Gobierno considera "muy exitoso" el interés privado en la regasificadora

Estudio de mercado reveló que las empresas dispuestas a comprar gas triplican la capacidad de producción proyectada

El interés manifestado por un conjunto de nueve empresas para la compra de gas proveniente de una futura planta regasificadora en Punta de Sayago se toma en el gobierno como un fuerte espaldarazo de cara a la concreción del proyecto.

A mediados de abril se puso en marcha el nuevo plan que tiene por objetivo definir la viabilidad de la obra. Como primer paso la empresa Gas Sayago –la sociedad anónima que crearon UTE y ANCAP para gestionar el emprendimiento– realizó un llamado no vinculante para conocer la demanda potencial de gas, cuyo resultado se considera como "muy exitoso".

En diálogo con El Observador, la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, sostuvo que la capacidad total requerida por las empresas suma alrededor de 30 millones de m3 diarios. Esa cifra triplica la capacidad inicial prevista para el proyecto, que está pensado para una producción diaria de 10 millones de m3 ampliables a 15 millones de m3 por día.

Otras fuentes vinculadas al negocio de la regasificadora indicaron a El Observador que los primeros resultados muestran que hay viabilidad detrás del proyecto. Las empresas que se presentaron a la primera convocatoria son en su mayoría de la región, aunque también mostraron interés un par de compañías locales.

Entre las expresiones de interés sobresale la de la multinacional Shell que pidió unos 15 millones de m3 diarios por un plazo de 20 años, según se había informado a El Observador semanas atrás. El grupo Edenel, que es propietario de uno de los distribuidores privados de energía eléctrica en la vecina orilla (Edesur), es otro privado que mostró intención de importar gas natural de una regasificadora en la bahía de Montevideo.

En los próximos días se publicarán las condiciones de un segundo llamado (vinculante) denominado de "temporada abierta de subasta de los servicios", en el que los potenciales interesados tendrán la opción de confirmar sus ofertas, de acuerdo a la modalidad del servicio en que están interesadas (almacenamiento, regasificación y/o recarga) y el plazo del mismo. A eso le seguirá la firma de contratos en base firme (modalidad "take or pay").

Un socio estratégico

Por otro lado, el pasado 9 de junio Gas Sayago abrió una nueva convocatoria internacional con el objetivo de incorporar un socio estratégico para la ejecución y operación de la planta. Este es otro de los pasos que las autoridades consideran necesario para tomar la decisión final de inversión en la terminal, que se espera se dará antes de fin de año.

Según supo El Observador, esta etapa fue declarada de carácter confidencial. Gas Sayago pondrá a disposición de los potenciales interesados toda la información técnica disponible hasta el momento sobre el proyecto y otros detalles operativos, entre los que se incluye el acuerdo con la japonesa Mitsui OSK Lines (MOL) para el arrendamiento final del buque regasificador.

La idea es que el socio pueda aportar "know how" para la gestión y operación de la regasificadora o eventualmente formar una nueva sociedad con Gas Sayago. De hecho, el gobierno ya recibió expresiones de interés de compañías privadas.

Por otro lado, según supo El Observador en base a fuentes del sector privado, uno de los consorcios internacionales que había participado en la licitación anterior –cuando la obra fue adjudica a GDF Suez–tiene interés en participar como socio estratégico del emprendimiento.

"Hay una metodología que estamos siguiendo: temporada abierta, asociación estratégica, licitar la obra y tener un proyecto de ingeniería. Es tener todas las cartas sobre la mesa y fijar una tasa de retorno de inversión para decidir si el proyecto se hace o no", había dicho la ministra Cosse semanas atrás en declaraciones a Televisión Nacional.

El rol de Argentina

Una pata clave para la concreción del proyecto es también el compromiso que asumió el gobierno argentino. El Poder Ejecutivo ya autorizó la firma de un acuerdo energético con Argentina por el que el país vecino reafirma su voluntad de comprar la totalidad de los excedentes de gas natural que se originen en una futura planta regasificadora.

Ese acuerdo también supone que Argentina deberá suministrar gas con prioridad residencial a Uruguay mientras la regasificadora no esté construida. En la propuesta se encomienda a las empresas Gas Sayago y Energía Argentina (S.A) (Enarsa) a celebrar los contratos necesarios para efectivizar la relación comercial.

Otro punto se plantea revisar las condiciones del intercambio de energía eléctrica entre ambos países, que hoy se rige por acuerdos vigentes desde la década de 1990.

Populares de la sección