Inflación orilló el 10% y analistas ven probable que pase ese umbral

Ajustes de tarifas explican escalada del ritmo de aumento de precios en enero, que alcanzó 9,7%
Los aumentos de las tarifas públicas le dieron un nuevo impulso a la inflación, que alcanzó en enero su mayor registro desde febrero de 2014 y se ubicó a un paso del 10%. El fin del acuerdo de precios a fines de enero, las turbulencias en los mercados financieros y eventuales dificultades climáticas elevan la probabilidad de que el ritmo de aumento de precios trepe a los dos dígitos en los próximos meses, complicando el panorama para la nueva ronda de negociación colectiva.

Los precios al consumo subieron 2,45% durante el primer mes del año, según los datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta manera, la inflación interanual escaló de 9,44% a 9,68% durante el último mes, su mayor registro en casi dos años y próximo a la barrera del 10% que durante los últimos años funcionó como una meta implícita de política económica. Esto es, los agentes económicos consideraban que por más que la inflación superara el objetivo explícito de las autoridades de entre 3% y 7%, no iba a trepar a los dos dígitos.

La economista de Deloitte, Florencia Carriquiry consideró que en los niveles actuales, hay "un riesgo cierto" de que la inflación supere el 10% en 2016. De hecho, los pronósticos de la consultora la ubican muy cerca de ese umbral en próximos meses. Esas proyecciones no incorporan una eventual baja de los combustibles, algo que con el actual panorama de precios del petróleo aparece como una posibilidad en un escenario en que se intensifique el riesgo de alcanzar los dos dígitos, según se explicó.

"Al mismo tiempo también existe la posibilidad de que la suba del dólar sea más rápida de la que veníamos manejando en nuestros pronósticos y eso impacte en sentido contrario (a una eventual baja de naftas) sobre los precios minoristas", dijo Carriquiry.

La culpa es de las tarifas

Los ajustes de tarifas fueron uno de los principales responsables de la escalada de la inflación. Según datos de la Unidad de Análisis Económico de El Observador a partir de la información del INE, el costo de los servicios que provee el Estado pasó de aumentar a una tasa interanual de 5,1% en diciembre a 7,8% en el último mes relevado.

Durante el último año, los servicios públicos dejaron de ser un amortiguador de la inflación para pasar a alimentar la dinámica de precios. En enero de 2015, los servicios públicos se encontraban 1,1% más baratos que en igual mes del año anterior.

Para el economista Santiago Rego de CPA Ferrere el balance de objetivos de la política económica podría estar "virando" hacia una mayor ponderación del objetivo fiscal en detrimento del objetivo inflacionario, "relajando" la restricción del 10%, si se toma en cuenta que los lineamientos para el sector privado ponen un IPC de 12% como cláusula de salvaguarda antes de renegociar los convenios salariales.

"En términos de perspectivas el dato no supone modificaciones respecto al diagnóstico: tendremos un primer semestre complicado con una inflación en torno a 9,7%, lo cual aumenta la probabilidad de superar el 10% si ocurren shocks externos/internos. Para el cierre del año, en ausencia de innovaciones que supongan mayor presión a la política económica, la inflación cerraría el año en 9,5%", expresó.

Por su parte, para Guzmán Etcheverry del Centro de Economía, Sociedad y Empresas del IEEM, el aumento de tarifas no solo aceleró la inflación, sino que actuó como "limitante" a la recuperación de competitividad por el lado cambiario. Según sus proyecciones, el tipo de cambio hoy podría estar en $ 32 y aún mantenerse la inflación por debajo del 10% si el ajuste tarifario no hubiera existido.

"El camino que está siguiendo el gobierno para controlar el déficit fiscal imposibilita que los precios administrados puedan ser un instrumento relevante para controlar la inflación. Por lo tanto, lo que podríamos esperar es que disminuya la inflación subyacente debido a la caída en la demanda agregada provocada por la desaceleración económica del país", dijo Etcheverry.

Para el economista de Oikos, Pablo Moya, la moderación inflacionario de mediano plazo vendría por el lado de una menor demanda de bienes que operaría a la baja de algunos precios, en un contexto de caída del consumo de las familias. En su opinión, el gobierno se ha quedado sin margen para realizar política fiscal –que ha sido la más eficaz en el combate a la inflación–y la política monetaria no ha tenido impacto. l

Inflación subyacente en sus registros más altos

La inflación subyacente, la medición que hace a un lado los bienes y servicios más volátiles o discrecionales de la canasta de consumo, se agravó en enero y se ubicó por segundo mes por encima del 10%.

El indicador de inflación subyacente que realiza la Unidad de Análisis Económico de El Observador registró un aumento de 10,18% interanual, el mayor desde que comienza la serie, en diciembre de 2011.

Esto se explicó por un mayor empuje de los dos grandes componentes del indicador. Por un lado, la inflación transable –bienes y servicios que se comercian con el exterior y por lo tanto, se ven afectados por el tipo de cambio– se aceleró muy levemente, de 10,5% en diciembre a 10,6% en el último mes.

En tanto, la inflación no transable –bienes y servicios producidos en Uruguay para el mercado doméstico– pasó de 9,9% a 10%.

Con pinzas

La suba de 2,45% de los precios durante el primer mes del año arrastra el efecto UTE Premia. El descuento de la tarifa provocó una baja en el costo de vida por única vez en diciembre, que luego se recompone en enero. Quitando el efecto UTE Premia, los precios subieron 1,54% en enero.

Populares de la sección