Gobierno pide a empresas públicas "profundizar" austeridad en el gasto

El Ejecutivo envió lineamientos a los entes con nuevos recortes para presupuestos de 2018
El equipo económico presentó la semana pasada los principales puntos de la próxima Rendición de Cuentas, que prevé un aumento del gasto de US$ 172 millones para 2018. En paralelo, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ya enviaron a las empresas públicas un documento con los principales lineamientos de cara a la elaboración de los presupuestos para el año próximo, que deberán entregar antes del 31 de julio. El mensaje principal de los instructivos sigue la línea de reducción de gastos y mejora de la gestión.

El gobierno considera que aunque la economía presenta signos de recuperación en algunos indicadores, “persisten riesgos en la evolución de otras variables sobre las cuales debe centrarse la atención para mejorar su desempeño con el objetivo de no generar efectos nocivos sobre la economía en su conjunto. En particular, el frente fiscal es el que requiere la mayor atención en pos de no comprometer la sostenibilidad de las cuentas públicas”, dice uno de los documentos oficiales a los que accedió El Observador.

En ese contexto, “resulta imprescindible profundizar los esfuerzos vinculados a obtener ganancias de eficiencia que materialicen los compromisos de austeridad y prudencia en el gasto a la vez que mejoren la calidad y cobertura en la producción de bienes y servicios públicos”, agrega el texto.

El MEF ha ejercido un férreo control sobre el funcionamiento de las empresas públicas, a las que está apelando para cumplir con el objetivo de reducción del déficit fiscal a 2,5% del PIB para el cierre del período de gobierno (hoy está en 3,4%), en combinación con un ajuste fiscal.

A principios de 2015 el equipo económico fijó como meta que las empresas públicas transfieran en el período US$ 440 millones más de lo que lo hicieron durante la pasada administración de gobierno.

Los “deberes” para UTE

Fuentes oficiales dijeron a El Observador que en el caso de UTE se solicitó una baja del gasto de 2% respecto al presupuesto que se presentó para el ejercicio 2017. Este rubro ataca a los “gastos gestionables”, donde hay una amplia gama de ítems como erogaciones por contratos con empresas tercerizadas o servicios de limpieza y vigilancia, por ejemplo.

Además, se mantiene como lineamiento que por cada tres vacantes de personal puedan ingresar dos. También se le solicitó a UTE una reducción de las horas extras de 10%. Por otro lado, el ente energético deberá mejorar su resultado operativo en US$ 40 millones al cierre del próximo ejercicio. Respecto a las transferencia de utilidades a Rentas Generales, en principio deberá volcar US$ 70 millones, pero a fin de noviembre y en función de cómo evolucionen los números el MEF podrá solicitar otros aportes extras.

De hecho, en 2016 el ente transfirió a la caja chica del Estado US$ 225 millones, más de la mitad de las utilidades del último ejercicio. Eso por su muy buen desempeño operativo, que se explicó por un menor costo de abastecimiento de la demanda y que el gobierno optó por no trasladar a los precios de la electricidad mediante una rebaja de tarifas.

En el rubro inversiones, UTE mantiene un tope de ejecución de US$ 250 millones al año y de US$ 1.250 millones entre 2016 y 2020. Hoy el presupuesto anual de inversiones no es suficiente para que UTE pueda atender las obras en las líneas de trasmisión que se consideran como prioritarias, por lo que se prevé que esas inversiones se tengan que canalizar por otra vía como una PPP o algo similar.

Los primeros tres meses de 2017 fueron muy favorables para UTE. En ese período obtuvo ganancias por unos US$ 200 millones, dado que el costo de abastecimiento de la demanda evolucionó por debajo de lo programado, según indicaron las fuentes.

ANCAP Y OSE


Por otra parte, fuentes de ANCAP indicaron a El Observador que el recorte general del gasto solicitado es de 2%. En ese sentido, se indicó que algunas áreas de la empresa están en condiciones de reducirlo 5%. En relación a la evolución de las finanzas, se indicó que los números del primer semestre “serán relativamente buenos”.

Cuando se ajustaron las tarifas en enero pasado se tomó como referencia promedio un dólar a $31,5 y un barril de petróleo a US$ 53. Durante buena parte del año el billete verde se mantuvo en la franja de los $28 y el petróleo está hoy en US$ 48.

Pero esa diferencia no se trasladó a las tarifas. Además, permitió “compensar” en parte las pérdidas generadas por el retraso en los trabajos de mantenimiento de la refinería de La Teja.

En el caso de OSE, también se solicitó un recorte de 2% en las partidas para bienes y servicios, y bajar las horas extras un 10%, entre otros puntos, según informaron a El Observador fuentes de la empresa.

Publicidad y donaciones

Los lineamientos generales del gobierno también sugieren que los gastos en publicidad y propaganda se refieran únicamente a comunicaciones de carácter institucional o comunicacional para las empresas que prestan actividades monopólicas. En el caso de las empresas que prestan servicios en competencia, los gastos por este concepto no podrán superar los presupuestados para 2017.

También se señala que no se aceptarán nuevos regímenes de retiros incentivados o extensiones de los existentes y tampoco nuevas reestructuras. En otro capítulo, se sugiere a las empresas que las donaciones respondan a criterios de “estricta necesidad” y que “se tengan en cuenta los montos, destino y naturaleza de la donación”.

Acerca del autor