Jazz bajo las estrellas del sur

Como ya es tradicional, Francisco Yobino presenta una nueva edición del Festival Internacional de Jazz de Punta del Este, que desde este jueves al 8 de enero se realizará en la finca El Sosiego. Vacas y turistas, agradecidos

Lejos de la agitación veraniega y la histeria consumista de Punta del Este, hay un remanso de paz y música disponible para quienes deseen disfrutar del mejor jazz  rodeados de campo, bajo las estrellas del sur y acariciados por las frescas brisas de Punta Ballena. Suena ridículo, pero las vacas saben gozar de este tipo de música antes que nadie. Lo saben quienes vieron a las primeras acercarse al alambrado en las primeras ediciones del evento y lo puede comprobar haciendo una búsqueda en Youtube a partir de las palabras “vacas” o (en inglés) “cows” y “jazz”.

Cuenta Francisco Yobino, el alma máter del festival y personaje fanático de esta variante musical que aparece cuando las fechas del evento se acercan, que su festival vive de novedades y también de homenajes no solo musicales.

“En la parada 45 de La Mansa  se dobla y hay que seguir los carteles. Es el ‘camino a Lapataia’, que es un camino que inauguré yo, el 14 de noviembre de 1985. Hoy está señalizado. Mi finca El Sosiego, que es donde se realiza el Festival, está unos 500 metros antes de llegar a Lapataia. Al llegar, se van a encontrar con el nombre de la calle, se van a sorprender algunos pero los que conocen de jazz van a entender: ‘Swing Street’ es el nombre que tiene. La bauticé con este nombre por la famosa calle de New York que iba desde la 5ta Avenida hasta Avenida de las Américas y dónde estaban todos los boliches en los que tocaban todos los grandes del Jazz: Charlie Parker, Miles Davies, Dizzy Gillespie… Hoy, en el medio del campo de Punta Ballena, está esta calle ‘Swing Street’ que conduce hasta el escenario a cielo abierto del 16to Festival Internacional de Jazz de Punta del Este”, comentó.

Para Yobino, el Festival Internacional de Jazz de Punta del Este, es un festival “químicamente puro de jazz” y no disimula la satisfacción y el orgullo que le provoca organizarlo cada año: “El festival se realiza en mi casa, la finca El Sosiego. No tengo otro lugar desde que vendí Lapataia hace cinco años. Es el resultado de un año de mucho trabajo sin descansar un sábado o un domingo. En otros lugares del mundo, un festival de estas características tiene trabajando equipos de personas. Yo trabajo solo. Mi pasión por el jazz y su difusión es lo que me mueve. Mi inspiración para crear y realizar todos los años este festival fue la necesidad de hacer algo útil para los turistas que nos visitan y la difusión del jazz”, añadió.

El organizador explicó que los festivales en los países desarrollados son financiados en su totalidad por los Estados. Pero el objetivo de este festival, que no tiene fines de lucro, (“esto nunca fue ni será negocio”, dice) es brindarle cultura al turismo. Así, el Estado uruguayo apoya a través de la Dirección Nacional de Cultura y del Conaef (Consejo Nacional de Evaluación y Fomento de Proyectos Artístico Culturales).

Pero la confección de la grilla es algo que Yobino define con ayuda de amigos cercanos al festival, aunque el “OK” sea solo suyo. “Mi expectativa con respecto al festival de este año es poder brindar, una vez más, lo mejor de mí para que los turistas puedan disfrutar  de una propuesta cultural que hasta hace muy pocos años era la única de este tipo en Sudamérica. A partir de la influencia que el nuestro ha generado hay hoy otros festivales similares en la región.  Hoy, el Festival de Punta del Este sigue siendo, por su nivel, el más importante del continente; por lo menos así lo dicen los medios periodísticos internacionales como el New York Times, el Boston Globe, Los Angeles Times o las revistas especializadas  DownBeat, JazzTimes o The New Yorker. El Festival está dentro del calendario de los grandes festivales de jazz del mundo”, aseguró.

La grilla
El gran evento empieza hoy con jazzeros sudamericanos.  Yobino destaca: “El jueves, como todos los años, la delegación de Brasil ante el Mercosur vuelve a participar del festival para difundir más  la cultura de Brasil”, dice Yobino.

En este marco, presentan La Noche de Brasil con músicos importantísimos. El productor enumera y recomienda: “El David Feldman Trío, Lili Araujo, que es una cantante increíble y hermosa, y  trompetista Jessé Sadoc.  Araujo y Sadoc acompañados por sus bandas. Pero además de este aporte de Brasil, quiero destacar que se ha formado en este Festival un grupo: Mercosur All Stars. Lo conforman dos músicos uruguayos, (Popo Romano en contrabajo y Nicolás Mora en guitarra), dos músicos argentinos, (Diego Urcola en trompeta  y Pipi Piazzolla en batería), y dos músicos brasileños, (David Feldman en piano y Jessé Sadoc en trompeta. Ellos cierran La Noche del Brasil”.

Al otro día se realizará un homenaje al legendario trompetista Louis Armstrong, el Louis Armstrong Tribute y también a la ciudad cuna del jazz: Nueva Orleans. “Esta celebración es con un grupo auténtico de Nueva Orleans que yo contraté cuando estuve este año, a finales de abril, en el festival de esa ciudad. Me contacté con el clarinetista Dr. Michael White, líder del Dr. Michael White Quartet, que va a tocar durante este homenaje. Va a ser algo diferente porque el festival siempre se caracterizó por ser un festival  de jazz y nada más que de jazz. Otros festivales, como el Montreux Jazz Festival, invitan a músicos de otros géneros que son muy populares y taquilleros, y llevan mucha gente. Nosotros no. Nos dedicamos solamente al jazz y por eso, invitar a una banda originaria de Nueva Orleans es la mejor forma de homenajear al género de todas sus épocas y del presente porque esta banda del Dr. Michael White es una banda extraordinaria de hoy. La noche del viernes 6 se cierra con la presentación de Grant Stewart/Eric Alexander Quintet  y con el pianista Harold Mabern, que tocó junto Lionel Hampton,Sonny Rollins, Freddie Hubbard, Wes Montgomery, Joe Williams, Sarah Vaughan y  Miles Davis, entre otros,  como invitado especial.

El sábado  7 se inicia con la presentación del ruso Dimitry Baevsky, nacido en San Petersburgo en 1976. Se espera que estrene para latino América su aplaudido álbum, Down with it, grabado con la misma banda que lo acompañara en El Sosiego.  Acto seguido, subirá el escenario The Richie Goods Quartet, liderado por el sensible bajista Richie Goods.

Discípulo de Ron Carter y Roy Brown, Goods fue el bajista más joven ingresado en el Hall de la Fama (Jazz Hall of Fame) de la ciudad de Pittsburgh.  Su jazz explora territorios del jazz rock y experimental étnico de fusión.  Tocará  tracks de su  álbum Nuclear fusion (2008). Richie Goods  es uno de los músicos nuevos más interesantes de esta edición 16  del Festival.  Como grand finale de la velada, el clarinetista Paquito D’Rivera  presentará el explosivo Clarinet Summit con cuatro clarinetistas en escena.  El domingo 8 se cierra el Festival con un homenaje a James Moody (fallecido en diciembre de 2010), a cargo de Paquito D’Rivera y su banda. Moody, saxofonista tremendo , tocó con Charlie Mingus y Dizzy Gillespie, entre otros grandes del Jazz.  En este último show del festival se aguarda con mucha expectativa la actuación del ruso Valery Ponomarev, trompetista de extraordinaria carrera junto a Art Blakey & the Jazz Messengers  y que también tocó en el Max Roach/Clifford Brown Quintet.

Yobino recuerda a James Moody: “Fue el principal músico de Gillespie. Él estuvo aquí en tres oportunidades. La idea es recordarlo con buen jazz. Junto a D’Rivera estarán los músicos que tocaron con Moody aquí anteriormente: Renee Rosnes en piano, Adam Nussbaum en batería  y Todd Coolman en bajo. Va a ser un momento muy emotivo”.


Fuente: Eduardo Paz Carlson

Populares de la sección

Comentarios