IMM creará grupo de ayuda para funcionarios con adicciones

Un equipo de profesionales trabajará en el tratamiento de esa problemática
El consumo de drogas y sus efectos en el ámbito laboral es un problema que afecta a la sociedad en general y al que la Intendencia de Montevideo no es ajena. Las inasistencias se repiten, los problemas de relacionamiento persisten independientemente del área en la que el funcionario sea reubicado y, en algunos casos llevan a que ocurran riñas.

La respuesta que daba hasta ahora la comuna para esas conductas era la suspensión, sin embargo, la administración de Daniel Martínez busca ahora dar nuevas soluciones y que los problemas de drogas no sean una motivación para el despido de los funcionarios.

Con ese motivo, se creará un equipo de apoyo para el tratamiento de adicciones en los trabajadores.

La iniciativa surge tras la aprobación del decreto del Poder Ejecutivo que prohíbe el consumo de alcohol y otras drogas en el horario laboral y que habilita a las empresas a realizar controles.

Se busca así, "brindar un apoyo alternativo a los controles positivos de sustancias y a las eventuales solicitudes de ayuda cursada por los propios funcionarios, a través de la creación de un Grupo de Trabajo y Orientación (GTO)", dice la resolución que está para ser aprobada en los próximos días.
.
El director de Gestión Humana de la comuna, Eduardo Brenta, dijo a El Observador que se busca dar una herramienta a los trabajadores y "no tener una actitud sancionatoria sino abrir la puerta a una solución de fondo".

El consumo problemático de drogas hace que se descuide el ámbito laboral, se generan inconductas y muchas veces el trabajador puede terminar siendo despedido. Pero "una persona sin trabajo es mucho más difícil de rehabilitar", explicó el doctor Antonio Stankevicius, quien será el encargado del equipo de apoyo.

La idea es entonces mantener al trabajador vinculado y abordar la problemática con enfoque sanitario e inclusivo.

A diferencia de los grupos de autoayuda, estos grupos contarán con un equipo coordinador que orienta el tratamiento y que contará con especialistas y con el apoyo de organizaciones como Alcohólicos Anónimos y Narcóticos Anónimos.

Para ingresar a los grupos, los funcionarios deberán tener una entrevista previa. El grupo funcionará una vez a la semana, con una duración de 90 minutos en la que contarán sus problemas y se terminará con una sesión de mindfulness (atención plena).

El ingreso será voluntario. Esto se debe a que para que el tratamiento sea efectivo, la persona tiene que sentir que tiene un problema, explicó Stankevicius a El Observador.

El encargado del equipo destacó que solo con los grupos de ayuda no se resuelve el problema, por lo que una vez que los funcionarios hayan comenzado a tratarse, se buscará derivarlos a lugares de asistencia más específica.

Si bien ha habido sanciones por consumo de drogas en el trabajo, en términos generales el mayor porcentaje de las sanciones importantes y destituciones se debe a inasistencias.

Entre los objetivos de la propuesta está entonces el aumento del presentismo, la reducción de los accidentes laborales, la disminución de patologías crónicas y que mejoren las relaciones laborales.

Protocolo

La comuna trabaja además en la elaboración de un protocolo para saber cómo actuar en el momento en que se detecta a un funcionario bajo los efectos del consumo de drogas.

"La idea no es encapsular a ese funcionario o sentarlo en una silla y dejarlo aislado" como sucede actualmente en esa y otras dependencias del Estado, había dicho Brenta a El Observador en setiembre.

Así, en conjunto con la Asociación de Obreros y Trabajadores Municipales (Adeom), se trabaja en la elaboración de pautas para esos casos.

Estos grupos de ayuda se enmarcan dentro de un periodo de excepción que establecería ese protocolo para tratar de rehabilitar, y reinsertar en lo laboral a los trabajadores.

La idea es que al equipo de trabajo sean derivados los funcionarios tanto de la intendencia como de los ocho municipios.

Caso

En agosto, la IMM sancionó a tres trabajadores con cinco, cuatro y tres meses de suspensión por consumir drogas en el trabajo. Ya habían registrado inasistencias.

Populares de la sección