Hay conocimiento para hacer bien las cosas

En lucha contra la garrapata apuntan a los mercados cárnicos
Hugo Ocampo, de su viaje a Tacuarembó

El problema de la garrapata que se presentó este año con mayor intensidad por problemas climáticos, generó además la detección de residuos en carne. Técnicos y autoridades que se reunieron el miércoles pasado en INIA Tacuarembó para tratar el tema concluyeron que "esto no puede seguir así", dijo a El Observador Agropecuario la técnica del Instituto Plan Agropecuario (IPA), Deborah César.

La veterinaria explicó que se dispone de una buena información que se debe aplicar con el asesoramiento veterinario para que los productores puedan elaborar un buen plan de saneamiento. Pero además hay que seguir luego esos planes y controlar la garrapata y, a futuro, alcanzar la erradicación.

César disertó en la jornada desarrollada en el INIA Tacuarembó en el lanzamiento del Plan de sensibilización y extensión en control de garrapata y tristeza parasitaria sobre la necesidad de atacar con responsabilidad el problemas de la garrapata y sus consecuencias. Aplicando lo que cada uno sabe para actuar y no lo cumple.

En el comienzo de su charla quedó decepcionada por la poca cantidad de productores que había en la elevada concurrencia que registró la actividad, en su mayoría veterinarios. Cuando preguntó quiénes habían visto la garrapata, algunos productores levantaron la mano, como también lo hicieron cuando les consultó si habían visto larvas del parásito.

En garrapata se terminó el "talanteo y la aguja fácil" y hay que hacer las cosas bien, dijo Deborah César,

César respondió que solo le creía a uno de sus colegas, porque lo podía hacer a través de un microscopio. Dijo con énfasis que se terminó el "talanteo y la aguja fácil" y hay que hacer las cosas como se debe, cumpliendo rigurosamente las indicaciones en las etiquetas de los antiparasitarios y llevando todos los registros en las planillas.

Se refirió a los productores y también a sus colegas al hablar de la necesidad de que hagan los seguimientos en los predios. La técnica de lIPA dijo además sentirse muy enojada cuando el mal manejo de los tratamientos puede llegar a los residuos en carnes.

Afirmó que no solo preocupan los mercados externos, sino también el mercado interno, por eso se deben hacer las las cosas procurando la mayor inocuidad.

El ministro Tabaré Aguerre, quien se refirió a esta problemática desde una visión macro de políticas agroepcuarias, dijo en un momento –en referencia a un proyecto sobre barreras sanitarias– que cuando hizo la defensa de la propuesta ante el Parlamento no habló del etión porque no sabía que existía, a pesar de que lo usaba en sus ganados. César le respondió que no lo sabía porque no leía le etiqueta.

El ministro dijo que leía el tiempo de espera pero que no sabía que el ectorade tenía etión. Pero también "por otra cosa, ya que me toreó", Aguerre resaltó que hay también un conjunto de extensionistas que son los que transmiten conocimientos, a veces bien y a veces mal, que son los que están del otro lado del mostrador en las veterinarias.