Irak busca reconquistar Mosul, el principal bastión del EI

Tras los ataques, que cuentan con apoyo de EEUU, ya recuperaron una decena de localidades
En la ofensiva más importante de los últimos años llevada adelante por las fuerzas de Bagdad, el gobierno iraquí se disponía ayer a apoderarse de varias zonas en los alrededores de Mosul, que desde 2014 estaban dominadas por el Estado Islámico (EI). Entre ellas se encuentra Qaraqosh, la mayor ciudad cristiana de Irak.

Desde que comenzó la ofensiva, el pasado lunes, las fuerzas iraquíes consiguieron liberar más de una decena de localidades controladas por los yihadistas.

Ayer, en el tercer día de la campaña por recuperar el principal bastión del EI, las tropas gubernamentales lograron conquistar la localidad de Al Zauia, al sur de Mosul. Se trata de un punto de encuentro para los miembros y líderes de la organización radical, según las autoridades.

Se calcula que son entre 3.000 y 5.000 los combatientes de ese grupo yihadista los que se encuentran en la zona. Ante la ofensiva, los jefes del EI abandonaron la ciudad de Mosul y son los yihadistas extranjeros "quienes se quedarán para el combate", señaló en una videoconferencia desde Bagdad el general estadounidense Gary Volsky.

Las fuerzas iraquíes reciben el apoyo de una coalición internacional liderada por Estados Unidos que, además de su aviación, tiene militares desplegados en el terreno, en labores de asesoramiento y entrenamiento.

Pese a los logros, el presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó que será una "batalla difícil".

En tanto, el EI está tomando medidas para resistir al asedio, entre las que se encuentra el establecimiento de una nueva red de comunicaciones seguras, dijo a la agencia EFE el jefe del Comité de Seguridad del Consejo de la provincia de Nínive, Mohamed al Bayati. En Nínive es donde se encuentra Mosul.

La contraofensiva implicó por otra parte la ejecución pública de doce jóvenes de Mosul, acusados de haber espiado en contra de los "soldados del califato" islámico.

Se calcula que los residentes de esa ciudad y rehenes del EI son alrededor de un millón y medio, y preocupa que sean utilizados como "escudos humanos".

En la zona donde se desarrolla la ofensiva, se encuentra Qaraqosh, la mayor ciudad cristiana del país, y que fue tomada por el EI en 2014.

En la lucha por recuperar esa ciudad, las tropas federales ingresaron el martes en numerosos barrios.
Previo a la llegada del grupo yihadista vivían allí unas 50 mil personas, que debieron huir hacia Erbil, capital del Kurdistán iraquí.

Civiles en medio del bombardeo

Son cientos de miles los civiles que se han visto sacudidos por los bombardeos contra el EI.

"No dormimos en toda la noche por culpa de los ataques aéreos. Oímos grandes explosiones pero no sé cuáles son sus objetivos", afirmó a la agencia AFP Abu Saif, un residente de 47 años.

"La ciudad está aislada del mundo", advirtió, y agregó que ya casi no hay comercio y faltan alimentos.
Hasta ahora solamente algunas decenas de familias han podido abandonar Mosul aunque se estima que unas 200.000 personas podrían desplazarse en las dos primeras semanas desde el inicio de la ofensiva.

El número podría aumentar significativamente a medida que avancen los ataques, por lo que organizaciones humanitarias internacionales y las autoridades iraquíes trabajan en el norte de Irak en la construcción de varios campamentos para dar refugio. Hasta ayer había unas 60 mil tiendas de campaña prontas.

Alto al fuego en Yemen por tres días

Un nuevo cese al fuego de 72 horas entró en vigencia ayer a la medianoche en Yemen, donde las fuerzas progubernamentales enfrentan a rebeldes chiitas hutíes, quienes bajo presión parecen más dispuestos a llegar a un acuerdo. Sin embargo, los combates y bombardeos aéreos continuaron en diferentes frentes y provocaron al menos cinco muertos. El conflicto, que ya lleva 18 meses, dejó 6.900 muertos, 35.000 heridos y tres millones de desplazados.

Fuente: Agencias

Populares de la sección