Intermediaria con Venezuela centrará denuncia judicial de los blancos

El rol de la empresa Aire Fresco, sobreprecios y Fondes serán investigados por la Justicia
El Partido Nacional evalúa si la denuncia judicial que presentará por los negocios entre Uruguay y Venezuela –que Diputados se negó a investigar– la firman únicamente los blancos o si también invitarán a hacerlo al Partido Colorado e Independiente que apoyaron la formación de una comisión investigadora que naufragó por falta de votos.

El diputado Jaime Trobo, comentó ayer a El Observador que uno de los puntos a investigar refiere a la empresa Aire Fresco, una Sociedad Anónima creada en 2007 que empezó a declarar ante la DGI en 2011 cuando concretó los primeros negocios, como intermediadora, con entidades estatales de Venezuela.

Para el Partido Nacional, según el informe que presentaron en el Parlamento, Aire Fresco "notoriamente fue beneficiada al ser designada para hacerse cargo como contraparte nacional de las entidades públicas que tienen en Venezuela en forma exclusiva la importación y comercialización de bienes y servicios".

La Sociedad Anónima dirigida por dos extupamaros, participó en la venta de productos uruguayos: cereales, pollo y arroz.

Una de las dudas de los legisladores de la oposición, dijo Trobo, es determinar por qué el gobierno uruguayo –bajo la administración del Frente Amplio– eligió a esa empresa en lo que puede configurar un abuso de funciones por la forma en que se tomaron las decisiones, pero eso lo determinará la Justicia.

Se concedió "una preferencia irritante" a favor de Aire Fresco, afirmaron los blancos en el documento que presentaron en Diputados al solicitar la formación de una investigadora. "Quién la designó, cómo fue seleccionada, qué aportes hizo el Fondes a empresas que vendieron a Venezuela como Funsacoop y Urutransfor, quiénes redactaron los textos de los acuerdos", son las preguntas que quedaron sin resolver en un caso que la Justicia penal ya investiga por una denuncia del abogado Gustavo Salle.

El diputado Trobo, dijo ayer a El Observador que en el año 2006 –en el primer gobierno de Tabaré Vázquez– "el modus operandi" fue parecido al elegirse a la empresa uruguaya Umissa para vender casas prefabricadas a Venezuela.

El negocio era por US$ 150 millones por 20 mil viviendas, y en "el medio apareció Guido Antonini Wilson" un hombre vinculado a Venezuela que cobró notoriedad cuando reconoció que en 2007 ingresó a Argentina, en año electoral, una valija con US$ 800 mil sin declarar.

El diputado Daniel Radio (Partido Independiente) dijo ayer a El Observador que antes de ese episodio de la valija, hubo una transferencia de US$ 18 millones, "que están documentados" desde Umissa a una cuenta bancaria donde uno de los titulares es Antonini Wilson.

La denuncia judicial de los blancos también referirá a la existencia de sobreprecios en las ventas a Venezuela que puede corresponder a motivos de mercado o, según Trobo, a un caso de lavado de dinero en Venezuela.

Del otro lado, el diputado, Daniel Placeres (MPP), cuestionó la intención de la oposición de crear una comisión investigadora para indagar negocios de privados con Venezuela con el apoyo del Estado uruguayo.

Placeres aseguró ayer en el programa Desayunos Informales de canal 12 que "nunca" estuvo vinculado a Aire Fresco y que su rol fue de "abrir puertas".

"Abrí algunas puertas. Yo me estoy dedicando en el Parlamento a ser portero, porque todo el mundo te pide abrir puertas. La pregunta es cuando uno abre las puertas para uno o para la sociedad en su conjunto. Ayer también cayó a tierra que es mentira que existe un monopolio de Aire Fresco, que yo conozco a los dueños que son gente muy honesta y trabajadora", afirmó. Durante la sesión "hubo mucho charamusco y poca evidencia", afirmó Placeres.

Populares de la sección