Gobierno se ve obligado a "revisar" gasto ante un menor crecimiento

El ministro interino de Economía, Pablo Ferreri, reconoció que rebajarán proyecciones
El desempeño de la economía uruguaya en 2015 (creció 1%) fue peor a lo que esperaba el gobierno, y las perspectivas de futuro son poco alentadoras. Ese escenario dista bastante del proyectado cuando se delineó el presupuesto para los próximos cinco años y ahora pone por delante de las autoridades del equipo económico el desafío de hacer frente a un conjunto de gastos que no se pueden –o no resultan convenientes– cumplir.

El gobierno ya parece haber tomado nota de eso, al punto que el ministro interino de Economía, Pablo Ferreri, anunció ayer que salvo el gasto social el resto será "revisado" y "controlado", aunque no dio mayores detalles.

Con un crecimiento de la economía durante el primer año de gestión que fue la mitad de lo proyectado, el gobierno enfrenta complicaciones en el frente fiscal por el lado de una menor recaudación de impuestos y aportes a la seguridad social, sumado a más pago de subsidios de desempleo. Para el economista Santiago Rego de CPA Ferrere, la reducción del déficit que está prevista (hasta 2,5% del PIB al final del período) no ocurrirá en el escenario actual en ausencia de modificaciones fiscales (gastos o ingresos).

Consultado respecto a si espera que las autoridades apelen a una suba de impuestos o un recorte del gasto, Rego indicó a El Observador que es difícil pronunciarse sobre qué escenario es más viable. "Probablemente veamos un mix de los dos", reflexionó.

En ese sentido, explicó que parte del gasto discrecional (inversiones) ya se recortó en 2015 y evitó que el deterioro fiscal fuera mayor, pero aclaró que serán necesarias nuevas correcciones en el futuro. Por eso considera posible que la discusión sobre los gastos rígidos sea una de las que esté sobre la mesa, debido a que son los que no han cedido en los últimos tiempos.

Por su parte, el economista Guzmán Etcheverry del IEEM de la Universidad de Montevideo indicó a El Observador que el hecho de "haber crecido la mitad de lo esperado (por las autoridades) complica, porque los ingresos se proyectaron en base a un crecimiento que no se observó, lo que agranda la brecha con los gastos que son poco flexibles y por lo tanto, complica el déficit fiscal". A su juicio, para corregir las cuentas públicas es necesario "una mejora de eficiencia" en las empresas públicas, fundamentalmente en ANCAP, "ya que hay poco margen para más impuestos".

"Revisión y control del gasto"

Ferreri valoró ayer de forma positiva el desempeño de la economía en 2015 en comparación a la región, aunque reconoció que el deterioro se viene procesando de manera más rápida a lo previsto.

Consultado respecto a si el crecimiento de la economía por debajo de las expectativas puede amenazar algunos de los compromisos asumidos por el gobierno, como por ejemplo, el Sistema Nacional de Cuidados, Ferreri indicó que "en un marco de prudencia fiscal se debe ser absolutamente cauteloso" en el manejo del gasto público y reiteró que no se va a resignar el gasto social.

"Cada vez se vuelve más relevante ser eficientes y cuidadosos con el dinero de los uruguayos. Vamos a estar siendo verdaderamente muy cuidadosos con el presupuesto, cuidando cada gasto que se realice, pero priorizando el gasto social que no se va a ver comprometido. Más allá del gasto social, el resto del gasto público tendrá que ser revisado y controlado para poder generar las mejores condiciones para continuar creciendo", afirmó durante una conferencia de prensa en el Ministerio de Economía.

El jerarca dijo que las previsiones que se realizaron para la elaboración del presupuesto quinquenal a comienzos del año pasado "hoy por hoy deben ser miradas con cautela". "Seguramente tengamos que rever la cifra de crecimiento previsto y sea una revisión a la baja", expresó.

Ese discurso es muy distinto al que se tenía el equipo económico meses atrás cuando la mayoría de los analistas sugerían a las autoridades reducir las proyecciones económicas establecidas en el proyecto de presupuesto que consideraban "muy omptimsitas", y desde el Poder Ejecutivo se repetía que lo planificado era "realista". La economía uruguaya creció 1% durante 2015, lo que implica una fuerte desaceleración respecto al incremento de 3,2% de 2014. La magnitud del descenso dejó en falsa escuadra la última estimación de 2% que había realizado el equipo económico.

Cuando el Ejecutivo envió la ley de Presupuesto al Parlamento –julio del año pasado– estimó una expansión de 2,5% del PIB para 2015 y 2016, de 2,8% para 2017 y de 3% para 2018 y 2019. Incluso, la expansión del gasto público para los dos primeros años de la administración de Vázquez se hizo bajo ese supuesto de crecimiento.

Ferreri destacó ayer que "Uruguay continúa creciendo" y eso es "un muy buen dato" si se lo compara con el conjunto de la economía latinoamericana, que presenta "complejidades importantes". Puso como ejemplo a Brasil cuya economía cayó 4% el año pasado.

"Las revisiones a la baja lo único que deben hacer es reforzar el compromiso de trabajo. Solamente vamos a continuar por la senda del desarrollo si apostamos al crecimiento económico y a mayores niveles de equidad y cohesión social. Para continuar en esa senda, el orden macroeconómico y fiscal es un elemento absolutamente relevante" insistió Ferreri.

Populares de la sección