Jihad Diyab aceptó volver a tomar líquidos

Poder Ejecutivo no tiene una solución para el expreso de Guantánamo
El plazo marcado por el expreso de Guantánamo Jihad Diyab (45) –quien mantiene su huelga de hambre pero aceptó volver a tomar líquido–no será tenido en cuenta por el gobierno que busca un tercer país que lo acepte.

El Poder Ejecutivo no acepta emplazamientos y así lo transmitió ayer Christian Mirza, nexo del gobierno con los ex liberados de Guantánamo.

Por ahora, todas las gestiones realizadas tuvieron resultados negativos y hubo países o que rechazaron o ni siquiera respondieron al pedido de Uruguay.

Incluso el canciller Rodolfo Nin Novoa lo planteó en su viaje a EEUU a autoridades de ese país para que ayuden a encontrar una nación árabe que lo reciba.

Según explicó a El Observador Mirza, Diyab recibirá asesoramiento médico para definir qué líquidos consumir.

El estado de salud del refugiado sirio es una presión a las autoridades que buscan una salida.
Diyab, que llegó a Uruguay en diciembre de 2014 junto a otros cinco exreclusos de Guantánamo, está cada vez más débil y su salud se deteriora día a día, dijo ayer a El Observador, Andrés Conteris, un activista uruguayo radicado en EEUU de la organización Testigos contra la Tortura que está cerca de Diyab.

"Es muy difícil para Diyab confiar cuando el gobierno dice una cosa y después no cumple", afirmó Conteris.

Diyab declaración

El viernes, Diyab divulgó un video en YouTube en el que fijó como plazo hasta ayer para que el Poder Ejecutivo le diera una fecha para reunirse con su familia que está en Turquía. De lo contrario continuaría con la huelga seca, es decir sin consumir líquidos ni alimentos.

No obstante, el refugiado aceptó ayer volver a consumir líquidos hasta el lunes, a solicitud de las personas que integran su grupo de apoyo, pero seguirá sin consumir alimentos.

Según Andrés Conteris, uno de los integrantes del grupo de apoyo al sirio que convive con él, la decisión de Diyab fue a instancias de este grupo, ya que el refugiado había manifestado su intención de dejarse morir. "Para él esto era el fin", dijo Conteris.


Desde el gobierno se mantiene la postura de continuar con las negociaciones –hasta ayer había cierto pesimismo en la cancillería respecto a obtener resultados positivos– aunque se advirtió que el video de Diyab no cambió en nada la situación, dijo el subsecretario José Luis Cancela.

Lo cierto es que hasta ahora, las autoridades no tienen una propuesta concreta para presentarle al refugiado. Christian Mirza visitó ayer en su apartamento y le comunicó que deberá seguir esperando.

Desde la Oficina de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) cuya sede para Uruguay está en Buenos Aires, se informó a El Observador que el caso se "controla de cerca" aunque las medidas para solucionar esta situación corresponden al gobierno uruguayo.

También mencionaron los voceros que "es responsabilidad" del gobierno que otorgó el refugio velar por la salud del hombre que hoy mantiene su protesta.

¿Qué hacer?


El excanciller nacionalista, Sergio Abreu y el exsubsecretario de Relaciones Exteriores, y hoy diputado colorado, Ope Pasquet, coinciden con la administración de Tabaré Vázquez en que lo mejor es buscar un tercer país que lo acepte.

"Diyab tiene estatus de refugiado y aunque no siempre lo está cumpliendo con todas las obligaciones que impone esa categoría, el camino más lógico es buscarle un país que lo quiera recibir", dijo Abreu a

El Observador. "Su nación de origen, Siria, está en guerra, y además hubo información de que es requerido, por lo que ese lugar se descartó". "Cuando se consiga un país para que se vaya también habrá que escuchar la voluntad de este hombre para ver si está de acuerdo". "Lo cierto es que hoy (Diyab) está sufriendo con la huelga de hambre, sufre en Uruguay por el choque cultural, aspectos religiosos y por no estar con su familia", comentó Abreu.

Ope Pasquet, reclamó que el gobierno de Uruguay no deje pasar las acusaciones de Diyab de que en Uruguay está encarcelado y que se siente torturado. "Se debe convocar a observadores internacionales de prestigio y a organizaciones como Human Right Watch, la Cruz Roja o Amnistía Internacional, para que constaten el apoyo que le brinda el país y las condiciones en las que vive".

Recordó que el gobierno anterior de José Mujica "retaceó" información a la oposición y a la ciudadanía respecto a las condiciones con EEUU para traer a los seis exreclusos. Afirmó que si el gobierno firmó un acuerdo "debió haber pasado por el Parlamento".

Dolor


"Si Obama quiere cerrar Guantánamo lo puede hacer ahora", dijo el exprisionero Jihad Diyab, en una entrevista para el canal Democracy Now realizada en inglés.
Por la huelga de hambre que realiza, dijo que se siente "muy mal", que le duele todo el cuerpo, la cabeza y el estómago, entre otras partes.

La entrevista fue realizada la semana pasada pocas horas después de que despertó del coma en el que entró por no comer ni ingerir líquidos.

"EEUU habla en los medios de derechos humanos", no existen nunca los derechos humanos en Guantánamo, afirmó el expreso quien contó de qué manera lo alimentaron en Guantánamo cuando se negó a comer y le colocaron una sonda nasogástrica. "Si usted veel video, eso no es humano" dijo Diyab.

Democracy Now también le consultó sobre la intención del presidente Barack Obama de cerrar la cárcel ubicada en Cuba.

"Si Obama quiere cerrar Guantánamo lo puede hacer ahora. El puede dar la orden. El no quiere tomar esa decisión. El tiene miedo. Debe cerrarse Guantánamo. No es bueno para EEUU", opinó Diyab quien estuvo 12 años en esa prisión sin ser sometido a juicio.

Populares de la sección

Acerca del autor