IMM prepara nuevos operativos de control de perros en las calles

En un año la comuna aplicó 183 multas por distintas infracciones
A un año del comienzo de la fiscalización sobre tenencia responsable de animales, la Intendencia de Montevideo (IMM) asegura que se ha ganado una batalla y que hubo un cambio cultural.

La comuna comenzó hace un año acciones en ese sentido como parte de una política de "pactos de convivencia", que comprendió la advertencia y luego la fiscalización por no usar correa o bozal en el caso que corresponda, por no retirar los residuos de los animales o por invadir espacios de plazas y parques destinados a juegos infantiles.

Para mediados de noviembre la IMM prevé comenzar nuevamente operativos de control focalizados en la tenencia responsable de perros. Por otra parte, desde marzo de 2017, se realizará una campaña de concientización en escuelas públicas y privadas.

Desde el 9 de noviembre de 2015 se aplicaron 183 multas por infringir esa normativa. La mayoría de ellas, 156, fueron por "conducir animales en la vía pública sin utilizar collar y correa o bozal". Para esa infracción, la normativa departamental prevé una multa de dos unidades reajustables ($ 1.854 a valores actuales), por la que se recaudó unos $ 280 mil en el año.

Luego le siguieron, aunque muy por debajo, las sanciones por no retirar los residuos dejados por el animal, cuya multa también es de dos unidades reajustables y fueron 16. Otras 11 fueron aplicadas por ingresar con animales a espacios reservados para niños. En ese caso, las sanciones van entre tres y cinco unidades reajustables.

El prosecretario de la intendencia, Christian Di Candia, explicó a El Observador que el programa de fiscalización ha variado, y si bien hay un control constante, se realizan cada cierto tiempo operativos focalizados. Aunque el control comenzó en los municipios B (Cordón, Centro, Ciudad Vieja) y CH (Punta Carretas, Buceo, Pocitos, Malvín), actualmente se realiza en toda la ciudad.

"Desde el momento en que lanzamos los primeros días de fiscalización hemos ido evaluando. Cuando lanzamos una fiscalización un poco más fuerte fue porque vimos que en algunas zonas se necesitaba una presencia más fuerte; o porque empezábamos a ver más perros sueltos o veredas que no estaban tan limpias", explicó.

Di Candia asegura que esa política da resultados en la práctica, porque la ciudadanía no se acostumbra a tener siempre el mismo control, y también en lo estratégico porque el vecino "siente que el espacio público está controlado".

Afirmó que han visto resultados positivos en la limpieza. "Hay una conciencia social mucho más fuerte sobre el tema", señaló, y si bien quedan quienes no respetan, es "muy difícil" ver a la gente paseando el perro sin la bolsita.

En la IMM también ven avances en el uso de los 22 espacios públicos destinados para que los perros puedan estar sin correa.

Correa, bozal y perros sin dueño

Como se evidencia en la cantidad de multas aplicadas, el uso de la correa es donde todavía no se logró un cambio, y los dueños siguen llevando a las mascotas sueltas, dijo Di Candia. "Los cambios culturales llevan su tiempo y es un proceso largo", agregó.

Si bien cuando se comenzó a controlar la normativa sobre perros la comuna multaba también a perros de gran tamaño que circulaban por la vía pública sin bozal, ante reclamos se decidió dejar la fiscalización a criterio del inspector.

El prosecretario explicó que no hay consenso a nivel mundial sobre lo que debe regir, y por tanto, quien controla puede decidir en el momento si corresponde sancionar o no dependiendo de si se trata de una situación que puede generar peligro, o si el perro está en un espacio no permitido.

Por otra parte, la comuna tiene dificultades para controlar la tenencia de animales en la periferia de Montevideo, donde hay muchos perros sin dueño. Se trabaja entonces en la posibilidad de realizar planes de castración masivos para limitar ese problema. Según estimaciones de la Comisión Nacional de Zoonosis, en Montevideo hay unos 600 mil perros, y aproximadamente 9 de cada 10 de los que de forma habitual están en la calle, tienen dueño. La cifra no es exacta, por lo que se trabaja también en dimensionar el problema.

Populares de la sección