivalente a 2,5% del PIB para el final de período de gobierno, tal como fue aprobado en el Presupuesto Nacional.

Sin embargo, justificó la rigidez del déficit en el último año por un menor nivel de recaudación respecto a lo proyectado al inicio del año. "Estamos con una mayor caída de la recaudación de lo previsto, un menor nivel de consumo, que es el factor que más nos lleva a preocuparnos. La situación no es la misma que planteamos cuando se elaboró el Presupuesto, algunas variables fueron más desfavorables", dijo Masoller.
Mientras que el Presupuesto incorporaba una proyección de crecimiento de la economía de 2,5% durante 2015, con una expansión de 2,6% del consumo final, la realidad fue menos promisoria.

Si bien los datos de cierre del año –cuarto trimestre– se conocerán recién en marzo, la mediana de analistas consultados por la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador prevén que 2015 haya cerrado con un crecimiento de la actividad de 1,2%, menos de la mitad que la proyección inicial de la actual administración y ocho décimas por debajo de la actualización de diciembre. En tanto, estiman que el consumo privado creció apenas 0,4% durante el último año.

Un crecimiento del valor agregado por la economía menor al previsto y un consumo privado menos dinámico, repercutieron sobre la capacidad de recaudación del Estado uruguayo.
Según los datos del MEF, los ingresos del sector público no financiero pasaron de representar 29% del PIB en 2014 a 28,5% durante el último año.

Menos inversiones

El menor volumen de recaudación del último año fue compensado por una reducción de la inversión pública y una cierta recomposición de las finanzas de las empresas públicas en su conjunto.

Si se consideran las inversiones del Estado como un todo, pasaron de representar 3,2% del PIB durante 2014 a 2,3% en el último año. Ese recorte incluyó no solo la inversión del Gobierno Central sino también la formación de capital fijo y otras inversiones de las empresas públicas.
Si se considera el resultado corriente de los entes estatales, su contribución a las finanzas públicas mejoró con relación a 2014, pasando de una contibución de 1,5% del PIB a los ingresos globales, a 1,8%.

Según adelantó Masoller en diciembre respecto a los entes estatales: "Hay una responsabilidad de un mayor compromiso con el resultado global del país. Había un deterioro y ya comenzó a mejorar el resultado consolidado de las empresas públicas".

De hecho, desde el gobierno se ha reconocido que una parte del ajuste de tarifas de enero –por encima de lo recomendado por los servicios técnicos de los entes– obedecía a un objetivo fiscal de recomponer las finanzas públicas a través de las empresas estatales.

Según el analista del banco estadounidense JP Morgan para Uruguay, Franco Uccelli, el "gradualismo" es la clave para entender el acomodo de las cuentas públicas que persigue el gobierno, impulsado por "transferencias mayores desde las empresas públicas y una baja del gasto discrecional". De este modo, descarta por completo un "ajuste (fiscal) pronunciado" durante la administración de Vázquez.

Esperan que el BCU ayude a reducir el déficit

Uno de los elementos que el gobierno considera que ayudará a reducir el déficit fiscal en los próximos años es el resultado del Banco Central (BCU), principalmente en lo que respecta a los intereses que paga por la deuda.

A raíz de la venta de dólares realizada con reservas en los últimos meses, la autoridad monetaria redujo fuertemente sus niveles de deuda, dejando vencer títulos en pesos de corto plazo. Según estimaciones del organismo, eso implicará un ahorro de 0,6% del PIB para este año y de 0,8% para el próximo.

Durante 2015 el BCU pagó por concepto de intereses de deuda el equivalente a 1,2% del PIB, el doble que el año anterior. Eso contribuyó a impedir la baja del déficit en el período.

Populares de la sección