Gobierno se opuso a que la crisis de Venezuela se discutiera en la ONU

Estados Unidos planteó la discusión en el Consejo de Seguridad
La presidencia de Uruguay en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas está resultando más movida de lo pronosticado. Además de absorber las funciones típicas de gestión de la agenda y de organizar dos debates abiertos temáticos, la representación uruguaya tuvo que lidiar este mes con hechos de coyuntura internacional que agitaron el avispero en el organismo de seguridad colectiva.

La amenaza de Corea del Norte y sus pruebas de misiles balísticos es uno de los asuntos que mantiene en vilo al Consejo de Seguridad. Sin embargo, el Consejo discutió ayer, a puertas cerradas, otro tema que resulta particularmente sensible para el gobierno uruguayo: la crisis de Venezuela.

En la mañana de Nueva York fue comunicada la solicitud de los Estados Unidos de discutir el tema en una instancia informal. Según pudo saber El Observador, la idea del gobierno estadounidense era elevar el tema del conflicto venezolano por única vez –al menos por el momento- para que el órgano repasara el trabajo que viene realizando la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Estamos empezando a ver una seria inestabilidad en Venezuela", dijo la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley, luego de que se volvieron a abrir las puertas. La diplomática dijo que la reunión no fue convocada para que el Consejo de Seguridad decidiera acciones para Venezuela sino para asegurar que los 15 miembros del organismo estuvieran al tanto de la situación.

La embajadora cree que la comunidad internacional debe hacerle un llamado de atención al gobierno venezolano para que este caso no vaya por la misma ruta que ya recorrieron otros conflictos. "Hemos visto este camino con Siria, Corea del Norte, Sudan del Sur, Burundi y Burma", alertó Haley.

Posición de Uruguay

Tras varias negociaciones para impedir que el tema fuera planteado (ver nota abajo), el embajador Elbio Rosselli recibió este lunes la solicitud oficial del gobierno de Estados Unidos. Al término de la reunión, Rosselli dijo que la crisis venezolana no es un tema que esté planteado en la agenda del organismo de seguridad colectiva y señaló que el gobierno uruguayo cree que es mejor que el tema siga en la órbita de las organizaciones regionales.

"Venezuela no es un tema del Consejo y no tiene por qué estar. (..) Preferimos mantener el tema en la esfera regional. No cuestiono la capacidad de las Naciones Unidas pero en este caso creemos que es mejor que permanezca en la órbita regional", dijo el embajador a la prensa en Nueva York.

Rosselli destacó el trabajo que se viene realizando desde la Unasur y la Celac a los efectos de poder contribuir a la resolución del conflicto y explicó que generalmente las organizaciones regionales son quienes pueden lidiar mejor con este tipo de crisis.

"Conocen mejor las sensibilidades y asuntos que están en juego. Objetivamente creo que el trabajo de las organizaciones regionales favorece", dijo Rosselli.

Sin embargo, el representante uruguayo manifestó que –por encima de todo- la solución del conflicto depende de los venezolanos.

En tanto, el embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, repudió lo que consideró un "intento fallido" de Estados Unidas para posicionar el tema dentro de la agenda del Consejo de Seguridad.

"Venezuela no es parte de los temas del Consejo de Seguridad. No plantea riesgo alguno para la paz y la seguridad a nivel regional internacional", dijo el diplomático. Ramírez rechazó lo que considera intentos de "injerencia" del gobierno de Donald Trump en su país acudiendo a organismos multilaterales. "Es una estrategia sistemática y calculada", valoró.


Populares de la sección

Acerca del autor