Francia recibió a Castro y busca potenciar la inversión en la isla

Francia es uno de los diez mayores socios comerciales de Cuba
En una imagen que no se veía desde 1995, ayer el presidente cubano Raúl Castro fue recibido con todos los honores en Francia, donde realiza una visita de Estado de dos días que marca una nueva etapa en la profundización de las relaciones políticas y económicas bilaterales.

La ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal, ejerció de primera anfitriona en la ceremonia celebrada en el Arco del Triunfo, donde se efectuó la tradicional ofrenda ante la tumba del soldado desconocido.

El dirigente cubano llegó a París el fin de semana, pero su agenda oficial comenzó ayer con ese acto y con una reunión en el Elíseo con su homólogo galo François Hollande, seguida de una cena de Estado.

El antecedente más inmediato es de 1995, cuando Fidel Castro visitó a François Mitterrand. Esta visita repite el gesto de Hollande en la isla en mayo de 2015. En efecto, el francés fue el primer presidente occidental en viajar a Cuba tras el acuerdo que esta suscribió con Estados Unidos para la normalización de las relaciones, privilegia su relación con el país porque es consciente de su influencia en el resto de América Latina.

Las autoridades francesas no dudaron en calificar de histórica esta visita, que tiene un marcado contenido económico.

Deuda e inversiones

París busca reforzar la presencia de empresas francesas en una Cuba que se abre poco a poco a la economía de mercado.

Con un comercio anual de unos € 180 millones, Francia forma parte de los 10 primeros socios de Cuba y, entre sus planes, está profundizar sus relaciones con La Habana.

En Cuba operan ya empresas como Pernod-Ricard, Accor, Bouygues, Total, Alstom, Air France o Alcatel-Lucent, pero el volumen de los intercambios comerciales todavía no está a la altura de las expectativas francesas, según reconoce su ministro de Comercio Exterior, Matthias Fekl.

Hoy habrá un encuentro de la delegación cubana con empresarios franceses que servirá para explorar las oportunidades de negocio presentes en ese país caribeño. Es que la isla, un polo turístico en expansión y con una obra de mano calificada, es vista por Estados Unidos y sus competidores europeos con renovado interés.

Con el propósito de crear las mejores condiciones posibles para esta nueva relación, Francia fue recientemente el artífice de un acuerdo sobre la deuda cubana con sus acreedores del Club de París.

En virtud de ese convenio, la isla logró que le condonaran US$ 8.500 millones, lo que debería desbloquear su acceso a los mercados financieros, mientras espera el fin del embargo estadounidense impuesto en 1962, condenado durante varios años por Francia.

Derechos Humanos

Los franceses también están en la primera línea de las negociaciones iniciadas en abril de 2014 entre Cuba y la Unión Europea. Estas relaciones pronto podrían desembocar en un "acuerdo de diálogo político y cooperación", según expertos. Esto significará dejar atrás viejas controversias sobre los derechos humanos entre la isla y el Viejo Continente.

El espinoso tema, por el que Cuba es blanco de críticas frecuentes desde varios países del mundo, estuvo también en las "discusiones bilaterales". Al respecto, una fuente diplomática comentó a la agencia AFP que Francia será siempre "vigilante" respecto a los derechos humanos y planteará la cuestión cada vez que sea necesario, pero considera que "el diálogo es lo más eficaz" para hacer avanzar las cosas en ese dominio.

Agenda de hoy

Hoy, martes, Raúl Castro mantendrá reuniones con la directora general de la Unesco, Irina Bokova, con los presidentes de la Asamblea y del Senado, con la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y el primer ministro Manuel Valls, antes de visitar el recién renovado Museo del Hombre.

Fuente: Agencias

Populares de la sección