Gobierno aceptará postergar nuevo proceso penal si parlamento lo pide

El Ejecutivo no tomará la iniciativa pero tampoco se opondrá al aplazamiento
Los tiempos parlamentarios previstos para la aprobación del nuevo Código del Proceso Penal (CPP) no alcanzan, según coinciden integrantes de la Comisión de Constitución y Legislación del Senado de todos los partidos, y, ante esa dificultad, el Ejecutivo no se opondrá a un aplazamiento si se lo solicitan.

La impresión compartida en la comisión parlamentaria es que no hay tiempo para aprobar todas las modificaciones antes del 16 de julio –la fecha acordada para pasar del régimen inquisitivo a uno acusatorio– y por ese motivo será necesario acordar una nueva fecha, informó el diario El País el miércoles.

Esa decisión debe ser coordinada con la Presidencia de la República que, ante la existencia de una imposibilidad real, está dispuesta a aceptar el cambio, dijeron a El Observador fuentes oficiales. Los informantes aclararon que el Ejecutivo no patrocinará la postergación, pero tampoco se opondrá a esa situación.

De las tres leyes que deben ser modificadas antes del 16 de julio, dos recibieron media sanción en el Senado (eliminación de la libertad condicional y la que regula la transición de las causas en curso), pero aún deben ser aprobadas en la Cámara de Diputados que en dos semanas recibirá la Rendición de Cuentas. Sin embargo, el mayor desafío que quedó pendiente es la modificación del Código de la Niñez y de la Adolescencia, que ni siquiera fue aprobado en comisión y, por tanto, aún le queda un largo recorrido legislativo.

La transformación de ese código es un elemento fundamental, a juicio del fiscal de Corte, Jorge Díaz, para que el nuevo CPP no entre en vigencia con un desfasaje entre mayores y menores de edad.

"Tal como está hoy la legislación deberíamos empezar (cuando comience a regir el CPP nuevo) con un proceso acusatorio para adultos y otro inquisitivo para los adolescentes, lo cual es absolutamente incoherente", dijo Díaz cuando compareció ante la comisión de Constitución y Legislación del Senado.

En ese sentido, la fiscalía de Corte pidió la postergación de su aplicación mientras que para la Suprema Corte de Justicia están dadas las condiciones para su implementación.

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo que resultará difícil llegar a aprobar el Código en plazo, debido a todo lo que está pendiente, y que es necesario acordar con el presidente Tabaré Vázquez una postergación de dos o tres meses. "Se impone acordar una postergación breve. No hay vuelta", señaló el parlamentario.

De la misma forma opinó el senador del Partido Colorado, Pedro Bordaberry. "Yo propuse aplazarlo. Estamos en junio votando modificaciones a un código que entra en vigencia en un mes. ¿Cómo hace un operador judicial para empezar a trabajar con un código que está siendo modificado y todavía no sabe cuál va a ser?", se preguntó el senador. Bordaberry entiende que la prórroga debe ser de tres o cuatro meses.

Por su parte, la senadora del Frente Amplio Patricia Ayala dijo a El Observador que durante la última sesión de la comisión se aprobó la modificación de algunos artículos del Código de la Niñez y de la Adolescencia pero que aún resta finalizar el trabajo. La legisladora recordó que recién en la última reunión del grupo parlamentario se analizó la posibilidad de pedir una prórroga.

"No me gustaría que el 16 de julio entre en vigencia el nuevo código si no está equiparado (en el tratamiento entre mayores y menores de edad)", expresó. El nuevo CPP implica la existencia de un procesal oral, público y acusatorio. Los fiscales serán quienes hagan las investigaciones.

Populares de la sección