Israel detecta flujo de antisemitismo en redes uruguayas

El director del Departamento de combate al antisemitismo dijo que hubo un avance del antisemitismo a nivel global en los últimos 10 años
Para el director del Departamento de combate contra el antisemitismo de la cancillería Israelí, Gideon Behar, hubo un avance del antisemitismo a nivel global en los últimos 10 años y Uruguay no escapa a esa lógica. Behar fue uno de los principales oradores en el Foro Global contra el Antisemitismo en Latinoamérica, que tuvo lugar en Buenos Aires la semana pasada. Luego de la conferencia, el diplomático israelí estuvo algunas horas en Montevideo donde se reunió con el ministro de Interior, Eduardo Bonomi.

¿Por qué el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí tiene una división especial para hacer frente al antisemitismo?
Porque el antisemitismo aumentó en los últimos 10 o 15 años. Y si bien es una amenaza para los judíos y para Israel, el problema va más allá de la cuestión judía. El antisemitismo es un problema global, un peligro para las sociedades en su conjunto, y para los valores democráticos dado que amenaza la igualdad de derechos. El combate al antisemitismo es una lucha por un mundo mejor.

¿Cómo evalúa la situación actual del antisemitismo en el siglo XXI?
Después de la Segunda Guerra Mundial pensábamos que el antisemitismo había terminado. La gente decía "nunca más". Pero desafortunadamente estábamos equivocados. En Europa Occidental hoy vemos niveles muy altos de antisemitismo en países como Francia, Bélgica, Grecia, Hungría, Suecia, los Países Bajos, entre otros. También vemos niveles crecientes de antisemitismo en América Latina.

¿Cómo saben que el antisemitismo aumentó en América Latina? ¿Hay alguna forma objetiva de medirlo?
Nosotros monitoreamos los incidentes. En América Latina los mecanismos de monitoreo son escasos, mientras que en Europa hay muy buenas organizaciones que monitorean y obtienen buena información. De todas maneras, en América Latina vimos más incidentes en los últimos dos años y vemos un aumento de actividad en redes sociales en español y portugués. Hay algunas páginas web y sitios en Facebook donde se difunde un discurso de odio que tiene miles de seguidores. Lo que hay que entender es que estas páginas no solo promueven antisemitismo, sino racismo y odio hacia cualquier tipo de minorías.

¿Cómo evalúa la situación en Uruguay?
Nos preocupó mucho el asesinato de David Fremd, meses atrás. Nos sorprendió y nos shockeó ver que en un país tan pacífico como Uruguay, un judío fue asesinado por ser judío y por motivaciones antisemitas. En términos generales creemos que el nivel de antisemitismo en Uruguay es bajo comparado con otros lugares, pero hemos vistos incidentes y también se ven grafitis contra judíos y presencia en redes sociales que proviene de Uruguay.

¿Cuál es el impacto de las redes sociales en este tema?
Internet y los medios sociales son canales principales para la divulgación de un discurso de odio y discriminación. Y tienen una influencia enorme. Creemos que es necesario hacer acciones de forma inmediata en el área de las redes sociales, en sitios como Taringa, Facebook, Twitter, Instagram y Youtube. Creo que realmente debemos prestarle atención a lo que pasa en las redes y no subestimar su fuerza para cambiar actitudes en la sociedad de forma rápida. Debemos estar vigilantes, no se puede dejar ese terreno desierto.

¿Cuáles diría que son las fuentes del antisemitismo en la actualidad?
Una de las fuentes es la ideología que proviene de la derecha extrema, los grupos neonazis o los partidos fascistas. Otra fuente es el islam radical, que es la forma de antisemitismo más violenta en la actualidad. Una tercera fuente proviene de la izquierda y un ejemplo lamentable son las declaraciones recientes antisemitas del Partido Laborista en el Reino Unido.

¿Cómo se combate el antisemitismo?
Hay que tener una aproximación holística y multidisciplinar. A un problema complejo no se le puede dar una respuesta simple. Lo que necesitamos es que la lucha contra el antisemitismo sea liderada por personas que no son judías. Es importante que los gobiernos, las instituciones internacionales, la sociedad civil, la prensa, los líderes religiosos tomen medidas. Se necesita educación para la tolerancia, los valores y el compromiso. Tenemos que enseñarles a nuestros hijos a ser activos en los asuntos de la sociedad. También debe haber legislación adecuada y que se aplique. Finalmente, necesitamos diálogo cultural y diálogo interreligioso para construir confianza y reducir tensiones.

Populares de la sección