Gastronomía gourmet en las calles

Los food trucks, esos vehículos de comida callejera gourmet, han llegado para quedarse y poco a poco comienzan a verse en festivales y encuentros, donde chefs y cocineros comandan esta aventura

Por Gabriela Viera

Todo comenzó hace más de un año, de la mano de Santiago Garat, el pionero, quien con su The Rolling Beat, un tráiler gastronómico gourmet, aterrizó con ideas nuevas y el objetivo de llegar a las calles de Montevideo y ofrecer una nueva forma de comer que fuera sana, rica y a buenos precios. Su idea era llevar la gastronomía de calidad a todos lados. Ese fue el inicio de una corriente que sumó varios adeptos en poco tiempo. La idea estaba latente y muchos ya habían percibido la necesidad de ofrecer comida ambulante de calidad en las calles. Con Garat como timonel, el barco de los food trucks ya estaba en marcha y en poco tiempo fue ganando espacios. Hoy, muchos otros emprendedores se suman a la tendencia y Montevideo cuenta con varias propuestas que siguen esta línea, pero que esperan la reglamentación que les permita salir a la calle, su ámbito natural de desarrollo. Algunas de las marcas son: The Rolling Beat (gastronomía gourmet), Chelato (helados), La Oriental (comidas orientales), Patagonia (cerveza), La Dulcería (pastelería), Crêpas (crêpes y jugos naturales), Glamburger (hamburguesas), Mercado Verde (comida orgánica y saludable), Entre Ruedas Bar (tragos) y Café De Vita (cafetería), entre otros. "Hay una docena, pero ese número sigue creciendo", señala Garat.

La reglamentación

CITY JULIO 01

La reglamentación vigente para "carros de comida" es algo obsoleta, no permite nuevos permisos y no se adapta a los food trucks, razón por la cual estos nuevos chefs y emprendedores gastronómicos callejeros decidieron unirse y crear la Asociación Uruguaya de Foodtrucks, con Santiago Garat como director y la arq. Gabriela Pallares como vicedirectora. La asociación funciona desde principios de año con la intención de representar al colectivo ante la Intendencia de Montevideo, con la que está en contacto. La Intendencia viene trabajando en el tema desde hace algún tiempo y la idea es generar mesas de trabajo conjuntas entre la asociación y las autoridades, que permitan llegar a una reglamentación específica para esta nueva propuesta.

En la asociación entienden que estas mesas de trabajo son fundamentales para avanzar y están esperando ser convocados por las autoridades a tales efectos. "Las autoridades ven con entusiasmo el tema, están al tanto de la movida y de la repercusión que los últimos eventos han tenido, y de la necesidad de reglamentar", señala Garat. Asimismo agrega: "Hemos presentado un anteproyecto a la IMM en el cual están las bases que creemos que son el pilar para avanzar de manera ordenada y progresiva en el tema, teniéndonos a nosotros como partícipes protagonistas en la necesidad de controlar, desarrollar y gestionar los avances que se logren".

Una ciudad nueva

Los food trucks sin duda brindan algo nuevo a la ciudad, permiten revalorizar espacios públicos, generar puntos de encuentro y dinamizar la gastronomía callejera. En palabras de Garat: "Ofrecen una nueva forma de servicio de gastronomía, de desarrollo de espacios en desuso, fomentan áreas en desarrollo que no cuentan con un servicio para las necesidades actuales, una gama amplia y variada de formas y tipos de comida Son una inyección económica auténtica, que fomenta el desarrollo de los productos y materias primas nacionales, es inclusivo y se ajusta a las necesidades actuales de la sociedad que tanto ha cambiado. Sin lugar a dudas, la ciudad será otra una vez que la gente vaya redescubriendo su barrio, su lugar, su trabajo".

Hernán Devita, de Café De Vita - Bar Espresso Móvil, cuenta su impresión al respecto y cómo llegó a la idea de tener un triciclo que lleva café por la ciudad: "El motor principal del emprendimiento fue encarar cosas nuevas, diferentes, que no solo signifiquen un beneficio económico, sino que sea algo que embellezca la ciudad, que haga de Montevideo y otras ciudades, lugares más atractivos, modernos y accesibles; que les ofrezca a los consumidores opciones distintas, más saludables y, fundamentalmente, más próximas". "El concepto de comida callejera no es nuevo, pero con el arribo de los food trucks se dieron cambios muy importantes: ofrecen menús variados, saludables, presentaciones gourmets, carros decorados por diseñadores con estilos particulares. Los food trucks aprovechan la oportunidad de satisfacer una demanda de consumidores que buscan rapidez, proximidad, calidad en los insumos, buena atención y la experiencia de nuevos conceptos en comida gourmet", señala Devita, quien tiene su triciclo de café desde noviembre de 2015.

Soñar una vía pública renovada

CITY JULIO

Uno de los principales desafíos a los que se enfrentan es lograr la reglamentación específica y están trabajando en conjunto en este sentido. Pero para Garat también es importante "generar una nueva modalidad de cocina, trabajar de manera progresiva en los planes de negocios y desarrollar los food trucks que se vayan adquiriendo", además de todos los aspectos relacionados con hábitos y necesidades de la gente. "La sociedad avanza, requiere de cambios, los tiempos son otros, la comida ya no solo se come en restaurantes o supermercados", sentencia.

El sueño de estos emprendedores es poder ofrecer sus productos en la vía pública, ya sea en la rambla, en plazas o peatonales, pero al no tener los permisos de la Intendencia han buscado alternativas para ubicarse en otros lugares no públicos. Un ejemplo es el de Café De Vita, que cerró hace unos días un acuerdo con la Facultad de Ciencias Económicas que le permitirá estar todos los días en el edificio nuevo de Gonzalo Ramírez.

"Mi sueño o deseo es que en Uruguay todo se pueda redescubrir, encontrar su cultura gastronómica, que no sea de elite el acceso a la comida de calidad. Donde los jóvenes puedan encontrar una modalidad de negocio y de expresión personal para que puedan llevar a cabo sus sueños y que nos permita volver a vivir la calle", resalta el emprendedor Santiago Garat. La ciudad merece mucha gente en las plazas y en las áreas al aire libre, y los food trucks son una oportunidad para ello.