Hay chance de un cambio de tendencia de las materias primas

Se suman señales de que el petróleo y los granos están modificando el rumbo
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

La hipótesis fue lanzada la semana pasada por el banco ABN Amro, que sostuvo que "cierta recuperación en los futuros de los granos está en camino". La relativa estabilización en los precios de los granos podría ser una señal más de que la caída de las materias primas –luego de casi cuatro años– podría estar quedando atrás. El comportamiento de los precios de las últimas semanas "podría estar indicando que estos han tocado fondo", comentó Frank Rijkers, analista de ABN Amro citado por el portal Agrimoney.

De la oferta de granos directamente ABN dice que "luego de tres años de sobreproducción, ahora estamos observando signos de un cambio", agregó. "Los precios bajos significan bajos ingresos a los productores, que consecuentemente comenzarán a cambiar sus planes de cultivo", explicó.

Sobreproducción vigente

En las últimas dos semanas la suba de los granos ha sido bastante generalizada y ha abarcado al trigo, el maíz y la soja. La soja tuvo el martes pasado su primera baja luego de 10 días de suba.

Hay una razón importante para este piso de precios. El producto clave de las materias primas –el petróleo– se viene recuperando en forma sostenida desde los mínimos de enero. Si el petróleo se sostiene estará más firme todo el conjunto. Y con Europa apostando a tasas negativas, un camino que ya recorre Japón, las materias primas pueden recuperar algo del brillo perdido.

ABN, que no deja de considerar la sobreoferta existente, por el momento ha recortado su pronóstico para los precios en el corto plazo, y estimó valores promedio con la media de Chicago de US$ 183,8/ton y US$ 155,5/ton para trigo y maíz, respectivamente, para el trimestre de abril a junio.

Estas previsiones se ubican por encima de las que se estaban generando en Chicago al momento de emitirse. Al conocerse el informe, los futuros de Chicago para el mes de mayo para el trigo se estaban cotizando a US$ 172/ton y para maíz a US$ 141/ton. Y lo cierto es que a partir del mismo, por tres semanas el precio de los granos subió, algo que también podría darse en la actual semana.

El banco espera que la baja de áreas y algunas fallas en cultivos, como el de maíz de Sudáfrica, empiecen a consolidar una recuperación de la que estaríamos viendo las primeras señales en el mercado estabilizado a levemente firme de las últimas semanas.

El petróleo también

No son solo los granos sino que el mercado principal de materias primas, el del petróleo, también podría estar en un piso. Así lo cree la Agencia Internacional de Energía (AIE), que argumenta la hipótesis en la caída fuerte que empieza a notarse en el bombeo de petróleo desde Estados Unidos y otros productores fuera de la OPEP y un aumento de la oferta de Irán ha sido menos dramático que lo previsto, según un informe publicado el viernes pasado.

La AIE, que coordina las políticas energéticas de los países industrializados, dijo que ahora cree que la producción fuera de la OPEP se reduciría en 750 mil barriles por día en 2016 en comparación con su estimación anterior de 600 mil barriles diarios.

La producción de Estados Unidos se reduciría en 530 mil barriles diarios en 2016, agregó un informe de la agencia Reuters. "Hay indicios claros de que las fuerzas del mercado (...) están haciendo funcionar su magia y los productores de mayor costo están reduciendo el bombeo", sostuvo la agencia con sede en París.

Los precios del petróleo cayeron en enero a sus mínimos desde 2003, por debajo de los 30 dólares por barril.

Hasta la semana pasada el petróleo iba en su tercera semana consecutiva de suba, y lo mismo venía sucediendo con los granos, que en forma gradual y pausada, pero cada vez más sostenida, van recuperando sus cotizaciones.

Por ahora se trata de indicios y no todos coinciden. Goldman Sachs Group Inc bajó el viernes pasado sus previsiones de precio del petróleo para este año y el próximo, argumentando que los valores seguirán bajos para garantizar que el suministro se reducirá con el tiempo.

"Advertimos que una recuperación prematura de los precios del petróleo puede frenar la corrección de la oferta petrolera y llegar a ser contraproducente", dijo en una nota de investigación un equipo del influyente banco de inversión.

Pero de todos modos, lo que se espera es una suba del principal determinante del precio de las materias primas, que sería importante en 2017. Goldman Sachs espera que el precio del petróleo Brent promedie US$ 39 por barril en 2016, pero pase a US$ 60 en 2017, una baja frente a sus pronósticos previos de US$ 45 y US$ 62, que no cambia la perspectiva de un 2017 mucho más fuerte para las materias primas.

Mientras, los granos van ganando terreno. La semana pasada el maíz ganó 3,2%, la soja 2% y también subió el trigo. Han tenido la mayor racha positiva desde diciembre y generan esperanzas de que lo peor haya pasado.

Aunque por algunos motivos preocupantes. Se va perfilando una Niña en el horizonte climático y los mercados ya empiezan a descontar toneladas de las proyecciones de producción futura.

Si una Niña se confirmara, el verano próximo de Uruguay podría ser de alto riesgo. Por ahora las chances de enfriamiento del Pacífico rondan el 50%.

Algunos otros síntomas de ajuste en el mercado de granos empiezan a emerger. El grupo empresarial europeo Cocereal estimó un descenso leve de la producción de granos de Europa en 2016 –que por ahora no coincide con las proyecciones de la Comisión Europea–.

Por otra parte, desde Brasil empiezan a surgir voces que marcan que con este nuevo dólar bastante por debajo de los 4 reales, tiene que mejorar el precio de la soja para que no caiga el área en la próxima primavera. Más al sur del país norteño, la producción arrocera se espera muy floja este año, algo que, sumado a la revalorización del real puede llevar a que parte del arroz uruguayo encuentre salida en el mercado brasileño.

En parte la consolidación de un piso para las materias primas dependerá de que se consoilde un piso para el petróleo. Por otro lado de que las áreas agrícolas empiecen a bajar. El mes de marzo muestra algunas señales. Pero la recuperación no será rápida como en 2009 tras la crisis de Lehman Brothers. Con otra gran cosecha de soja y maíz en América del Sur, la recuperación de los precios del agro será pasito a pasito.

La lechería en rojo

En Uruguay, los productores lecheros tienen una espera más larga para ver una recuperación porque cobran en pesos. Están ante un problema social. Como lo están en Argentina, donde puden darse manifestaciones de productores lecheros en breve. O en Europa, donde los precios también se han desplomado. Justamente una propuesta, originada en la Unión Europea (UE) busca limitar la producción de leche para darle firmeza al piso de precios tras liberalizar el mercado el año pasado que generó un aumento en la oferta que está sitiando los márgenes de los tamberos.

Esta semana, la Comisión Europea anunció que enviará una propuesta a los 28 países miembros para que reduzcan la producción. En los lácteos, la liberalización de los mercados, dando por primera vez en décadas la posibilidad a los productores de producir cuanto quieran, generó una ola de producción que es uno de los factores que llevan a una fuerte baja de los precios internacionales.

Paradojalmente la UE tuvo que votar a fines de 2015 un paquete de 500 millones de euros de ayuda a sus productores lecheros para soportar los muy bajos precios. Liberalización por un lado, pero intervencionismo por otro. Pasos pequeños, pero que pueden marcar el final de la fase de ajuste de las materias primas y de una recuperación tenue, pero que en un mundo de tasas de interés frecuentemente cero o negativas, puede devolverle atractivo a los alimentos.


Populares de la sección