Kayó el “modelo” del odio

El Kirchnerismo abandona el poder mostrando su peor hilacha: rencor, desidia y despilfarro

“No hubiera provocado tanto enojo si me hubiera limitado a embellecer la residencia, comprar inmuebles y recibir visitas. El dinero, las joyas y la frivolidad no molestaban: molestaba que estimulara el deseo de los pobres. Consideraban que hacía eso al exhibir mi súbita riqueza. No rondaba las villas miserias en un carro deshecho, sino en un auto oficial. No vestía harapos, sino que olía a perfumes sofisticados, dice Eva Duarte de Perón en un pasaje de la novela La Furia de Evita, escrita por Marcos Aguinis(Sudamericana).

La frase de la viuda de Juan Domingo Perón, que murió de cáncer con solo 33 años perfectamente podría corresponder a Cristina Fernández de Kirchner (CFK), que también enviudó y gobernó Argentina durante dos períodos. La diferencia es que la primera dejó el poder y murió siendo recordada como una heroína y la ex presidenta argentinam que deberá entregar el mando la semana próxima (aún está por verse si no encuentra la forma de mantenerse enquistada) lo hace repudiada por la gran mayoría de la sociedad, Esto es fruto de casi una década en el gobierno durante la cual se dedicó a sembrar el odio de propios y extraños y a dividir a la sociedad en soldados del régimen y lacayos, basada en un relato antojadizo y falso de la historia y en nombre de un presunto “modelo” que destruyó riqueza y multiplicó la pobreza en el país que antaño se maravillaba de ser el granero del mundo por sus inmensas riquezas naturales y capacidad para producir alimentos.

No en vano, para la ceremonia de traspaso de mando pidió un centenar de custodios. No queda claro para qué, pues lo más funcional a su relato épico que algún día posiblemente escribirá el uruguayo Víctor Hugo Morales, sería terminar envuelta en una mortaja producto de un asesinato.

“Si no les gusta el modelo armen un partido y ganen las elecciones”, fue una de las tantísimas frases venenosas que lanzó la presidenta durante una de las centenares de cadenas de radio y televisión que dio durante su mandato al mejor estilo chavista.

Y el partido se armó, la sociedad argentina le ganó al miedo y Mauricio Macri, líder de Cambiemos, es el nuevo presidente electo del vecino país

¿Cuál fue el modelo de la señora Cristina y qué resultados tuvo?

Cerrar la economía, desalentar las inversiones y disponer férreos controles cambiarios.

Como resultado de eso, en Argentina es ilegal ir a un banco a comprar dólares y algunas mujeres han llegado a padecer la falta de tampones en las farmacias, además de medicamentos e insumos para producir en el caso de las empresas.

El relato kircnerista incluyó la falacia de un supuesto “desendeudamiento, ya que el país cesó de pagar sus obligaciones financieras en 2001 y aún así tiene un pasivo de los más altos del mundo en relación al tamaño de su economía, que asciende a 63%

Con una economía paralizada, tiene un déficit fiscal equivalente al 7% del PBI, actualmente financiado por la impresión de dinero; la inflación, que analistas privados estiman en alrededor de 20%; una moneda sobrevaluada con una paralela en el mercado negro que no deja de subir; un superávit comercial que rápidamente va desapareciendo; controles de capitales y la disminución de las reservas del Banco Central, que será entregado prácticamente vacío en sus bóvedas

La combinación de un modelo económico de corte populista y la elección de un enemigo interno y/o externo siempre guió los pasos de la señora del botox y Louis Vuitton que se creyó Evita. Primero fue el campo, luego Uruguay por las plantas de celulosa y más adelante el Grupo Clarín y los bonistas que no ingresaron a los canjes de títulos ofrecidos tras el mayor default de la historia en 2001, a los que denominó“buitres”.

A días de traspasar el mando a Macri tomó medidas que pintan a las claras el sentimiento de encono y la desidia que guía sus pasos. Además de crear casi medio millar de nuevos cargos para poner a partidarios de La Cámpora, dictó un decreto transfiriendo ilegalmente multimillonarios recursos a varias provincias

Además de dejar una sociedad profundamente dividida por sembrar el odio, CFK abandona el poder con un patrimonio 800% superior al que declaró cuando lo tomó.

Ojalá lo disfrute y pueda lograr paz haciendo yoga y meditación en el lujoso bunker de El Calafate que erigió con dinero malhabido en la provincia de Santa Cruz, junto a su difunto marido, “El dueño”, como lo definió en un brillante libro de investigación documentada el periodista Luis Majul.


Comentarios

Acerca del autor