Faltan 102 días

Columna de opinión en El Observador Agropecuario
Por Ruy Gil, especial para El Observador

Y qué pasaría si todo aquello que creemos no fuese cierto? ¿Qué pasaría si estuviésemos equivocados sobre las causas y las consecuencias de lo que durante años hemos dado como un hecho? ¿Pueden imaginarse la sucesión de decisiones que pensábamos acertadas y en realidad eran todo lo contrario?

Desde hace unos cuantos años el ganado es objeto de sinnúmero de acusaciones. Se le imputa ser copartícipe del cambio climático y la desertificación de los suelos. Es así que en muchos lugares del mundo se asocia el ganado con la proliferación de tierras áridas e improductivas. Sin embargo, las recetas enfocadas en bajar las cargas de ganado sobre los suelos, incluso impidiendo por completo toda interacción, no han logrado revertir la degradación observada y menos aún desencadenar proceso alguno de recuperación.

Las dos terceras partes de los suelos del mundo muestran distintos grados de desertificación. Los resultados son pérdidas de materia orgánica y carbono. Esto determina una menor capacidad de retención de agua, la cual escurre superficialmente y provoca severos efectos de erosión.

La comunidad científica internacional ha sostenido durante años que el ganado es protagonista en la generación de tierras desertificadas e improductivas, incapaces de sostener vida, económicamente inviables y socialmente excluyentes. No obstante, así como estábamos convencidos que el sol giraba alrededor de la Tierra y que la Tierra era plana, hoy en día hay quien sostiene que el ganado no sólo no es causante de la desertificación de los suelos, sino que además es la única solución para recuperar esos suelos.

Allan Savory es un ecologista y ambientalista que ha dedicado su vida a encontrar una solución al problema de desertificación de los suelos. Él estudió y se formó convencido de la consigna apocalíptica del ganado sobre la tierra. En sus primeros años de vida profesional actuó en consecuencia y tomó decisiones para restringir la actividad del ganado en aquellos suelos amenazados por la degradación y desertificación.

Sin embargo, todos sus intentos por preservar la fecundidad de los suelos no dieron resultados. Los suelos, en apariencia protegidos del sobrepastoreo del ganado, no se recuperaban ante su ausencia, más bien mantenían el irreversible camino hacia la desertificación.

La capacidad de observación del ser humano podría definirse como un regalo de Dios, a menudo poco estimulada y mal cuidada por todos nosotros. Esa capacidad es la que nos lleva a comprender los sistemas naturales como fenómenos integrados e interrelacionados.

Allan Savory, luego de constatar lo alejado que estaba de contribuir a la sostenibilidad del ambiente y los suelos a través de los clásicos paradigmas de la comunidad científica, se dedicó a agudizar el poder de observación de todo aquello que fuese manifestado por la naturaleza. Él creía que sólo allí yacía la respuesta que estaba buscando.

Con más de 80 años y una vida de experiencias a cuesta, Allan Savory nos revela una gran verdad: hemos estado y estamos equivocados, el ganado no es el problema, es la única solución para revertir el cambio climático y la desertificación de los suelos. El Instituto Savory, que cuenta con representación en distintas regiones del planeta, ha demostrado y documentado la recuperación de los suelos desertificados con el uso del ganado imitando la dinámica de la naturaleza. Esta recuperación genera además un circulo virtuoso, donde los suelos recomponen la materia orgánica y capturan carbono de la atmósfera.

¿Y si la Tierra es redonda? ¿Y si la Tierra gira alrededor del sol? Seguramente muchos fueron los argumentos que sostuvieron lo contrario y muchas las decisiones que se basaron en premisas equivocadas. Sólo había que observar detenidamente el horizonte, sólo había que observar detenidamente la trayectoria de las estrellas. Quizá sólo haya que observar detenidamente las interrelaciones del ganado en la naturaleza.

En noviembre, Allan Savory será parte del Congreso Mundial de la Carne, compartiendo con los asistentes sus observaciones y experiencias, adentrándonos en la "gestión holística" de los sistemas de producción y las medidas de manejo basadas en la "imitación de la naturaleza". Te invitamos a participar de un nuevo y disruptivo enfoque: el ganado no es el problema, es la solución. Sólo faltan 102 días.

www.wmc2016.uy


Populares de la sección