Jornada demuestra el avance genético en papa en los últimos 10 años

Inase destacó el valor de conocer el comportamiento agronómico de cada variedad y usar semilla certificada
Por Juan Samuelle, enviado a San José

Conocer el comportamiento agronómico y productivo de las variedades y utilizar semilla de calidad certificada aseguran un buen inicio del ciclo del cultivo en papa, afirmó Federico Boschi, técnico del área Evaluación y Registro de Cultivares del Instituto Nacional de Semillas (Inase), tras lo cual agregó que "para llegar al máximo potencial productivo es fundamental hacer bien las cosas desde el principio".

El profesional expuso dicha reflexión a El Observador Agropecuario en la Jornada de Evaluación Nacional de Cultivares de Papa, el miércoles 31 de mayo en la zona de Libertad, en San José.

Explicó que la importancia de esa actividad radica en que "se ponen en discusión muchos temas, sobre todo en relación a las variedades que los productores tienen disponibles". El objetivo es conocer cada variedad, qué manejo productivo es el más adecuado para cada una y cuál es la más adecuada para cada productor.

En la Evaluación Nacional de Cultivares de Papa, en otoño y en primavera, las dos zafras anuales del cultivo, lo que se hace es sembrar en parcelas de ensayo, a campo, en un predio característico, variedades que ingresan al Registro Nacional de Cultivares.

Adelantarse al resultado

Eso es para conocer a fondo su comportamiento agronómico y productivo, cuánto rinde en ciclo corto y cuánto en ciclo largo, qué características tiene el tubérculo, si es piel roja o amarilla, si es pulpa crema, blanca o amarilla, para hacer una caracterización del cultivar en las condiciones de producción nacional.

Con la información obtenida, que de inmediato es extendida al sector, el productor tendrá tanto en otoño como en primavera que al plantar cierto cultivar, lo haga en Tacuarembó o en San José, referencias precisas sobre cómo se va a comportar ese cultivar y podrá de esa manera hacer el manejo más adecuado.

Sobre si los productores han ampliado el abanico de cultivares, tras esfuerzos como el de Inase, indicó que "el avance genético de la papa en los últimos 10 años ha sido muy importante. Hace 10 años la mayoría utilizaba un solo cultivar –Chieftain– y hoy hay una gama de cultivares muy amplia, porque los productores se han ido adaptando a utilizar Rudolph, Sagitta, Red Scarlett y varias más".

Tan es así que en el caso de esta edición de la Evaluación Nacional de Cultivares de Papa se presentaron datos de 13 cultivares (ver más adelante).

Boschi añadió que se aprecia algo que en su momento no era frecuente: que en un mismo predio un productor utiliza diferentes cultivares, para sembrar y cosechar en el momento óptimo, en forma escalonada, lo que permite llegar de mejor modo al mercado.

También hay variedades más adecuadas para almacenamiento por mayor tiempo y otras más apropiadas para ser comercializadas enseguida de la cosecha.

"El rol de Inase es brindar todo el conocimiento asociado a cada cultivar luego de ver su comportamiento en el campo", destacó.

Boschi dijo que hay variedades extranjeras, que son la mayoría de las presentes en el Registro Nacional de Cultivares, pero también nacionales, genética local adaptada a la producción nacional que están en el registro y los productores la utilizan, fundamentalmente desarrolladas por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

En relación a la semilla, "por más que gran parte de las variedades son importadas, 80% se produce en el país", remarcó.

El respaldo de Ansepa

Boschi agradeció a Alessandro Mietto, el productor anfitrión, "vinculado desde hace muchos años a la Asociación Nacional de Semilleristas de Papa (Ansepa), la institución que nos da el manejo logístico para los ensayos que hacemos, en los cuales estamos simulando la producción nacional".

Por último, anunció que en agosto, en la Escuela N° 46 (sobre ruta 1), se realizará la jornada anual de presentación de los resultados de la Evaluación Nacional de Cultivares de Papa, instancia que se aprovecha para que los productores además de recibir esos datos sean asesorados sobre diversos temas de actualidad.

El año pasado, por ejemplo, se habló del uso de semilla certificada, técnicos del Mercado Modelo informaron sobre el mercado para la papa y otros expertos lo hicieron sobre la producción de papa mediante la tecnología de aeroponia.

En otros años se ha informado sobre aspectos sanitarios. Los temas para esta edición se van a decidir más adelante.

Hay lugar para nuevos materiales

Alessandro Mietto –de la empresa Vicentina– fue el anfitrión en la jornada realizada en Costas del Tigre, en San José, a la altura del km 47 de la ruta 1, próximo a Libertad.

"Somos socios de Ansepa, que tiene un acuerdo con Inase para brindar el campo para estos ensayos en el marco del Registro Nacional de Cultivares, ensayos que son muy importantes, por lo tanto dar una mano es un honor", dijo.

Mietto comentó que a fin de mayo se había iniciado en la zafra de otoño la cosecha de las variedades más tempranas, en una campaña en la que inicialmente hubo un escenario con un poco de sequía, a la que siguió un mayo llovedor, dos extremos que "no son buenos".

"Las papas sembradas a finales de enero han tenido mejores rendimientos que las sembradas más tarde", comentó, a la vez que reflexionó que la siembra temprana aumenta la probabilidad de buen rendimiento y la más tardía, en febrero, una mejor calidad en papa.

Reconoció que con el paso del tiempo "se está abriendo el productor al uso de diferentes variedades, nuestra empresa también funciona en proporcionar materiales importados, hay cabida para nuevos materiales".

Por ejemplo, hay que considerar la existencia de variedades propicias para cosecha mecanizada y otras que son muy adecuadas para contemplar el tema de la resistencia de ciertas enfermedades.

Las cifras


  • 13 fue la cantidad de cultivares cuyo comportamiento se analizó en esta recorrida de campo en San José: Tornado, INIA Iporá, El Mundo, Ricarda, Sagitta, Cerata KWS, 05012.3, Romántica, Red Bull, Chieftain, Red Scarlet, 0,00661.0 y Dark Red Chieftain.
  • 28.290 kilos/ha fue el rendimiento total mayor, para el cultivar Tornado. En los 13 el promedio fue 20.722 kilos.
  • 80% de la semilla de papa que se usa en Uruguay es de producción nacional (se trate de variedades importadas o producidas en el país).

Acerca del autor