Fuerte competencia de Brasil por el mercado cárnico chino

El país vecino está aprovechando la retracción de Australia
China continuará siendo un importador de carne bovina en forma relevante y seguirá ampliando el acceso directo de varias plantas frigoríficas brasileñas. Esto constituye una de las novedades más importantes al analizar la economía global de ese país, porque de esta forma Brasil se convierte en el competidor más importante de Uruguay, cuando antes era Australia, sostuvo el gerente general de Marfrig, Marcelo Secco.

Australia, por una situación particular, climática y productiva, ha disminuido su ritmo de ventas de carnes y ha encarecido el precio de sus haciendas en la comercialización internacional.

Por lo tanto, lo que podría ser una oportunidad para Uruguay, no lo es tanto, dado que crecen mucho las posibilidades de Brasil que "tiene mejores condiciones que nosotros para poder competir, básicamente por el precio de sus haciendas", dijo Secco al programa Tiempo de Cambio, de radio Rural.

Por otra parte, dijo que hay que considerar que el 50% de la carne que importa China lo hace a través del llamado canal gris que el gobierno lo tiene monitoreado y lo abre y cierra, lo que influye en la formación de precios y que escapa a las posibilidades de negociación de los países exportadores.

Según el industrial, hoy no hay un destino alternativo, como lo fue China para Uruguay cuando la salida de Rusia de los mercados, o como lo fue en su momento el resurgimiento de Estados Unidos para la colocación de delanteros y trimming (carne para procesar). También incide que los precios siguen bajando, como otros comodities que se colocan en China, pese a lo cual hay que esperar que China se posicione en el mercado para dinamizar las ventas y las cargas a ese mercado.
El protagonismo de EEUU
También Estados Unidos se convierte en un actor importante para analizar en el comportamiento de los mercados, si se tiene en cuenta que Australia a octubre pasado había completado su cuota de 400.000 con el mercado estadounidense. Por esa razón retuvo carne, a pesar de su baja faena y en diciembre cargó para ingresar en enero con la cuota nueva, sostuvo Secco.

Afirmó, además, que el primer semestre no será un período de buena oferta de carne australiana a Estados Unidos, lo que sí lo está haciendo Nueva Zelanda, que está influyendo principalmente en los productos magros.
Por otro lado, Estados Unidos tiene que digerir su gran stock, que hace un año era récord en ese país.

Según el empresario, esa situación será lo que estará condicionando "nuestro magro cupo de 20.000 toneladas en el mercado estadounidense".

Explicó que la esperanza para Uruguay es que a través de las negociones con ese país se pueda acceder por diferentes regímenes a una ampliación del cupo, si bien es un tema difícil para prosperar en las gestiones.
En ese marco si realmente ese mercado está más dinámico habrá que ver cuál es la capacidad de la industria de poner carne en Estados Unidos por afuera de la cuota, pagando un nivel arancelario de 26%, explicó Secco.


Un cliente relevante para Uruguay

China figura en el primer lugar durante la primera semana de negocios de exportación de carne vacuna, con un volúmen (2.720 toneladas) que es el 36,5% del total. Sin embargo, en materia de divisas quedó en segundo lugar. El mayor ingreso de divisas lo generó la exportación de carnes al Nafta, con un 29% del total, sobre el 28% de China; exclusivamente a los Estados Unidos le correspondió una participación del 21,2%.


Acerca del autor