Hospitales obligados a internar a adolescentes que intenten suicidio

Deberán permanecer en esos centros hasta que sean evaluados por un equipo especializado
La población uruguaya tiene los peores índices de suicidios de la región. El último año, 643 personas se mataron. En promedio fueron dos por día. Desde el año 2002 no había registros tan elevados.

Las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) identificaron el tema como uno de los problemas prioritarios para corregir en el quinquenio. Con ese fin, establecerán como obligatoria la internación de menores de 15 años que tengan un intento de autoeliminación. Según establece el documento de Objetivos Sanitarios de agosto, deberán permanecer en hospitales y sanatorios generales hasta que puedan ser evaluados por un equipo técnico especializado. Esta es una de las medidas para lograr llegar a tiempo, antes de que se produzca el suicidio.

Desde el 2013 la tendencia muestra que los suicidios van en aumento, y es un indicador que preocupa a las autoridades. Otra de las estrategias de la cartera será recomendar al sector educación que incluya la temática en la currícula de Primaria, Secundaria y la Universidad.

Sector salud con problemas


Una de cada cuatro adolescentes embarazadas tuvo más de un hijo. Más de 8.000 personas mueren cada año como consecuencia del cáncer. Hay servicios insuficientes para el tratamiento de personas con discapacidad. Existen inequidades en el acceso a tratamientos en los diferentes centros del territorio.
"Persisten elementos de fragmentación del sistema que comprometen la oportunidad, continuidad y equidad de la atención", dice el informe utilizado como una "hoja de ruta" para implementar políticas.

Ese fue parte del diagnóstico de la situación sanitaria que realizaron las autoridades del MSP cuando asumieron.

En un extenso documento de más de 230 páginas, reconocieron grandes carencias en asistencia, inequidades en el territorio, falta de equipos capacitados en algunas materias, carencias en la regulación o problemas en la fiscalización del cumplimiento de algunas normas.

Sin embargo, todavía es solo un borrador, porque de manera continua lo actualizan con nuevos datos, nuevas estrategias y metas, para paliar los problemas sanitarios que tiene el país. Hay metas que reconocen como ambiciosas y otras que solo buscan mantener la tendencia decreciente, por ejemplo de la mortalidad infantil.