Fondes se quedará sin dinero fresco al menos hasta el 2020

BROU, de donde provienen los fondos, no podrá distribuir utilidades

De la mano con las nuevas exigencias dispuestas por el Banco Central (BCU) que apuntan a elevar el "colchón de capital" de los bancos, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) proyecta que el Banco República (BROU) no tendrá capacidad de verter utilidades a Rentas Generales así como tampoco al Fondo de Desarrollo (Fondes), al menos hasta 2020.

Así se establece en la presentación de los principales lineamientos del proyecto de Rendición de Cuentas que el MEF realizó el miércoles a la bancada de legisladores del Frente Amplio (FA).

Según las autoridades, eso tendrá un efecto negativo en los ingresos de las arcas públicas de US$ 90 millones anuales en promedio durante los próximos cuatro años.

Desde el ejercicio 2016 el BROU tiene como exigencia presentar ante el BCU su balance consolidado con sus sucursales del exterior, lo que implica un aumento de los requerimientos patrimoniales.

A su vez, las normas aprobadas por la Superintendencia de Servicios Financieros del BCU implican que los bancos que operan en el sistema financiero deben ir constituyendo de forma gradual un colchón de conservación de capital mayor que el actual.

En la medida que los requisitos de capital son más altos, si se distribuyen utilidades no se cumple con los parámetros exigidos para cada etapa. Para 2017 específicamente, en caso de haber distribuido las utilidades 2016, la responsabilidad patrimonial neta del BROU quedaría por debajo del nivel mínimo exigido por su carta orgánica para habilitar la distribución, según el MEF.

La normativa vigente establece que el BROU debe hacer entrega de las utilidades que genera a dos posibles destinatarios. Uno es Rentas Generales, que puede solicitar hasta el 50%, mientras que al Fondes por ley se le debe otorgar un mínimo de 15% y un máximo del 30%, ya que el BROU debe quedarse con el restante 20% para sus propias inversiones.

En diálogo con El Observador, el representante del PIT-CNT en el directorio del Fondes, Carlos Aulet, dijo desconocer qué pasará a futuro con los fondos que debe recibir el organismo. No obstante, dijo que en primera instancia lo que el Poder Ejecutivo debería hacer "es cumplir con el pago" de la partida correspondiente a 2013 que todavía se adeuda y que asciende a unos US$ 30 millones, además de definir qué pasará con los dineros correspondientes a 2015 y 2016.

Según explicó, el último dinero recibido fueron unos US$ 10 millones el año pasado.

Las nuevas exigencias contables se enmarcan en el proceso de acercamiento a Basilea III como estándar internacional de requerimientos de capital. El BCU apunta a que los bancos de plaza (excluidos bancos de inversión y minoristas) mantengan un mayor nivel de capital computable y a seguir promoviendo su gestión prudente.

En la actualidad el ratio de suficiencia patrimonial varía entre 8% y 10% de los activos ponderados por riesgo (dependiendo si el banco es considerado de importancia sistémica) el cual, con el cambio normativo pasaría a un mínimo de 9,25% en 2017, hasta llegar a 10,5% en 2019.

En dialogo con El Observador, el socio de E&Y Uruguay, Marcelo Recagno, indicó que hasta ahora no hubo multas por estar por debajo de la exigencias mínimas de capital, pero a partir de enero de 2018 el no cumplir con eso sí implicará sanciones, salvo que se presente un plan de adecuación.

"Si el BCU exige mayor patrimonio mínimo y se distribuyen utilidades lo que se hace es bajar el patrimonio con lo cual se estaría por debajo de la exigencia", apuntó.


Populares de la sección