Grupo de 40 sindicalistas agrede a taxistas de noche, dijo Dourado

Directivos aseguran que la cobertura en la madrugada ronda el 60%
A pesar de la decisión del Sindicato Único de Automóviles con Taxímetro y Telefonistas (Suatt) de dejar de trabajar entre la medianoche y las seis de la madrugada luego del asesinato de un trabajador en Punta de Rieles el pasado martes, la Patronal aseguró que más de la mitad de los taxis se encuentran ofreciendo servicios en ese horario. El presidente de la Gremial Única del Taxi, Óscar Dourado, aseguró en el programa Fuentes Confiables de Radio Universal que cerca de 60% de los taximetristas están saliendo a trabajar.

"Todos los trabajadores quieren trabajar", dijo el presidente de la Gremial, quien señaló que hay un grupo que "no supera las 40 personas" y que "no representan" al gremio de los casi 8.000 trabajadores del rubro, que "quieren imponer por la fuerza" las medidas que se toman. Dijo que las amenazas y las roturas de parabrisas se dan "todas las noches" y advirtió sobre su certeza de que integrantes de ese grupo saldrían en la noche de este martes a dar "medidas ejemplarizantes" a quienes no respetaran la medida de no trabajar en la madrugada. Dourado aseguró tener información de que taxistas saldrían a "amedrentar" aquellos quienes hayan decidido levantar pasajeros en la noche.

Las declaraciones del presidente de la Gremial no cayeron por sorpresa en el sindicato.El delegado del Suatt Juan Huerta negó a El Observador que se tomen medidas de ese tipo y acusó a Dourado de querer crear "una psicosis" en la sociedad a partir de sus declaraciones.

Huerta reconoció que dentro de su sindicato trabaja "toda clase de gente" y que en los últimos tiempos se unieron al gremio personas que no tienen los "códigos" que se manejan en el servicio de transporte. De todos modos, afirmó que el fenómeno se da tanto dentro del sindicato como entre los propios dueños de los coches que trabajan por sue cuenta.Como ejemplo, el delegado sindical manifestó que hubo "otros tiempos" en que aparecían taxímetros incendiados con el objetivo de que sus dueños cobraran el seguro.

El enfrentamiento entre la Patronal y el sindicato de taximetristas se manifestó nuevamente este lunes luego del acuerdo firmado entre el Ministerio del Interior y la Gremial Única del Taxi para ofrecer elementos de seguridad en las unidades. El objetivo es instalar botones de pánico en los vehículos cuyas señales sean emitidas directamente al Centro de Comando Unificado de la Policía.

El gremio se mostró en contra del acuerdo por considerar que se los dejó por fuera de la negociación. Sobre este tema, Huerta dijo que tanto la del botón de pánico como la posibilidad de instalar cámaras en las unidades son medidas ineficaces, dado que, últimamente los ataques que reciben los conductores son desde el exterior del auto. En cambio, el sindicato quiere que se blinden los vidrios y así se puedan repeler las agresiones.

Sobre el acatamiento al paro el dirigente del Suatt, Antonio Diez, dijo que no lo están "controlando" pero que consideran que "se está acatando muy bien". "Dourado dijo muchas cosas que no son ciertas. Esa es una más. No estamos para nada de acuerdo", dijo el dirigente a El Observador.

Taxista sigue grave

El taximetrista herido el pasado 28 de febrero mientras circulaba en el barrio La Paloma continúa en estado internado en estado grave en la Asociación Española. Recibió cerca de ocho operaciones a raíz de las heridas ocasionadas por los balazos. El Sindicato Único de Automóviles con Taxímetro y Telefonistas (Suatt) tenía previsto realizar un plenario a partir de la medianoche de este martes para analizar las medidas a seguir a raíz de la situación que vive el servicio.

Populares de la sección