Inflación baja deja sin efecto los correctivos en acuerdos salariales

Más de 100 convenios tienen la corrección para julio pero es muy factible que quede sin efecto
La moderación de la inflación –que comenzó a darse en la segunda mitad del año pasado– se consolidó en la primera parte de 2017. Luego de ingresar en marzo al rango meta oficial (3% a 7%) gracias a la baja del dólar, la caída en el precio de los alimentos y de las presiones domésticas la llevó en mayo a su menor registro en más de una década (5,58%).

El comportamiento de los precios fue el centro del debate en la última ronda de negociación salarial en el sector privado. La bandera del PIT-CNT fue que los correctivos por inflación se gatillaran de forma anual para evitar que se diera una eventual pérdida de poder adquisitivo durante la vigencia de los convenios.

Esa posición se había defendido en un contexto de presiones inflacionarias crecientes que le marcaron el pulso a las negociaciones durante 2015 y 2016. Incluso en ese año la suba de precios superó la barrera psicológica de los dos dígitos.

En ese contexto el gobierno se mantuvo firme en defender los lineamientos con ajustes nominales decrecientes, pero con el paso de los meses accedió a flexibilizar los tiempos para los correctivos y permitió que los acuerdos contemplaran en sus cláusulas ajustes adicionales en plazos menores a 24 meses si fuera necesario.

Los primeros convenios que tenían correctivos pactados fueron los que vencieron en junio de 2015. Pero en diciembre de 2016 con la inflación consolidada a la baja la corrección fue mínima y en enero se pagó un 0,3 % en 18 grupos que se habían autoclasificado como "en problemas". No fue necesario para el resto que se habían clasificado como "intermedios" (23) y "dinámicos" (13) que ajustaron sus salarios algunos puntos por encima.

Para julio próximo hay dos grandes grupos de convenios que tienen el correctivo programado. El primero incluye a unos 30 convenios colectivos que vencieron en diciembre de 2015 y que negociaron en la primer semestre de 2016, por lo que colocaron correctivos a 18 meses. En una segunda tanda hay alrededor de 100 convenios que vencieron en junio de 2016, pero que fijaron el correctivo por inflación pasada para que se pagara en forma anual si había pérdida de salario. Aquí están incluidos sectores como supermercados, rurales y construcción, por ejemplo.

Pero todo indica que esas correcciones volverán a quedar sin efecto para los sectores intermedios y dinámicos, y que será mínima o inexistente también para los denominados "en problemas".
Estos últimos tendrán al terminar junio un ajuste salarial acumulado de 11,7% en el caso de los que utilizan los 18 meses como referencia para la corrección, y de 8,1% para los que la referencia son los últimos 12 meses.

La inflación en los últimos 17 meses a mayo fue de 11% y de 5,1% en el acumulado de los 11 meses a mayo. Hoy los pronósticos apuntan a que el comportamiento de los precios no tendrá grandes sobresaltos en los próximos meses.

Incluso algunos analistas privados ya comienzan a proyectar una suba de precios dentro del rango meta (3% a 7%) por un período mayor al que vislumbraban unos meses atrás, ya que ahora la suba del Índice de Precios al Consumo (IPC) no solo se modera por un tipo de cambio que permanece planchado.

Los precios al consumo subieron apenas 0,13% en mayo, lo que llevó el registro de inflación interanual a 5,58%. Un nivel tan bajo no se alcanzaba desde diciembre de 2005. De ese modo, la inflación se moderó respecto al registro de 6,46% del mes anterior.

Con el dato del mes pasado y la evolución que mostraron algunos de los componentes de los precios, hay analistas que consideran como "muy factible" que la inflación se mantenga dentro del rango meta por unos "cuantos meses más", que excederán el año 2017.

El dólar bajo juega

De abril a mayo, la media de los expertos consultados por El Observador redujeron en $ 1,2 su proyección para el dólar a fin de año, hasta $ 30. Lo mismo sucedió con el horizonte de finales de 2018, pasando de $ 33,8 a $ 32,4 en el consenso de los economistas. Esto llevó a una corrección también a la baja de las expectativas inflacionarias.

Populares de la sección