Exportación en pie, cuota 481 y el clima sostuvieron a la ganadería en 2016

Además hubo una relación tensa entre productores e industriales por los bajos precios de las haciendas para faena; hay preocupación por la posible caída del mercado de mayor valor para la carne uruguaya
La exportación de ganado en pie, la cuota 481 y el clima fueron las tres patas que mantuvieron a la ganadería en equilibrio en 2016, según analizó el productor Rodrigo Fernández, director de Frigorífico Modelo SA y de Sociedad Ganadera San Salvador. En contrapartida, reconoció que la relación entre los productores y los industriales fue tensa, sobre todo por los precios de las haciendas para faena.

El volumen de exportación de ganado en pie en 2016 fue récord, 283.817 reses (ver página ocho), y esa fuerte demanda fue uno de los principales sostenes del sector. Fernández consideró que la exportación "fue preponderante", en el año que finalizó.

Analizó que los negocios en ese rubro seguirían firmes en 2017, porque no hay una sobreproducción de terneros y esta actividad le aporta muy buenas perspectivas para el rubro de cría. Recordó que en los últimos tres años la cría era el rubro de la ganadería que venía más castigado, sin embargo este año su situación cambió, pasando a ser un rubro rentable y la exportación el mercado más seguro.

Fernández consideró que la exportación de ganado en pie y los corrales de engorde son negocios complementarios. "Bienvenida sea la exportación de ganado en pie de todo tipo de categorías. Los ganaderos dependemos mucho de ese mercado, que ojala sea libre de oferta y demanda", enfatizó.
Recordó que a fines de 2015 se hablaba sobre las posibilidades de exportar vientres a Argentina, algo que luego no ocurrió. "Esa exportación de vientres a Argentina, que no se concretó, la pagamos con un ajuste de precios. La hembra no tuvo los valores que todos esperábamos. Los vientres preñados y las vaquillonas para entorar fueron categorías con precios diezmados durante casi todo el año. Si se hubiera concretado esa corriente exportadora hacia Argentina el negocio hubiera sido otro", analizó Fernández.

Recría para la cuota 481

En segundo término mencionó la recría de terneros y terneras, para la cuota 481, mercado que también estuvo firme, demandante, pero a la vez reconoció que los costos son otros para llegar a ese producto.
Últimamente surgió una gran preocupación entre quienes están vinculados a ese mercado, ya que Estados Unidos –el país para quien fue creada esa cuota de carne de alta calidad que ingresa libre de aranceles a la Unión Europea, y que luego fue reclamada por países competidores como Uruguay– realizó un llamado a consulta pública para dejarlo sin efecto.

Según los industriales estadounidenses, no están teniendo el rédito comercial que esperaban, y por el contrario, sí lo están aprovechando sus competidores.

Fernández reconoció que las perspectivas no son las más positivas para ese mercado. Señaló que ante la importante diferencia de precios que hubo entre el novillo cuota y el novillo no cuota, muchos productores de ciclo completo proyectaron producir novillos cuota para 2017. Por lo tanto, para ellos será un golpe muy duro si esa diferencia de precios deja de estar, consideró.

El empresario comentó que uno de esos casos es el de Frigorífico Modelo, firma que también tiene un número importante de terneros para ese mercado, que hoy están en praderas y que después pasarán a sorgo forrajero. "Realizamos una inversión importante para que puedan llegar a marzo o mayo con 350 kilos y se puedan encerrar", explicó.

El vínculo con los frigoríficos
Sobre la relación entre los productores y la industria frigorífica en este año, Fernández reconoció que "fue complicada" debido a los bajos precios de las haciendas para faena. Agregó que "no hubo poszafra. Tuvimos varios meses con el novillo a precios inferiores a los del resto de la región; sin embargo vemos un mercado mundial de carnes que está pujante, con buenos precios y una demanda firme".

Reconoció que a los frigoríficos les pega fuerte el aumento de costos del Estado, por lo intensivo que es en mano de obra, pero también sostuvo que ese sector tiene otras posibilidades de defenderse, como el seguro de paro y los novillos propios en corrales de engorde, materia prima con la que pueden "regular las faenas".

Sin embargo, en la actualidad el ganadero no tiene ninguna defensa, solo el clima y la exportación de ganado en pie, consideró.

Si no fuera por clima...

"La situación hubiera sido muy difícil para el sector si además de los precios bajos tuviéramos dificultades climáticas. El 2016 inició con muy buenas pasturas y no hubo poszafra. Todos esperábamos que el novillo llegara a US$ 3,60, pero el precio se frenó en US$ 3,40 y luego empezó a bajar", recordó.

El productor opinó que los precios del ganado gordo "están en el piso", y estimó que US$ 3,50 por kilo en cuarta balanza sería una cifra lógica para el novillo gordo no cuota. "Ese es un precio que podría mantenerse en poszafra, durante varios meses del año. Los números cierran perfectamente y es un diferencial importante para que el negocio del invernador sea rentable", afirmó.

Por otra parte, el criador de las razas Aberdeen Angus y Polled Hereford opinó que la zafra de toros fue excepcional, mejor de lo esperado, tanto en volumen de ventas como en precios.

Manifestó especial preocupación por el precio de la vaca gorda. "En Uruguay los sistemas criadores, que a la larga son los que invierten en genética para comprar toros, son los que sostienen la cadena. Ojala algún día podamos decir que existe la verdadera cadena", expresó.

Agregó que esos criadores son los que invernan las vacas, y por lo tanto ese ingreso es muy importante para su bolsillo.

Por otra parte señaló que en los últimos años la ganadería tuvo una fuerte relación con el negocio de la soja, porque muchos productores se dedican a ambos rubros, por lo tanto la baja del precio de la oleaginosa también afectó a la ganadería.

Más vacunos

La existencia de vacunos en Uruguay creció y superó la barrera de los 12 millones, y la de ovinos quedó en poco más de 6,5 millones de cabezas. Según datos del Sistema Nacional de Información Ganadera –del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca–, el rodeo bovino uruguayo comprende 12.050.378 ejemplares y el ovino 6.573.658. Los mayores crecimientos se registraron en vacas de invernada (14,2%), novillos de más de 3 años (12,2%), novillos de 2 a 3 años (8,4%) y vaquillonas de más de dos años sin entorar (8%).


Populares de la sección

Acerca del autor