Gobierno dialoga con Riogas y sindicato para evitar esencialidad

El paro nacional podría llevar al desabastecimiento en todo el país
De continuar el conflicto en el sector de supergás, hoy podría haber "serias dificultades", por lo que el gobierno apunta a llevar el diálogo hasta las últimas consecuencias para lograr una salida. Las conversaciones buscan evitar que sea necesario decretar la esencialidad del servicio.

Si bien se manejan todos los escenarios, el Ministerio de Trabajo espera que las propuestas de negociación realizadas ayer tanto a los trabajadores como a las empresas prosperen, y así restablecer la distribución de supergas.

"Todo lo que estamos haciendo es para evitar la declaración de servicios esenciales", aseguró a El Observador el director Nacional de Trabajo, Juan Castillo. Luego de la última reunión que mantuvo con la empresa y los trabajadores ayer por la noche, Castillo indicó que el sindicato "se fue con una propuesta" para analizar. "De aceptarla, el servicio se volvería a restablecer al mediodía. En esta oportunidad depende de los trabajadores", dijo el jerarca. El gremio tendrá una asamblea esta mañana en la que resolverá cómo sigue el conflicto.

El subsecretario de Trabajo, Nelson Loustanau, dijo a la prensa que "no se puede ir de esencialidad en esencialidad", ya que "sin diálogo no habrá esencialidad que solucione el problema", a la vez que afirmó que consideraba la medida como "excesiva", informó presidencia.

"El Poder Ejecutivo ha abierto todas las puertas posibles para el diálogo, pero lamentablemente hay una pared desde el otro lado", afirmó Loustanau.
Ante las acusaciones de Riogas de tener una "actitud omisa", el ministerio había asegurado que no estaban las condiciones dadas para limitar el derecho de huelga. Sin embargo, en caso de que no se llegara a un acuerdo "podemos tener serias dificultades", dijo el Director Nacional de Trabajo.
La falta de distribución comenzó a sentirse ayer miércoles y según señaló a El Observador el director de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea), César Falcón, el desabastecimiento del servicio será total en el territorio a partir de hoy.

Unas 15 escuelas reclamaron ayer a Primaria por falta de garrafas, pero según dijo el consejero Héctor Florit, el sindicato aseguró que iban a ser atendidas en el correr del día. Florit explicó por otra parte que la"ansiedad" por el servicio bajó debido al paro previsto para hoy. Castilló afirmó que no hay "ningún planteo concreto" de que haya "algún servicio denominado esencial que esté faltando".

"Son todas presunciones", dijo y agregó que "en uno de los momentos mas duros del conflicto", el sindicato le proporcionó una lista que "habla de 53 servicios de emergencia que han completado". Se trata de unos 17 centros educativos, 15 hogares estudiantiles, niños y jubilados y 16 sanatorios y hospitales.

El conflicto

Los trabajadores del sector decidieron comenzaron el martes un paro nacional, en reclamo por el restablecimiento de 11 empleados de la firma Riogas que trabajaban en la planta y fueron despedidos hace unas semanas.

El sindicato, que desde principios de setiembre se mantenía en asamblea permanente en la planta de Riogas, decidió agudizar las medidas y extenderlas a las empresas Acodike, Megal y Ducsa, luego de que Riogas "desconociera la propuesta presentada por el PIT-CNT y el Ministerio de Trabajo que consistía en levantar las medidas de los dos lados", explicó a El Observador el vocero del sindicato de supergás, Gonzalo Scotti.

En tanto, la empresa asegura que "no existe la menor proporcionalidad entre los planteos del sindicato y los daños que le generan a la población". Los distribuidores analizan realizar un juicio al Estado por daños yperjuicios.

Populares de la sección