FED subió tasas, pero analistas mantienen expectativas de dólar

Reserva Federal aceleró proyecciones de contracción monetaria para 2017
Por unanimidad, los analistas financieros esperaban que la Reserva Federal saliera de su letargo y resolviera por primera vez en el año una suba de sus tasas de interés de referencia. No por anunciada, la decisión estaba exenta de expectativa. Los analistas buscaban leer entre líneas y tablas cambios en las previsiones del banco central estadounidense para el futuro próximo que alterara las expectativas actuales. La sorpresa vino por una aceleración en el ritmo previsto de aumento de tasas para 2017.

Tras una reunión de dos días, el Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) anunció ayer un aumento de un cuarto de punto porcentual de su tasa directriz, que ahora quedó entre 0,5% y 0,75%.
Como lo esperaban los mercados, los técnicos de la Fed, que se reunieron por primera vez desde la victoria del republicano Donald Trump, se mostraron ahora seguros de contar con "pruebas suplementarias" sobre la mejora de la economía de Estados Unidos; un dato que la Fed consideraba necesario para pasar a la acción.

En parte por los cambios que se anticipan en la política económcia, la Fed ve tres alzas de tasas en 2017 frente a las dos que preveía en setiembre. Yellen lo consideró un "ajuste muy modesto" debido a las sólidas ganancias del empleo, la evidencia de una inflación que se aceleró y el impacto que se espera de las políticas de Trump.

Perspectivas locales

Si bien el dólar cobró fuerza en el mundo luego de conocida la decisión de la Reserva Federal –en Uruguay la noticia llegó una vez finalizada la operativa y el dólar bajó 0,45% al cierre de la última sesión frente a la última transacción del martes–, los analistas locales esperan un impacto muy acotado y hasta nulo en la relación del peso uruguayo con el billete verde.

"No vemos grandes sorpresas de acá a fin de año" para el dólar en Uruguay, dijo a El Observador Felipe Herrán, analista de la corredora y gestora de patrimonios Puente. En ese sentido, dijo que hay "una demanda estable de pesos por aguinaldos y sueldos", que hacen contrapeso para que el dólar se mantenga, más allá de las oscilaciones diarias.

"El movimiento puede estar en el primer trimestre, cuando puede haber una cierta depreciación, pero en línea con lo esperado" previo a la reunión de la Fed. El experto resaltó que hay mucha "incertidumbre" de cara al inicio de la gestión de Trump en Estados Unidos, que puede llevar a que 2017 sea un año similar a este, en el cual las decisiones políticas del mundo desarrollado anularon en repetidas oportunidades las proyecciones de los analistas financieros.

Herrán señaló que puede haber una leve corrección a la baja en el precio de los bonos locales y la renta fija en general, que se ajustan incorporando la nueva curva de tasas que se vio modificada por las perspectivas de la Fed de acelerar el proceso de contracción monetaria.
En tanto, Diego Rivero, director de la plataforma local de inversiones Regum, sostuvo que la decisión de la Fed era esperada por "100% de los analistas", lo que implica que "casi todos los operadores se habían posicionado antes en el mercado" como si la decisión ya hubiese sido adoptada.
Eso implica que en la corrección del tipo de cambio que hubo desde el triunfo de Trump el 8 de noviembre hasta hoy, los inversores ya habían incorporado un panorama muy similar al que trazó la Fed.

Si bien estima que en el largo plazo el peso uruguayo –como el resto de los tipos de cambio– se depreciará frente al dólar, en el corto plazo "es de las monedas que más le ha hecho frente" a la principal divisa, sosteniendo su cotización. Sin embargo, sostuvo que "no hay cambios" en sus expectativas de tipo de cambio a raíz de la decisión de la Fed, y mantiene un escenario en el cual de aquí a febrero el dólar en Uruguay "suba entre 3% y 4%".

Proyecciones

En el marco de su reunión de ayer, la Fed emitió nuevas proyecciones económicas. Los integrantes del banco central prevén un crecimiento levemente más rápido, un menor desempleo y una inflación apenas bajo su meta de 2%. La economía crecería 2,1% en 2017, frente al 2% que se pronosticaba antes. Además, ve un desempleo de 4,5% cercano al pleno empleo.