Fiscales advierten que no están prontos para nuevo proceso penal

Creen que hay demasiados aspectos por definir; algunos increparon al fiscal de Corte
"Si esto se frustra no va ser responsabilidad nuestra", le reprochó el fiscal penal Ricardo Perciballe al fiscal de Corte, Jorge Díaz, en una reunión por momentos tensa en la que los magistrados penales de Montevideo intentaron aclarar dudas sobre la puesta en práctica del nuevo Código del Proceso Penal (CPP) prevista para el 16 de julio próximo.

El fiscal de Corte planteó el 5 de mayo que se debería aplazar la aplicación del CPP para noviembre y lo adjudicó a la necesidad de ajustar la normativa porque el proceso de los adolescentes (que seguirá siendo inquisitivo) va a quedar desfasado con respecto al de los adultos, que pasará a ser acusatorio –más moderno y garantista–. Pero en el encuentro, los fiscales penales manifestaron que no están preparados para aplicar el nuevo proceso ya que aún hay aspectos sin definir.

Las principales dudas giraron en torno a detalles prácticos sobre como van a trabajar los fiscales a partir del 16 de julio, coincidieron en señalar cinco fiscales consultados por El Observador.
Las principales dudas giraron en torno a detalles prácticos sobre como van a trabajar los fiscales a partir del 16 de julio, coincidieron en señalar cinco fiscales consultados por El Observador.
Desde esa fecha la Policía –que hoy trabaja bajo las órdenes de los jueces–, trabajará junto a los fiscales, que serán los encargados de dirigir la indagatoria. Estos deberán reunir las pruebas para presentarlas en la audiencia en la que el juez resolverá si procesa o deja en libertad al indagado.
Los fiscales reclamaron saber los cargos que ocuparán. Habrá ocho fiscales "de flagrancia", que actuarán en los casos en que la Policía detenga a delincuentes cometiendo delitos, y el resto trabajará por materias delictivas: homicidios, rapiñas, drogas.

Además, la reunión convocada por el propio Díaz para zanjar dudas terminó con cuestionamientos al jerarca, relataron los participantes de la reunión consultados. El más duro en los cuestionamientos al jerarca fue el fiscal Perciballe, quien recurrió en 2012 el traslado resuelto por Díaz de penal a civil por motivos que consideró "espúreos" y ahora fue nuevamente trasladado a penal.

Perciballe planteó que se le debería informar a la gente que la prisión preventiva ya no va a ser la regla, que se va a enfrentar a las víctimas con los indagados, y que el nuevo código no va a oferecer más seguridad sino mayores garantías a los indagados.


Perciballe le dijo a Díaz que los fiscales "no fueron llamados" a participar de la puesta en práctica de la reforma procesal penal porque quienes hicieron el cambio "fueron dos o tres personas".Además aseguró que los fiscales están "desmotivados" por distintas resoluciones, y no sienten el respaldo de su jerarca.

Participantes contaron que Díaz le respondió a Perciballe que tendría presente sus planteos, lo consultó sobre si tenía alguna pregunta concreta y ante su respuesta negativa aclaró que no era una asamblea, y pidió que prosiguiera el encuentro.

"Intranquilos"

Durante la reunión, otros fiscales como Adriana Edelman, Enrique Rodríguez o Gabriela Fosatti, plantearon cuestiones de funcionamiento sobre las que quedan dudas, por ejemplo sobre el turno penal. En el actual proceso cuatro jueces están de turno al mismo tiempo y cada uno atiende las denuncias correspondientes a una de las cuatro zonas operativas de Montevideo durante las 24 horas. En el nuevo proceso, en cambio, tres fiscales estarán de turno durante el día y uno durante las noches. Además cada fiscal deberá completar una planilla electrónica con los datos del caso para que el fiscal que siga el tema durante el día esté al tanto del caso.

Los fiscales preguntaron sobre la forma en la que trabajarán y sobre el funcionamiento de esa planilla, a la que también accederá el juez. Otro aspecto que aún permanece indefinido es si se interrogará al detenido antes de la audiencia judicial y, en caso de hacerlo, dónde se hará.

Los fiscales tienen dos opciones: interrogarlo directamente en la audiencia judicial, o interrogarlo previamente como forma de recabar más prueba sobre el caso, ya sea en la comisaría o en la Fiscalía. En ambos casos deberá estar presente en abogado defensor en el interrogatorio. Los fiscales plantearon que todas estas indefiniciones los mantienen "intranquilos" al ver que está todo "agarrado con alambre", dijo uno de los asistentes.

Fuentes de la Fiscalía de Corte dijeron que se les informó que la próxima semana serán asignados los cargos que ocuparán y que el sistema operativo quedará pronto "en una semana".

Los fiscales plantearon asimismo que aún no fue probado el sistema por el cual se grabarán las audiencias, ya que serán orales. "No hemos recibido capacitación sobre como utilizarlo, ni hemos tenido ninguna práctica", dijo un fiscal. Agregó que si el proceso se pondrá en marcha luego de la feria judicial menor, el 16 de julio, debería quedar todo pronto a mediados de junio para hacer pruebas, lo que parece altamente improbable.

Otro que intervino en la reunión fue el fiscal Gustavo Zubía, quien reiteró los argumentos jurídicos que la Asociación de Fiscales expresó hace unos días en una carta que dirigió al fiscal de Corte. Zubía advirtió que se debe ajustar el texto para evitar que cuando entre a regir el CPP caiga la ley que limitó la libertad anticipada para los reincidentes. "El CPP nacerá con la columna vertebral quebrada", concluyó.

Populares de la sección

Acerca del autor