Industriales advierten pérdida de atractivo fuera de zonas francas

CIU planteó sus dudas sobre el momento de avanzar en TLC con China
El manejo macroeconómico, las relaciones laborales y su regulación, los cambios tributarios introducidos por la última Rendición de Cuentas y las decisiones de inserción internacional fueron algunos de los aspectos cuestionados por los industriales durante la celebración del 118º aniversario de la gremial del sector. La gremial anunció que continuará con la queja ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que dejó en suspenso desde el inicio de la actual administración.

Ante la mirada atenta de la ministra Carolina Cosse –que participó como oradora del evento–, el presidente de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Corallo, dijo que "la actividad industrial en Uruguay se convirtió en poco atractiva" y para las empresas del sector que no trabajan en zonas francas, "los últimos años se han transformado en sinónimo de década perdida". El núcleo duro del sector mantiene cuatro años sin crecimiento y, según las estadísticas oficiales, la producción se encuentra 9% por debajo de los niveles de 2012, similar a 2008. Los industriales atribuyen esa caída al a un peor contexto regional, el encarecimiento de la economía frente a sus socios comerciales –atribuida a las políticas de gasto público contrarias al ciclo económico–, las tarifas de servicios públicos más altas que en la región y "una creciente presencia del Estado en los negocios".

Respecto a las relaciones laborales, el presidente de la CIU criticó la regulación actual y sus últimos cambios. "Aspiramos a que si no se legisla para mejorar la competitividad, al menos que lo que se legisle no la empeore", dijo Corallo. En ese sentido, reclamó una "modificación del marco legal que regula las relaciones laborales" que imponga normas "eficaces y equilibradas".

"Hemos visto en los últimos días que se adecuaron ágilmente los criterios y lineamientos para las negociaciones en los Consejos de Salarios. Entendemos que esta misma agilidad debería darse a las observaciones de la OIT", reclamó Corallo. El titular de la CIU dijo que el sistema de negociación colectiva "en situaciones de bajo crecimiento tiene impacto negativo sobre el empleo, y no posee la flexibilidad adecuada para salvaguardarlo", así como tampoco refleja las diferencias a nivel de empresa por sector en perjuicio de las pymes.

Dudas por TLC con China

Corallo cuestionó además la oportunidad de la negociación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China. El representante de los industriales planteó una serie de cuestionamientos al respecto: "¿Es este el mejor momento para que Uruguay se embarque en un proceso de negociación como el propuesto con China? ¿Son las condiciones actuales de competitividad del país las más apropiadas? ¿Qué impactos tendrá sobre la industria local un desmantelamiento arancelario con China? ¿Cómo se ha medido, bajo qué supuestos y con qué criterios? ¿Es China el mejor país con el cual negociar en las actuales circunstancias? ¿Es este el mejor modelo de negociación?", se preguntó. En ese sentido, dijo que la gremial empezó a trabajar en la evaluación del impacto de un eventual tratado para "construir una posición que contemple los intereses de la industria y de la gente vinculada a ella".

La visión de Cosse

La ministra de Industria, Carolina Cosse, enfatizó la importancia del sector como "motor de capacidades y desarrollo". Dijo que debe avanzar a partir de la innovación y la incorporación de investigación científica. Pero para eso, sostuvo, se debe "proteger la industria actual". Sobre un eventual TLC con China, dijo que es "secundario" y lo más importante es la voluntad del gigante asiático de una alianza estratégica. Aseguró que el gobierno consultará "a todos los actores" de la industria.