Gobierno realizará gestiones para derribar acuerdo salarial de Alur

Transmitieron a ANCAP que lo consideran injusto con el resto de los trabajadores
El Poder Ejecutivo realizará gestiones para derribar el convenio salarial que Alcoholes del Uruguay (Alur) firmó con sus trabajadores, y que deberá ser confirmado por el directorio de ANCAP la próxima semana.

El acuerdo prevé que se otorguen ajustes salariales bimestrales por la totalidad de la inflación, algo que rompe radicalmente con la pauta oficial que el gobierno presentó para la sexta ronda de negociación colectiva.

En ese sentido, la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, transmitió a integrantes del directorio de ANCAP que "no le parece justo" el acuerdo aceptado Alur, informaron a El Observador fuentes oficiales.

De acuerdo a las pautas del Ejecutivo, la negociación salarial deber regirse por una fórmula que incluye aumentos nominales según la situación de cada rama de actividad, y correctivos por inflación pasada a 18 o 24 meses.

Fuentes del gobierno dijeron a El Observador que no creen que el directorio de ANCAP ratifique el convenio al que llegó el gremio de los trabajadores de Alur con la empresa.

Las fuentes señalaron que desde el Poder Ejecutivo se manifestó el desacuerdo sobre la fórmula propuesta mientras se negociaba, pero que de todas formas las autoridades de la empresa de derecho privado que pertenece a ANCAP decidieron firmar el convenio.

En línea con la visión del Ejecutivo, la oposición criticó el acuerdo esgrimiendo que dicho pacto está por fuera de la realidad del país.

El diputado del Partido Nacional, Pablo Abdala, dijo a El Observador que el acuerdo es "confirmatorio de que ALUR está fuera de la realidad del Uruguay".

"ALUR es un proyecto artificial de principio a fin: no es sano ni competitivo", señaló el legislador.
Abdala, además, dijo que esa situación demuestra que los verdaderos "privilegiados" del proyecto de ALUR son los trabajadores de la empresa en vez de los productores y cortadores de caña de azúcar.

El diputado subrayó que desde hace algún tiempo espera la comparecencia del directorio de ANCAP y de la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, en la comisión de Industria de la Cámara de Diputados.

En la misma línea, el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo a El Observador que el acuerdo entre la empresa y los trabajadores es "muy grave" e "inadmisible". "No puede ser que se den el lujo de un aumento bimestral cuando están viviendo de un subsidio que se financia a costa de todos los uruguayos", manifestó.

Y agregó: "Es una vergüenza que sigan actuando como si nada después de lo que fue el despilfarro de ANCAP. Viven en una ficción". Mieres dijo que iniciará acciones parlamentarias por este tema, entre las cuales destacó llamar a la ministra Cosse.

Por su parte, el senador colorado José Amorín Batlle criticó el convenio entre los trabajadores y la empresa en su Twitter: "ALUR aún no se enteró de las realidad en Uruguay. Es muy fácil cuando se vive del bolsillo de todos los uruguayos", escribió.

En tanto, para el PIT-CNT es "positivo" que los trabajadores puedan corregir su ingreso cada dos meses y en función de la inflación. "Es mejor a que lo hagan cada 6, 18 o 24 meses", dijo a El Observador el director del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT, Milton Castellano.

Sin embargo, Castellano señaló que acordar una cláusula de este tipo en "sectores enteros" puede ser más difícil. El sindicalista recordó que durante el primer gobierno de Julio María Sanguinetti los ajustes se hacían cada cuatro meses debido a la inflación y subrayó que en la administración pública los ajustes se siguen realizando en función del Índice de Precios al Consumo.

Populares de la sección