Hombres más educados muestran mayor reticencia a impulsar mujeres en política

Mayoría de la población es afín a incentivar la participación femenina
Los hombres que alcanzaron la educación terciaria son los que se muestran más reticentes a la hora de promover la participación de las mujeres en los cargos de decisión política, según se desprende de un informe realizado por la consultora Cifra.

La encuesta denominada Actitudes hacia la participación de mujeres en política y mecanismos de acción afirmativa en Uruguay señaló que el 66% de la población considera que debería haber más mujeres en cargos políticos de los que hay en la actualidad y el 77% considera positivo que en los próximos 10 años haya una presidenta mujer.

Sin embargo, al desagregar los datos según nivel educativo y sexo, las mayores reticencias se encuentran en los hombres que aseguran haber alcanzado el nivel terciario de enseñanza. En ese caso, mientras que el 64% de las mujeres con esa formación considera que debería haber más mujeres legisladoras y ministras, en los hombres la respuesta alcanza el 49% de apoyo. Algo similar ocurre con la pregunta sobre la ley de cuotas aplicada en las elecciones nacionales de 2014, la cual obligaba a los partidos a que en en las listas hubiese cada dos personas de igual sexo una tercera con el sexo opuesto.

El 62% de los hombres con educación terciaria está en desacuerdo con la norma, mientras que en las mujeres esa postura la mantiene el 47%,

Luego, ante la pregunta de si en las próximas elecciones debía aplicarse el criterio de cuota, de paridad (misma cantidad de hombres que de mujeres) o ninguna de las dos, otra vez fueron los hombres con el nivel educativo más alto los más reticentes a impulsar estas normas: el 58% opina que no habría que aplicar ninguna de las dos, mientras que en las mujeres con el mismo nivel educativo esa respuesta alcanza el 42%.

Por otra parte, el 77% de los encuestados considera que sería positivo que de aquí a diez años hubiese una mujer presidenta en Uruguay. Al desagregar los resultados el menor apoyo se da entre los hombres de educación terciaria, en donde la respuesta positiva disminuye a 67%.

La directora de CIFRA, Mariana Pomiés, señaló que este grupo, que es "el que más se resiste a aumentar la participación de la mujer" también "es el público que está en las cúpulas de dirección de la política y de las empresas" y que, por tanto, "se ven amenazados por la participación de la mujer".

El estudio concluye que si bien "la gran mayoría" de la población está de acuerdo con que debe haber más participación de las mujeres en política, hay dudas sobre cuál sería el mejor camino para lograrlo. Esto se debe a que luego de la aplicación de la ley de cuotas aumentó el escepticismo con respecto a esta medida en particular.

Por otra parte, la mayoría de quienes quieren que se apliquen medidas para fomentar la participación femenina, prefiere una ley de paridad antes que una de cuota.

Ley con resultados insuficientes


Luego de la aplicación de la ley de cuotas, las mujeres electas como titulares llegaron al 19,4% en el Parlamento, lo que implica el porcentaje más alto de participación femenina en la historia del país. Sin embargo, la presencia de las mujeres en las cámaras sigue siendo baja si se compara con la mayoría de los países de América Latina, advierte el proyecto Atenea, impulsado por ONU Mujeres y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).


Populares de la sección