Harrison Ford, el actor que no quería ser estrella

A sus 73 años, Ford vuelve a ser uno de los nombres más populares de Hollywood con el regreso de tres de sus personajes esenciales
El actor más taquillero de todos los tiempos no hace ostentación de su fortuna. Al contrario, es un tipo discreto, que no hace grandes demostraciones de lujo y contradice varios de los estereotipos de las grandes estrellas de Hollywood.

Es tanto lo que Harrison Ford valora la privacidad que una de las cosas que más disfruta, según contó alguna vez, es ser una voz anónima cuando habla con las torres de control de los aeropuertos que reciben a una de las cuatro aeronaves que pilotea, quizá el único detalle ostentoso de su vida fuera del alcance de las cámaras.

Pero los seres humanos somos casi que por definición, contradictorios, se sabe. El mismo Harrison Ford que asegura seguir triste por la pérdida de privacidad debido a su fama es quien experimentará en poco tiempo un retorno a los primeros planos fuerte como pocos gracias al regreso de sus tres personajes más famosos: el contrabandista espacial Han Solo de Star Wars (con el que regresó en la reactivación de la saga el año pasado), el detective cazador de androides Rick Deckard de Blade Runner y el explorador, aventurero y arqueólogo Indiana Jones.

A pesar de sus 73 años, Ford vuelve entonces a tener una segunda vuelta como héroe de acción además de oficiar como una especie de guía para una nueva generación de protagonistas, como sucede en Star Wars: el despertar de la Fuerza y como seguramente sucederá en Blade Runner 2 (prevista para 2018), donde estará acompañado por Ryan Gosling.
Tráiler de Star Wars

A esto se suma su retorno como el popular "Indy", para una quinta película del personaje cuyo estreno se prevé para junio de 2019. Este regreso es el más llamativo desde un punto de vista físico, ya que Ford llegará al estreno con 76 años, una edad llamativa para un personaje que pelea, corre, salta y trepa a lo largo de todas sus aventuras.

Y por mucho que los dobles de riesgo puedan aliviar su trabajo, también es sabido que Ford suele realizar las maniobras por su cuenta. Lo prueban una hernia de disco sufrida durante el rodaje de Indiana Jones y el Templo de la perdición y una fractura de tobillo reciente, ocurrida durante la producción de la nueva Star Wars.

No se puede descartar que Ford esté orquestando estos regresos para retirar a su manera a sus personajes más queridos. La muerte de Han Solo en El despertar de la Fuerza cerró el camino del personaje de una manera trágica pero importante para el futuro de la saga, dándole a Solo un final que el actor ya había intentado ejecutar en El retorno del Jedi (1983) aunque George Lucas, el creador de la franquicia, se lo negó en aquel momento. Esta semana, el actor confirmó que su intención era que Han Solo le diera un "peso emocional" a la película, algo que logró.
Indiana Jones

Si bien parece poco creíble que un personaje con el espíritu optimista y familiar de Indiana Jones muera en su próxima película, sería comprensible que Indiana Jones 5 cierre el camino del héroe y establezca a un sucesor, como ya intentó en El reino de la calavera de cristal con Shia LaBeouf, alguien a quien sus propios escándalos mediáticos y la tibia recepción de la última película producida por George Lucas y dirigida por Steven Spielberg truncaron como heredero.

Alguien que se define como incapaz de sentir nostalgia y que renegó durante décadas de su trabajo en Star Wars es el dueño de varios de los personajes más icónicos del cine y en los últimos años ha demostrado un cariño inusitado por ellos.

Está eso y además, por supuesto, también está el asunto de la paga.

Lo explica el propio Ford: "Estoy en esto por el dinero. Y lo digo en el mejor de los sentidos. Actuar es mi oficio, y quiero que me paguen bien por hacerlo. Porque si no, no estoy valorando lo que hago para vivir".

Populares de la sección

Acerca del autor